Tie­rra so­bre las víc­ti­mas

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - na­ti­vel pre­cia­do @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

CHa­ce tiem­po que los su­ce­si­vos Go­bier­nos te­nían que ha­ber re­suel­to el dra­ma de los des­apa­re­ci­dos del fran­quis­mo

omo tan­tos es­pa­ño­les de mi ge­ne­ra­ción sé lo que es per­der el ras­tro de un fa­mi­liar que fue fu­si­la­do en una eje­cu­ción ma­si­va por or­den de los ile­ga­les tri­bu­na­les fran­quis­tas. Qui­zá por eso com­pren­do la im­po­ten­cia de quie­nes, a es­tas al­tu­ras, no en­cuen­tran los res­tos de sus muer­tos y su­fren una si­tua­ción si­mi­lar a la que yo vi­ví ha­ce 30 años, cuan­do tu­ve la suer­te de en­con­trar va­rias personas ge­ne­ro­sas y de­sin­te­re­sa­das que me ayu­da­ron a re­cu­pe­rar su me­mo­ria y, so­bre to­do, su ex­pe­dien­te ju­di­cial, pa­ra sa­ber que fue con­de­na­do a muer­te por un gro­tes­co Con­se­jo de Gue­rra sin las mí­ni­mas ga­ran­tías. Si no hu­bie­ra si­do por es­tos co­no­ci­dos, mis fa­mi­lia­res y yo se­gui­ría­mos bus­can­do ayu­das al mar­gen de la bu­ro­cra­cia es­ta­tal pa­ra aca­bar con el desa­so­sie­go que pro­du­ce no po­der reha­bi­li­tar su me­mo­ria. Quien no lo ha­ya vi­vi­do, des­co­no­ce la sen­sa­ción de re­pa­rar en par­te una in­jus­ti­cia pa­ra que­dar­se en paz con uno mis­mo. En los pro­ce­sos de des­agra­vio ha te­ni­do un pa­pel fun­da­men­tal la Aso­cia­ción pa­ra la Re­cu­pe­ra­ción de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca (ARMH), que ha rea­li­za­do nu­me­ro­sas ex­hu­ma­cio­nes gra­cias al tra­ba­jo de mi­les de vo­lun­ta­rios in­ter­na­cio­na­les, en­tre ellos ar­queó­lo­gos, an­tro­pó­lo­gos, fo­ren­ses, his­to­ria­do­res, do­cu­men­ta­lis­tas y fa­mi­lia­res de las víc­ti­mas.

Di­cha ONG re­ci­bió una sub­ven­ción mi­nis­te­rial en torno a los 50.000 eu­ros anua­les, que so­lo du­ró tres años y ape­nas sir­vió pa­ra su­fra­gar el 20% de los gas­tos, pues el 80% res­tan­te lo cu­brían el tra­ba­jo de los vo­lun­ta­rios y las do­na­cio­nes pri­va­das, des­de la cuo­ta de los so­cios a los do­na­ti­vos anó­ni­mos, co­mo el de un tu­ris­ta hos­pe­da­do en León que apor­tó sus 400 eu­ros o los 6.000 re­mi­ti­dos por el sin­di­ca­to de elec­tri­cis­tas no­rue­gos de Elo­git, pa­ra rea­li­zar cua­tro ex­hu­ma­cio­nes en Lu­go, León, Cá­diz y Ávi­la. Una de las con­di­cio­nes que la aso­cia­ción se mar­có des­de un prin­ci­pio era que los fa­mi­lia­res de los des­apa­re­ci­dos no tu­vie­ran que aña­dir a sus pa­de­ci­mien­tos el me­nor gas­to eco­nó­mi­co por los tra­ba­jos ar­queo­ló­gi­cos. Y así fue, has­ta que ha­ce unos días se pro­du­jo un he­cho in­só­li­to: el Ayun­ta­mien­to de Guadalajara re­cla­mó 2.057 eu­ros en con­cep­to de ta­sas a los fa­mi­lia­res de los 28 re­pre­sa­lia­dos del fran­quis­mo, en­tre otros, de Ti­mo­teo Men­die­ta, por la ex­hu­ma­ción de los res­tos que la ARMH en­con­tró en una fo­sa co­mún. La jus­ti­fi­ca­ción fue aún más es­can­da­lo­sa que el he­cho en sí. El con­ce­jal de Ha­cien­da y te­nien­te de al­cal­de de la cor­po­ra­ción di­jo que no se tra­ta­ba de una de­ci­sión po­lí­ti­ca, sino de una apli­ca­ción es­cru­pu­lo­sa de la ley, pues se­gún un in­for­me téc­ni­co ju­rí­di­co no se po­día exi­mir de la ta­sa a los fa­mi­lia­res por ex­hu­ma­ción o in­hu­ma­ción a re­pre­sa­lia­dos del fran­quis­mo.

No pue­de ha­ber una explicación más tor­pe ni una de­ci­sión más ofen­si­va, que so­lo ha ser­vi­do pa­ra avi­var la po­lé­mi­ca en torno a los más de 100.000 des­apa­re­ci­dos se­pul­ta­dos en las cu­ne­tas, y pa­ra re­cor­dar que Es­pa­ña es el se­gun­do país del mun­do, tras Cam­bo­ya, con ma­yor nú­me­ro de víc­ti­mas de des­apa­ri­cio­nes for­za­das cu­yos res­tos no han si­do re­cu­pe­ra­dos ni iden­ti­fi­ca­dos. La­men­to es­cri­bir una se­ma­na más so­bre un asun­to tan dra­má­ti­co que los su­ce­si­vos Go­bier­nos, y más — el ac­tual, te­nían que ha­ber re­suel­to ha­ce de­ma­sia­do tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.