AL RIT­MO DE LA MÚ­SI­CA

Es­ta­mos en ple­na tem­po­ra­da de fes­ti­va­les de mú­si­ca, que tam­bién tie­nen sus có­di­gos de es­ti­lo. Re­pa­sa­mos las cla­ves pa­ra no des­en­to­nar es­te ve­rano

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - por ce­lia Lorente clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Los fes­ti­va­les son pa­ra es­cu­char bue­na mú­si­ca, bai­lar, sal­tar y sen­tir­se li­bres. En es­te am­bien­te dis­ten­di­do la co­mo­di­dad se im­po­ne, aun­que sin des­cui­dar el as­pec­to. Hay mu­cho de postureo de ver y de­jar­se ver y los looks, aun­que de­sen­fa­da­dos, es­tán pen­sa­dos has­ta el úl­ti­mo de­ta­lle. Las ce­le­bri­ties, que no se pier­den es­tos fes­ti­va­les, son una bue­na mues­tra de ello y ade­más crean ten­den­cia. El fes­ti­val de Coa­che­lla que se ce­le­bra en Ca­li­for­nia es un buen ejem­plo de có­mo un even­to mu­si­cal se ha con­ver­ti­do en una pa­sa­re­la de mo­da don­de ac­to­res, mo­de­los, blog­gers y fa­mo­sos lla­man la aten­ción con sus atuen­dos. ¿Los looks que se im­po­nen? Los boho, los roc­ke­ros y los hip­pie-chic. Y las pren­das es­tre­lla, los shorts, crop tops, los te­ja­nos ro­tos, las ca­mi­se­tas con le­yen­das, los ves­ti­dos cor­tos es­tam­pa­dos y los lar­gos flui­dos. En la ca­be­za, som­bre­ros de ala an­cha, pa­me­las y go­rras. Y pa­ra aca­rrear las co­sas más im­pres­cin­di­bles, mo­chi­las y bol­sos ban­do­le­ra. Co­mo com­ple­men­tos, gran­des co­lla­res, ani­llos, bra­za­le­tes y pul­se­ras tam­bién son ten­den­cia y re­sul­tan muy fa­vo­re­ce­do­res. En cuan­to al cal­za­do, la co­mo­di­dad es fun­da­men­tal, ya que se pa­san ho­ras de pie, bai­lan­do y ha­brá que so­por­tar al­gún que otro pi­so­tón a lo lar­go de la no­che, el pol­vo y la tie­rra del te­rreno... así que hay que ol­vi­dar­se de los ta­co­nes. In­clu­so unas san­da­lias pla­nas bo­ni­tas pue­den aca­bar he­chas una pe­na, me­jor re­sis­ten­tes de ma­te­ria­les con­for­ta­bles o unas za­pa­ti­llas ti­po Con­ver­se o bo­tas y bo­ti­nes.

Co­mo ador­nos, plu­mas o flo­res en la ca­be­za da­rán un to­que ve­ra­nie­go y hip­pie muy fa­vo­re­ce­dor, aun­que tam­po­co se tra­ta de dis­fra­zar­se co­mo si se es­tu­vie­ra en Woods­tock en 1969, con al­guno de es­tos com­po­nen­tes se­rá su­fi­cien­te. Y, aun­que son mu­chos los que lo ha­cen, es pre­fe­ri­ble no ir en ba­ña­dor o bi­qui­ni si no se es­tá en zo­na de pla­ya, y so­lo pa­ra po­der dar­se un ba­ño. Si el fes­ti­val se ce­le­bra en un si­tio don­de el buen tiem­po no es­tá ase­gu­ra­do, las bo­tas de llu­via ti­po Hun­ter, los jer­seys de al­go­dón, ca­za­do­ras o chu­bas­que­ros se con­ver­ti­rán en unos bue­nos alia­dos sin des­cui­dar el look de con­cier­to.

El buen am­bien­te y la mo­da van de la mano en es­tos even­tos que son una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra ves­tir de una ma­ne­ra más de­sen­fa­da­da y ori­gi­nal. Pe­ro tam­po­co se tra­ta de ir dis­fra­za­dos, lo más im­por­tan­te es que el re­fle­je la per­so­na­li­dad de quien lo lle­va y so­bre to­do es­tar có­mo­dos pa­ra po­der dis­fru­tar.

Los looks que se im­po­nen en los fes­ti­va­les son los boho, los roc­ke­ros y los hip­pie-chic

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.