La co­rrup­ción y el sín­dro­me del co­les­te­rol bueno

La te­sis de que la co­rrup­ción de me­nor cuan­tía es al­go inevi­ta­ble in­cor­po­ra un per­ni­cio­so fac­tor de to­le­ran­cia

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Agus­tín Va­lla­do­lid @Agus­tin2666

Un re­le­van­te per­so­na­je ar­gen­tino, re­si­den­te en Es­ta­dos Uni­dos y de pa­so por Es­pa­ña, me de­cía ha­ce unos días que no en­ten­día el qui­lom­bo que te­nía­mos mon­ta­do aquí con la co­rrup­ción. Que pa­ra co­rrup­ción la de Ibe­roa­mé­ri­ca, don­de la ma­yo­ría de los Go­bier­nos va­cia­ban sis­te­má­ti­ca­men­te la caja del Es­ta­do y en al­gu­nos ca­sos la si­guen va­cian­do. Que al la­do de ese la­tro­ci­nio es­truc­tu­ral, lo nues­tro, lo de Es­pa­ña, es pec­ca­ta mi­nu­ta, una go­ta en el océano de la co­rrup­ción mun­dial.

He es­cu­cha­do mu­chas ve­ces ar­gu­men­tos pa­re­ci­dos, ha­bi­tual­men­te, aho­ra que ha­go re­cuen­to, por bo­ca de per­so­nas aje­nas a la po­lí­ti­ca que se sen­tían con li­ber­tad pa­ra ex­po­ner sus opi­nio­nes sin mie­do a que fue­ran re­pro­du­ci­das en al­gún me­dio de co­mu­ni­ca­ción. Sin em­bar­go, es­ta lí­nea de ra­zo­na­mien­to, por lo co­mún bie­nin­ten­cio­na­da, va­le­do­ra de esa otra te­sis com­par­ti­da por mu­chos y que rei­vin­di­ca un país mu­cho me­jor del que pin­ta­mos los pro­pios es­pa­ño­les, se asien­ta en una lec­tu­ra in­com­ple­ta de las cau­sas de la co­rrup­ción en nues­tro país. Y, so­bre to­do, in­tro­du­ce en el de­ba­te un per­ni­cio­so fac­tor de to­le­ran­cia fren­te al fe­nó­meno.

Hay co­rrien­tes aca­dé­mi­cas que de­fien­den la teo­ría de que un ni­vel ba­jo de co­rrup­ción pue­de ser in­clu­so be­ne­fi­cio­so, en tan­to ayu­da a su­pe­rar las in­efi­cien­cias bu­ro­crá­ti­cas del sis­te­ma. Se tra­ta de una vi­sión ex­clu­si­va­men­te eco­no­mi­cis­ta, re­for­za­da por quie­nes se sien­ten obli­ga­dos a pa­tro­ci­nar la idea de que en Es­pa­ña la co­rrup­ción no afec­ta al crecimiento. Así lo ma­ni­fies­tan con reite­ra­ción al­gu­nos res­pon­sa­bles pú­bli­cos, co­mo el Al­to Co­mi­sio­na­do del Go­bierno pa­ra la Mar­ca Es­pa­ña, Car­los Es­pi­no­sa de los Mon­te­ros, que no se can­sa de re­pe­tir que, “por for­tu­na, la co­rrup­ción es­tá te­nien­do una re­per­cu­sión es­ca­sa en nues­tra ima­gen in­ter­na­cio­nal”.

Ocu­rre, sin em­bar­go, que es es­ta una ver­dad a me­dias, por cuan­to no exis­te un cálcu­lo fia­ble, en cla­ve de balanza de pa­gos, del im­pac­to ex­te­rior de la co­rrup­ción. Sí lo hay, en cam­bio, so­bre el cos­te de es­ta en tér­mi­nos de ca­li­dad de vida de los ciu­da­da­nos, lo que Al­ma Agus­tí lla­ma en Agen­da Pú­bli­ca el “cos­te so­cial de la co­rrup­ción”: 40.000 millones de eu­ros, se­gún la Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y la Com­pe­ten­cia (CNMC). Eso sin con­tar otros 48.000 millones ne­ga­ti­vos que su­po­ne, siem­pre se­gún la CNMC, la fal­ta de com-

La com­pla­cen­cia siem­pre viene acom­pa­ña­da de un au­men­to en los ni­ve­les de ries­go

pe­ten­cia, una for­ma más su­til de co­rrup­ción, he­ren­cia to­da­vía no amor­ti­za­da de la au­to­cra­cia.

