Puig­de­mont, de­li­ran­te y ca­da vez más ais­la­do

DE­LI­RAN­TE Y CA­DA VEZ MÁS AIS­LA­DO

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por An­to­nio Fer­nán­dez

El ór­da­go ca­ta­lán cre­ce. Las ad­ver­ten­cias del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, de que no acep­ta­rá una in­ha­bi­li­ta­ción del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y de que ya ha com­pra­do las ur­nas pa­ra el re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre a pesar de los avi­sos en con­tra des­de Ma­drid son un pel­da­ño más en la es­ca­la­da ver­bal que man­tie­nen la Ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na y es­pa­ño­la. el Es­ta­do, por su par­te, con­tra­ta­ca exi­gien­do la jus­ti­fi­ca­ción de to­dos los gas­tos pa­ra evi­tar que ni un so­lo eu­ro sir­va pa­ra pre­pa­rar el re­fe­rén­dum y ame­na­zan­do con re­ti­rar el Fon­do de Li­qui­dez Au­to­nó­mi­ca (FLA) del que la Ge­ne­ra­li­tat echa mano pa­ra pa­gar suel­dos y fac­tu­ras. Ya di­cen los in­de­pen­den­tis­tas que, de fac­to, “Ca­ta­lu­ña es una au­to­no­mía in­ter­ve­ni­da por el Go­bierno cen­tral”.

De­bi­do a la con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca y al rui­do de sa­bles, pue­de dar la sen­sa­ción de que el in­de­pen­den­tis­mo se en­cuen­tra en un pun­to ál­gi­do de for­ta­le­za, pe­ro la reali­dad es muy di­fe­ren­te: Puig­de­mont aca­ba de ce­sar a cua­tro con­se­je­ros y a un pu­ña­do de al­tos cargos de su Eje­cu­ti­vo por mos­trar du­das so­bre la rea­li­za­ción del re­fe­rén­dum. Por si fue­ra po­co, las mo­vi­li­za­cio­nes en la calle han per­di­do fue­lle y las en­cues­tas dan a los par­ti­da­rios de la in­de­pen­den­cia un exi­guo 41,1% mien­tras que el no al­can­za el 49,4%, cuan­do en di­ciem­bre pa­sa­do los par­ti­da­rios del sí lle­ga­ban al 46,8% y los del no se que­da­ban en el 45,3.

sig­nos de cAn­sAn­cio

En re­su­men: Puig­de­mont es­tá ca­da vez más so­lo. Y eso se vis­lum­bró en el úl­ti­mo pleno par­la­men­ta­rio de es­te ve­rano, el 26 de ju­lio, cuan­do to­da la opo­si­ción coin­ci­dió en echar en ca­ra a Puig­de­mont su ais­la­mien­to ga­lo­pan­te. “¿Cree que es bueno avan­zar ca­da vez con me­nos gen­te pe­ro más en­fer­vo­re­ci­da?”, le re­cri­mi­nó Lluís Ra­bell (Ca­ta­lun­ya Sí Que Es Pot). Inés Arri­ma­das (Ciu­da­da­nos) le re­cor­dó que “es­tán ca­da vez más so­los: lo di­ce el CEO [el CIS ca­ta­lán] y hay ca­da vez más in­de­pen­den­tis­tas que sue­ñan con una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te pe­ro que sa­ben que us­te­des co­me­ten lo­cu­ra tras lo­cu­ra”. Y el po­pu­lar Xa­vier Gar­cía Al­biol pu­so la guin­da: “Ha­ce po­cos días, Le Mon­de de­cía que los na­cio­na­lis­tas mo­de­ra­dos es­tán aban­do­nan­do su na­ve. Y ha­bla­ba de pur­gas y de un Go­bierno for­ma­do por ca­ta­li­ba­nes (…) Us­ted eli­ge a sus co­la­bo­ra­do­res por su gra­do de fa­na­tis­mo. No nos ex­tra­ña que es­té tan ner­vio­so: las per­so­nas sen­sa­tas hu­yen de su Go­bierno”. En re­su­men: una pe­si­mis­ta ra­dio­gra­fía de un Eje­cu­ti­vo que in­ten­ta blin­dar­se an­te el desáni­mo de cier­tos círcu­los po­lí­ti­cos. Ade­más, por pri­me­ra vez, la gran ma­qui­na­ria de mo­vi­li­za­ción que re­pre­sen­tan la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC), Òm­nium Cul­tu­ral y la Aso­cia­ción de Mu­ni­ci­pios In­de­pen­den­tis­tas (AMI), los or­ga­ni­za­do­res de las ma­cro­ma­ni­fes­ta­cio­nes, co­mien­za a dar sig­nos de can­san­cio, aun­que des­de sus fi­las se sub­ra­ye que “es un hi­to mun­dial que se man­ten­ga du­ran­te más de cin­co años una mo­vi­li­za­ción tan ma­si­va, pa­cí­fi­ca y de­mo­crá­ti­ca”. Razón no les fal­ta, pe­ro el des­gas­te es inevi­ta­ble.

