En­tre­vis­ta con M. Jaham Al Ku­wa­ri, em­ba­ja­dor de Qa­tar

EM­BA­JA­DOR DE QA­TAR EN MA­DRID. Sub­ra­ya que el blo­queo a su país es­tá da­ñan­do a to­da la re­gión. Tras la cri­sis ve la in­quie­tud de sus ve­ci­nos por el avan­ce en derechos y libertades que es­tá desa­rro­llan­do Qa­tar.

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

por Luis Cal­vo lcal­vo@gru­po­ze­ta.es Fotos: da­vid Gar­cía-ama­ya El pa­sa­do 5 de ju­nio, un gru­po de paí­ses ára­bes li­de­ra­dos por Ara­bia Sau­dí, Egip­to y Emi­ra­to Ára­bes Uni­dos (EAU) cor­tó to­da re­la­ción di­plo­má­ti­ca, eco­nó­mi­ca o co­mer­cial con Qa­tar y ce­rró sus fron­te­ras con el emi­ra­to des­en­ca­de­nan­do una de las peo­res cri­sis que se re­cuer­dan en la re­gión. La prin­ci­pal razón del blo­queo, el pre­sun­to apo­yo de Qa­tar a “gru­pos te­rro­ris­tas”, pe­ro tam­bién el res­pal­do de su te­le­vi­sión Al Ja­zee­ra a gru­pos opo­si­to­res del Gol­fo o su re­la­ción con Irán. El em­ba­ja­dor ca­ta­rí en Ma­drid nie­ga las acu­sa­cio­nes y acha­ca la cri­sis a un in­ten­to de so­ca­var la so­be­ra­nía de su país.

P_ Se van a cum­plir dos me­ses de blo­queo. ¿Ha­brá so­lu­ción pron­to?

R_ Eso es­pe­ra­mos. A na­die en nues­tra re­gión le be­ne­fi­cia es­ta cri­sis. Qa­tar no es el úni­co afec­ta­do. To­dos los paí­ses del Gol­fo es­tán su­frien­do es­ta si­tua­ción y a to­dos nos in­tere­sa la so­lu­ción. Hay ini­cia­ti­vas, con­tac­tos es­ta­ble­ci­dos a tra­vés de EEUU, de paí­ses eu­ro­peos o de la pro­pia Tur­quía, con la vi­si­ta de Er­do­gan es­ta se­ma­na, que van en es­te sen­ti­do. El dis­cur­so de nues­tro emir mar­có una lí­nea cla­ra: Qa­tar es­tá abier­to al diá­lo­go, pe­ro no acep­ta­rá que na­die in­ter­ven­ga en su so­be­ra­nía, im­pon­ga con­di­cio­nes o nos pre­sio­ne. La so­lu­ción lle­ga­rá a tra­vés del diá­lo­go. Es­ta­mos lis­tos pa­ra ha­blar.

P_ ¿Qa­tar fi­nan­cia o co­la­bo­ra de al­gu­na for­ma con el te­rro­ris­mo?

R_ ¿Có­mo va a co­la­bo­rar con el te­rro­ris­mo si tie­ne una ba­se ame­ri­ca­na gran­de, con cer­ca de 10.000 sol­da­dos? Ha­ce­mos ma­nio­bras con­jun­tas. Si Es­ta­dos Uni­dos pen­sa­ra que ayu­da­mos al te­rro­ris­mo no man­da­ría sus sol­da­dos a tie­rra enemi­ga. Si­gue que­rien­do es­tar en Qa­tar. Tie­nen se­gu­ri­dad, es­ta­bi­li­dad y co­la­bo­ra­ción del Es­ta­do. Y el pue­blo ca­ta­rí es el pri­me­ro que pien­sa que es­ta re­la­ción ayu­da a pro­te­ger Qa­tar. Si no tu­vié­ra­mos es­ta re­la­ción con EEUU, Tur­quía y otros paí­ses, los pro­mo­to­res del blo­queo po­drían ha­ber in­ten­ta­do ir más allá. Di­cho es­to, Ara­bia Sau­dí, y no Qa­tar, es el país que más pro­ble­mas tie­ne con el te­rro­ris­mo. Quin­ce de los te­rro­ris­tas del 11-S eran sau­díes, uno de Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos (EAU) y uno egip­cio. Qa­tar no te­nía nin­guno. Las acu­sa­cio­nes no tie­nen fun­da­men­to. So­mos un país que mi­ra al fu­tu­ro. Te­ne­mos pro­yec­tos de de­por­te, cul­tu­ra, em­pre­sa­ria­les, co­mo nú­cleo de sa­lud de­por­ti­va... Un país que mi­ra al fu­tu­ro, que res­pe­ta la vida hu­ma­na, nun­ca apo­ya­ría el te­rro­ris­mo. Se­ría im­po­si­ble.

P_ ¿Por qué Ara­bia Sau­dí y el res­to de paí­ses ha­cen esas acu­sa­cio­nes?

R_ Es­ta cri­sis es­tá crea­da de for­ma in­tere­sa­da a raíz de un ci­be­ra­ta­que a nues­tra agen­cia de no­ti­cias pa­ra pu­bli­car in­for­ma­ción fal­sa. Te­ne­mos la con­fir­ma­ción gra­cias a un in­for­me. No un in­for­me ca­ta­rí, sino ame­ri­cano, de la CIA. Fue EAU quien es­ta­ba de­trás. Y po­dría ha­ber crea­do una guerra. No­so­tros he­mos ex­pli­ca­do la ver­dad pe­ro ne­ce­si­tá­ba­mos tiem­po y da­tos. Aho­ra po­de­mos desmontar los ar­gu­men­tos de es­te blo­queo, que, in­sis­to, po­dría ha­ber crea­do una cri­sis mun­dial. El ci­be­ra­ta­que fue un cri­men.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.