De­te­rio­ro ins­ti­tu­cio­nal

Pa­ra con­cluir con las cuen­tas im­po­si­bles de la co­rrup­ción en Es­pa­ña, de­be­ría­mos te­ner tam­bién en con­si­de­ra­ción la fac­tu­ra en eu­ros de la ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca pro­vo­ca­da por la des­con­fian­za en las ins­ti­tu­cio­nes, y que de­ri­va de las con­duc­tas co­rrup­tas. Así que, en lu­gar de afir­mar tan ro­tun­da­men­te que el la­tro­ci­nio de las te­so­re­rías pú­bli­cas no afec­ta al crecimiento, se­ría más ho­nes­to re­co­no­cer que lo que de ver­dad ocu­rre es que no hay de­ma­sia­do in­te­rés por sa­ber la ver­dad. Los ca­sos Gür­tel, Pú­ni­ca o ERE, pue­den ser el cho­co­la­te del loro en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, pe­ro pa­gan un pea­je so­cial y po­lí­ti­co, y por tan­to tam­bién eco­nó­mi­co, in­cal­cu­la­ble.

Si nos ate­ne­mos a la co­rrup­ción es­tric­ta­men­te po­lí­ti­ca, aque­lla que tie­ne su ori­gen en la cre­cien­te di­fi­cul­tad a la que se han en­fren­ta­do los apa­ra­tos de los par­ti­dos pa­ra sos­te­ner es­truc­tu­ras des­co­mu­na­les; o esa otra que na­ce del des­cu­bri­mien­to de que la po­lí­ti­ca es el ca­mino más cor­to ha­cia la pros­pe­ri­dad; si nos ate­ne­mos a una de es­tas va­ria­bles, de­bié­ra­mos con­cluir que es­ta­mos en el buen ca­mino, que en Es­pa­ña los me­ca­nis­mos de con­trol fun­cio­nan ra­zo­na­ble­men­te, in­clu­so que los ex­ce­sos pro­vo­ca­dos por el afán jus­ti­cie­ro de al­gu­nos son un tri­bu­to asu­mi­ble pa­ra al­can­zar acep­ta­bles ni­ve­les de lim­pie­za. Pe­ro la co­rrup­ción es más que eso; y la com­pla­cen­cia siem­pre viene acom­pa­ña­da de un au­men­to en los ni­ve­les de ries­go.

La de­cla­ra­ción de Ma­riano Ra­joy an­te el tri­bu­nal de la Gür­tel es una se­ñal de nor­ma­li­dad de­mo­crá­ti­ca; pe­ro no es más que eso, una te­nue se­ñal. Lo que es ur­gen­te es lo­grar que en Es­pa­ña la co­rrup­ción de­je de ser un fac­tor de­ter­mi­nan­te de em­po­bre­ci­mien­to, de de­sigual­dad, de des­con­fian­za ins­ti­tu­cio­nal. Y pa­ra ello, hay que es­qui­var el ries­go de tra­tar la co­rrup­ción de per­fil ba­jo, de me­nor cuan­tía, co­mo al­go pa­re­ci­do al co­les­te­rol bueno, y em­pe­zar a con­si­de­rar co­mo tal prác­ti­cas idea­das pa­ra sa­quear im­pu­ne­men­te los bol­si­llos de los ciu­da­da­nos, co­mo las cláu­su­las sue­lo.

FO­TO: chemA mO­yA/eFe

PXr­ximx­xexr­xaxs,eus­nión del mpraim­creor­ju­pi­cai­so­opeonr lla ter­satm­raa­teG­güiar­ted­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.