A Puig­de­mont, los su­yos le echan en ca­ra que “va por li­bre”. Hay mu­chos sec­to­res des­con­ten­tos con él en su for­ma­ción, el Par­ti­do De­mó­cra­ta Eu­ro­peo de Ca­ta­lu­ña (PDeCAT), la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia. “Has­ta aho­ra ha ido por li­bre y no ha con­sul­ta­do al par­ti­do sus de­ci­sio­nes”, se que­ja un di­ri­gen­te del par­ti­do. La CUP, en cam­bio, con­si­de­ra que es el can­di­da­to per­fec­to pa­ra la in­de­pen­den­cia por­que “no tie­ne am­bi­cio­nes po­lí­ti­cas, ya que di­jo que des­pués de de­jar Ca­ta­lu­ña a las puer­tas de la in­de­pen­den­cia se irá a su pue­blo. No tie­ne na­da que per­der y cum­pli­rá su pa­la­bra”. Pe­ro esa ca­rre­ra que tan­tas ex­pec­ta­ti­vas le­van­ta en la for­ma­ción ri­val es pre­ci­sa­men­te la que le­van­ta sus­pi­ca­cias en­tre los su­yos. Y la úl­ti­ma re­mo­de­la­ción de su Go­bierno es la prue­ba pal­pa­ble de que hay sec­to­res

con­ver­gen­tes que no lo ven cla­ro y no quie­ren ti­rar más del ca­rro. Al me­nos, no quie­ren es­tar en pri­me­ra fi­la.

el lis­tA­do de víc­ti­mAs

De ahí que a pri­me­ros de mes ful­mi­na­se al con­se­je­ro de Em­pre­sa, Jor­di Bai­get, por po­ner en du­da que la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum y una se­ma­na des­pués, re­le­va­ba a tres con­se­je­ros más: Neus Mun­té, Jor­di Ja­né y Me­rit­xell Ruiz, y al se­cre­ta­rio del Go­bierno, Joan Vidal de Ciu­ra­na, ade­más de a va­rios al­tos cargos. En­tre el ce­se del pri­me­ro y los de los de­más, sin em­bar­go, hay una im­por­tan­tí­si­ma di­fe­ren­cia: el pri­me­ro le­van­tó am­po­llas en el par­ti­do por­que el pre­si­dent no lo con­sul­tó con los su­yos. La gran re­mo­de­la­ción, sin em­bar­go, ya fue pac­ta­da con el PDeCAT. Pe­ro hay una ver­dad in­con­tro­ver­ti­ble: el lis­ta­do de víc­ti­mas del re­fe­rén­dum se ha mul­ti­pli­ca­do en ju­lio pa­ra en­ca­rar con más ga­ran­tías la fa­se fi­nal del proceso. Los cam­bios ur­gían an­te la evi­den­cia de que co­men­za­ban a al­zar­se vo­ces dis­cor­dan­tes den­tro del Go­bierno. De ahí que, des­de los sec­to­res du­ros del so­be­ra­nis­mo se ha­ya da­do una con­sig­na: aho­ra más que nun­ca es pre­ci­so man­te­ner­se en la ho­ja de ru­ta se­pa­ra­tis­ta y cul­mi­nar los pla­nes de rea­li­zar un re­fe­rén­dum y pro­cla­mar la in­de­pen­den­cia.

“El úni­co ob­je­ti­vo de los ce­ses en el Go­bierno era con­tro­lar los Mossos” mi­quel ice­TA (psc)

