Ten­den­cias. Ama­ri­llo, el co­lor del ve­rano

EL CO­LOR DEL VE­RANO

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por ce­lia Lo­ren­te

Es el más atre­vi­do den­tro de la pa­le­ta cro­má­ti­ca. Im­po­si­ble pa­sar des­aper­ci­bi­do con él: apor­ta luz, bri­llo, y de­no­ta se­gu­ri­dad en quien lo lle­va. ¡Abs­te­ner­se co­bar­des!

Sig­ni­fi­ca di­ver­sión, ju­ven­tud, be­lle­za, crea­ti­vi­dad y nos re­mi­te a la ale­gría de los días so­lea­dos. ¿Sa­bían que exis­ten más de 100 to­nos de ama­ri­llo? Es el co­lor de mo­da de la tem­po­ra­da en to­das sus va­rian­tes, de­jan­do en mal lu­gar a los gu­rús que eli­gie­ron el gree­nery (ver­de hier­ba) co­mo tonalidad pa­ra es­te año. Por­que, se­gún los ex­per­tos del Ins­ti­tu­to del Co­lor Pan­to­ne, es­ta y no otra se­ría la ten­den­cia que nos acom­pa­ña­ría y do­mi­na­ría las co­lec­cio­nes de mo­da. Sin em­bar­go, la calle man­da y ha de­ci­di­do des­ban­car al ver­de en pro del ama­ri­llo de sus pre­fe­ren­cias pa­ra el ve­rano. Y las ce­le­bri­ties no se can­san de lu­cir­lo en pho­to­calls y al­fom­bras ro­jas.

Aun­que es un co­lor com­pli­ca­do, con el que no to­dos se atre­ven, y tam­po­co es fá­cil de com­bi­nar. Lo me­jor es lle­var­lo en pe­que­ñas do­sis. Con el ne­gro, por ejem­plo, re­sul­ta agresivo, y com­bi­na me­jor con azul ma­rino o con to­nos neu­tros co­mo blan­co, nude o bei­ge. Co­mo co­lor block, o mez­clan­do di­fe­ren­tes to­nos en un mis­mo out­fit, es la ten­den­cia más atre­vi­da del mo­men­to. El truco es­tá en ju­gar con pren­das de ga­mas opues­tas o com­ple­men­ta­rias pa­ra que no re­sul­te vul­gar. Tal co­mo lo hi­zo la rei­na Le­ti­zia en su re­cien­te vi­si­ta al Reino Uni­do, don­de sor­pren­dió a to­dos en su pri­me­ra apa­ri­ción con un to­tal look en ama­ri­llo en di­fe­ren­tes to­nos com­pues­to por un ves­ti­do con en­ca­je pas­tel y un abri­go en la misma ga­ma cro­má­ti­ca con bor­da­dos en la es­pal­da. So­lo rom­pía la mo­no­cro­mía su cal­za­do: unos sti­let­tos nude.

Y la me­jor épo­ca pa­ra ves­tir­lo es sin du­da el ve­rano. El ama­ri­llo re­sal­ta la piel mo­re­na, apor­ta luminosidad y un atrac­ti­vo que po­cos co­lo­res con­si­guen. Y fa­vo­re­ce ca­si to­das las com­ple­xio­nes. Si que­re­mos se­guir es­ta ten­den­cia pe­ro no nos atre­ve­mos a lle­var­lo en gran­des do­sis, me­jor op­tar por in­cor­po­rar­lo en al­gún com­ple­men­to co­mo bol­sos, san­da­lias o cin­tu­ro­nes.

Un co­lor que su­gie­re op­ti­mis­mo y vi­ta­li­dad a pesar de la ma­la fa­ma que arras­tra de atraer la ma­la suer­te. La cul­pa la tie­ne el tea­tro y en par­ti­cu­lar, Mo­liè­re. En 1673, es­tre­nó El en­fer­mo ima­gi­na­rio ves­ti­do con ro­pa­jes ama­ri­llos. Du­ran­te la obra co­men­zó a sen­tir­se mal y mu­rió po­cas ho­ras des­pués. Des­de en­ton­ces ha sido un co­lor prohi­bi­do so­bre las ta­blas. Ve­ta­do tan­to en el de­co­ra­do co­mo en la ves­ti­men­ta de los ac­to­res.

La me­jor épo­ca pa­ra lu­cir­lo es el ve­rano, por­que re­sal­ta la piel mo­re­na y apor­ta luminosidad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.