Ha­ce unos me­ses, la CUP ya ad­ver­tía en sus es­cri­tos in­ter­nos que de­bía ace­le­rar­se la con­vo­ca­to­ria del re­fe­rén­dum por­que “cuan­to más avan­zan los me­ses, más avan­za la des­mo­vi­li­za­ción y las op­cio­nes de rup­tu­ra dis­mi­nu­yen”. Así, apre­tó el ace­le­ra­dor y a par­tir del ve­rano pa­sa­do pre­sio­nó a fon­do a Puig­de­mont pa­ra que se com­pro­me­tie­se a ce­le­brar cuan­to an­tes el re­fe­rén­dum, a pesar de que no con­si­guió que con­cre­ta­se el día has­ta ha­ce po­co más de un mes y me­dio. “Si lle­ga la in­de­pen­den­cia, se­rá gra­cias a la CUP, por­que ha sido la CUP quien pu­so el re­fe­rén­dum en­ci­ma de la me­sa. La lle­ga­da de Puig­de­mont se pac­tó en Ge­ro­na [de la que el pre­si­den­te era al­cal­de] en­tre Po­ble Lliu­re y Con­ver­gèn­cia. Más bien, lo que hu­bo fue una re­vuel­ta de los al­cal­des de Con­ver­gèn­cia. Son los que mar­ca­ron la lí­nea a se­guir”, di­ce a TIEM­PO un al­to car­go de la CUP que pre­fie­re man­te­ner el ano­ni­ma­to.

PoR QUÉ FUe APAR­tA­do mAs

“Pa­ra ha­cer el re­fe­rén­dum, era ne­ce­sa­rio que Ar­tur Mas no es­tu­vie­se. Ne­ce­si­tá­ba­mos apar­tar­lo o to­do se iría a pi­que”, aña­de la misma fuente. Ha­bía, en aque­llos mo­men­tos, una ope­ra­ción en mar­cha, pi­lo­ta­da por Mas: “Su in­ten­ción era ten­sar la cuer­da has­ta el lí­mi­te y tan­to él co­mo la cú­pu­la de su par­ti­do es­pe­ra­ban que en­ton­ces el Es­ta­do pu­sie­se en­ci­ma de la me­sa un gran acuer­do. Mas co­ge­ría ese acuer­do y lo so­me­te­ría a vo­ta­ción. Cla­ro que él de­cía que Ca­ta­lu­ña iba a vo­tar. Pe­ro no era un re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia. Era el ofre­ci­mien­to del Es­ta­do. Por eso tu­vi­mos que qui­tár­nos­lo de en­ci­ma”, sub­ra­ya el di­ri­gen­te ra­di­cal.

La caí­da de Mas, no obs­tan­te, no fue en vano: pro­vo­có una es­ca­be­chi­na en el gru­po par­la­men­ta­rio de la pro­pia CUP, con­di­ción que el con­ver­gen­te pu­so en­ci­ma de la me­sa pa­ra de­jar pa­so li­bre a su su­ce­sor, Puig­de­mont. La dipu­tada An­na Ga­briel des­ve­ló des­pués en se­de par­la­men­ta­ria que cuan­do la CUP pi­dió la ca­be­za de Mas, des­de Con­ver­gèn­cia les res­pon­die­ron que la ca­be­za de un is­rae­lí va­lía por la de diez pa­les­ti­nos. Pe­ro no fue ne­ce­sa­ria tan­ta ma­sa­cre: Mas ca­yó y dos dipu­tados ra­di­ca­les tu­vie­ron que aban­do­nar su es­ca­ño: Ju­lià de Jó­dar y el ce­re­bro eco­nó­mi­co de la or­ga­ni­za­ción, Jo­sep Ma­nel Bus­que­ta. A ellos ha­bría que aña­dir el ca­be­za de lis­ta, An­to­nio Ba­ños (cu­rio­sa­men­te, era de los par­ti­da­rios de man­te­ner a Mas co­mo pre­si­den­te).

Ar­tur Mas se con­vir­tió así en el primer caí­do por el re­fe­rén­dum. Los pro­le­gó­me­nos de es­te via­cru­cis hay que bus­car­los en la or­ga­ni­za­ción de la con­sul­ta del 9 de no­viem­bre de 2014, de­cla­ra­da ile­gal por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. En fe­bre­ro pa­sa­do, Mas y sus con­se­je­ros Joa­na Ortega, Fran­cesc Homs e Ire­ne Ri­gau fue­ron con­de­na­dos a pe­nas de in­ha­bi­li­ta­ción y mul­tas (que pa­gó re­li­gio­sa­men­te el PDeCAT). Aho­ra, el Tri­bu­nal de Cuen­tas quie­re que pa­guen de su bol­si­llo los más de 5 millones de eu­ros que cos­tó aque­lla con­sul­ta, por lo que la ANC ya ha abier­to una caja de re­sis­ten­cia pa­ra re­cau­dar fon­dos y ha­cer fren­te a ese pa­go. Jor­di Sán­chez, pre­si­den­te de la en­ti­dad, en­vió una car­ta a sus afi­lia­dos pa­ra co­mu­ni­car­les la ini­cia­ti­va y pe­dir­les apo­yo eco­nó­mi­co. Lue­go le se­gui­rían otros mu­chos, cu­yas vi­ci­si­tu­des per­so­na­les per­mi­tie­ron rea­li­zar una cri­ba po­lí­ti­ca tan­to en el Go­bierno ca­ta­lán co­mo en las cú­pu­las de los par­ti­dos ali­nea­dos con la in­de­pen­den­cia. Si las con­de­nas por el 9-N per­mi­ten pre­su­po­ner que el re­fe­rén­dum es­tá ga­fa­do y que es el ejem­plo más cla­ro de que el ca­mino ha­cia el re­fe­rén­dum no es fá­cil y pue­de aca­rrear dis­gus­tos per­so­na­les, los pos­te­rio­res cam­bios en el Go­vern cer­ti­fi­can que en el avan­ce ha­cia la rup­tu­ra se van des­pren­dien­do seg­men­tos de po­bla­ción y se va con­for­man­do un nú­cleo más re­du­ci­do y du­ro del in­de­pen­den­tis­mo co­mo úni­co mo­tor del pro­cés.

“Es una si­tua­ción muy difícil. Aho­ra, he­mos de se­guir ade­lan­te. Sa­be­mos muy bien en qué pun­to es­ta­mos y las di­fi­cul­ta­des que nos es­pe­ran”, di­ce Ser­gi Sa­brià, por­ta­voz de ERC. Y Mon­tse­rrat Can­di­ni, coordinadora de la cam­pa­ña por el sí que ha pues­to en mar­cha el PDeCAT sub­ra­ya que “los úl­ti­mos cam­bios en el Go­bierno nos dan una se­gu­ri­dad ex­tre­ma y una com­pe­ne­tra­ción fi­nal pa­ra vo­tar”. Can­di­ni en­fa­ti­za: “lle­ga­re­mos has­ta el fi­nal”, y re­cha­za que el proceso es­té ga­fa­do por­que “si lo es­tu­vie­se, no es­ta­ría tan ner­vio­so el Go­bierno es­pa­ñol”.

el con­tRol de los mossos

De lo que no hay du­da es de que nu­me­ro­sos di­ri­gen­tes se van que­dan­do en la cu­ne­ta: a los con­se­je­ros ce­sa­dos se de­ben su­mar el di­rec­tor ge­ne­ral de la Po­li­cía, Al­bert Batlle; el di­rec­tor del ser­vi­cio ca­ta­lán de emer­gen­cias, Fre­de­ric Adan; la se­cre­ta­ria de En­se­ñan­za, Ma­ria Je­sús Mier; y el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Cul­tu­ra, Xa­vier Gi­bert. Los cam­bios no son al azar, aun­que cuan­do lle­ga un nue­vo con­se­je­ro no son ex­tra­ños los ce­ses en cas­ca­da pa­ra ha­cer su pro­pio equi­po. “En es­ta re­mo­de­la­ción so­lo ha ha­bi­do una víc­ti­ma: Jor­di Ja­né, con­se­je­ro de In­te­rior, por­que da la sen­sa­ción de que los cam­bios se rea­li­za­ron so­lo con la in­ten­ción de con­tro­lar po­lí­ti­ca­men­te a los Mossos d’Es­qua­dra. Ja­né no era par­ti­da­rio de sal­tar­se la ley y lo han sa­ca­do. Los res­tan­tes con­se­je­ros te­nían mie­do a lo que po­día pa­sar”, cri­ti­ca Mi­quel Ice­ta, lí­der del PSC. Pa­ra el di­ri­gen­te so­cia­lis­ta, “el se­cre­ta­rio del Go-

“Los úl­ti­mos cam­bios nos dan se­gu­ri­dad ex­tre­ma y com­pe­ne­tra­ción” mon­Tse­rrAT cAn­di­ni (pdecAT)

“A pesar de ce­ses o di­mi­sio­nes, na­die que­da apar­ta­do. Su fuer­za no se pier­de” ser­Gi sA­brià (erc)

bierno, Joan Vidal, era un hom­bre de Mas y ha­bía ex­pre­sa­do du­das so­bre có­mo se es­ta­ban ha­cien­do las co­sas. Y las de­cla­ra­cio­nes de Bai­get po­nien­do en du­da la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum sa­ca­ron a la luz las dis­cre­pan­cias en el Go­vern. Pe­ro la es­tra­te­gia de Puig­de­mont es en­de­ble. Pro­me­ten a los fun­cio­na­rios que es­ta­rán cu­bier­tos an­te cual­quier even­tua­li­dad y del Go­bierno sa­len con­se­je­ros por mie­do a lo que pue­da pa­sar. Si no pue­de pro­te­ger a un con­se­je­ro, ¿có­mo pre­ten­de pro­te­ger a los fun­cio­na­rios? Ellos mis­mos han sa­li­do del Go­bierno cuan­do han vis­to que pue­de ha­ber res­pon­sa­bi­li­da­des per­so­na­les”.

Pa­ra Sa­brià, en cam­bio, los cam­bios son ló­gi­cos. “Puig­de­mont en­con­tró un equi­po que es con el que ha es­ta­do go­ber­nan­do has­ta aho­ra. Se hi­zo una bue­na la­bor y en es­te mo­men­to hay que dar un sal­to. Pe­ro no se pue­de ha­blar de víc­ti­mas del re­fe­rén­dum. Ve­nían de un Go­bierno an­te­rior y ya han cum­pli­do. Can­di­ni sub­ra­ya que los con­se­je­ros ce­sa­dos pi­die­ron dar un pa­so al la­do y re­co­no­ce, eso sí, que su par­ti­do lu­chó has­ta el fi­nal pa­ra evi­tar apar­tar a Mas de la pri­me­ra lí­nea.

“A los po­lí­ti­cos se nos pi­de ge­ne­ro­si­dad. Y lo que se hi­zo fue una mues­tra de ge­ne­ro­si­dad pa­ra que se pu­die­se vo­tar en un re­fe­rén­dum y que ese re­fe­rén­dum fue­se vin­cu­lan­te con el ob­je­ti­vo de aca­tar la vo­lun­tad del pue­blo”. Re­cha­za Can­di­ni, no obs­tan­te, “uti­li­zar la pa­la­bra ‘víc­ti­ma’, por­que eso es ir a fa­vor de los tics fran­quis­tas del PP, que día sí y día tam­bién po­ne tra­bas a es­cu­char la voz del pue­blo”. Tan­to Sa­brià co­mo Can­di­ni coin­ci­den en que los que se han que­da­do en la cu­ne­ta “si­guen en el ca­mino, aun­que no sea en la pri­me­ra fi­la”, por­que “son gen­te com­pro­me­ti­da y co­rres­pon­sa­ble”. La di­ri­gen­te del PDeCAT en­fa­ti­za que “sin el tra­ba­jo de los que se han apar­ta­do no es­ta­ría­mos don­de es­ta­mos”, aun­que re­co­no­ce que pue­de ha­ber “di­ná­mi­cas di­fe­ren­tes”.

go­bieRno de con­cen­tRA­ción

Des­de la CUP, ha­blar de víc­ti­mas es lo de me­nos. In­clu­so ad­mi­ten que los cam­bios en el Go­bierno au­to­nó­mi­co son ló­gi­cos pa­ra po­ner al Eje­cu­ti­vo de Puig­de­mont “en lí­nea di­rec­ta ha­cia la in­de­pen­den­cia”. Y ad­vier­ten que aho­ra co­mien­za la eta­pa cru­cial. “El que no aguan­te o ten­ga mie­do, a la calle”, cla­man los ra­di­ca­les. Un co­mu­ni­ca­do de Po­ble Lliu­re del 5 de ju­lio se­ña­la­ba: “Es ne­ce­sa­rio ga­ran­ti­zar que to­dos los miem­bros del Go­bierno ten­gan la capacidad y la de­ter­mi­na­ción de cum­plir con el man­da­to de­mo­crá­ti­co y los com­pro­mi­sos ad­qui­ri­dos en el marco del proceso de in­de­pen­den­cia, sea cual sea la res­pues­ta del Es­ta­do”. Des­de es­te pun­to de vis­ta, “se­rá pre­ci­so va­lo­rar la con­ve­nien­cia, cuan­do sea ne­ce­sa­rio asu­mir res­pon­sa­bi­li­da­des so­bre la con­vo­ca­to­ria y ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum o la pro­cla­ma­ción de la Re­pú­bli­ca, de for­mar un Go­bierno de con­cen­tra­ción que pue­da in­cluir a la CUP”. Es de­cir, un au­tén­ti­co de­li­rio.

Fo­to: JU­LIo CARBo

Jor­di Bai­get (iz­quier­da) y Jor­di Ja­né (de­re­cha) con­ver­san con el con­se­ller San­ti Vi­la an­tes de la salida de am­bos del Go­vern. Dam­ni­fi­ca­dos

—1

Fo­to: AL­BERt BER­tRAN

1 — El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Pre­si­den­cia, Joa­quim Nin, impu­tado por los pre­pa­ra­ti­vos del 1-O — 2 2 — Joan Vidal de Ciu­ra­na y Neus Mun­té (cen­tro), que han sa­li­do del Go­vern, con Me­rit­xell Bo­rràs, con­se­je­ra de Go­ber­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.