His­to­ria. Una ideo­lo­gía de cer­ve­ce­ría

Hitler se afi­lia en la cer­ve­ce­ría Ster­nec­ker­bräu al Par­ti­do Ale­mán de los Tra­ba­ja­do­res, em­brión del Par­ti­do Na­zi

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Luis Reyes

Hitler pre­sen­tó al nue­vo Par­ti­do Na­cio­nal-So­cia­lis­ta en la Hof­bräuhaus, en su primer mi­tin pú­bli­co

El “Reich de los mil años” que pro­me­tía Hitler se que­dó en do­ce, aun­que nun­ca en la His­to­ria ha pro­vo­ca­do una in­ven­ción hu­ma­na tan­ta des­gra­cia en tan po­co tiem­po: una guerra mun­dial con 60 millones de muer­tos, la ani­qui­la­ción sis­te­má­ti­ca de seis millones de ju­díos en los cam­pos de ex­ter­mi­nio y Eu­ro­pa cu­bier­ta de rui­nas. Por eso iden­ti­fi­ca­mos la esen­cia del na­zis­mo con el mal ab­so­lu­to, y ese fe­nó­meno his­tó­ri­co pro­vo­ca una jus­ta re­pug­nan­cia ge­ne­ral. Re­sul­ta un sar­cas­mo que el ho­rror del na­zis­mo se ges­ta­se en los ca­fés vie­ne­ses y en las cer­ve­ce­rías de Mú­nich, lu­ga­res ama­bles idea­dos pa­ra que la gen­te ha­ga ter­tu­lias y dis­fru­te de la vida.

La tor­tuo­sa men­ta­li­dad de Adolf Hitler ma­du­ró en los fa­mo­sos ca­fés de Vie­na, gra­tos par­na­sos de es­cri­to­res y ar­tis­tas, pe­ro tam­bién re­fu­gio del mons­truo. Los ca­fés vie­ne­ses de prin­ci­pios del si­glo XX eran real­men­te un es­ca­pa­ra­te de la lla­ma­da Be­lle Épo­que, los pin­to­res, con Klimt a la ca­be­za, se reunían en el Ca­fé Mu­seum, los in­te­lec­tua­les en el Cen­tral, los poe­tas de la Jung Wien en el Griens­teidl, la gen­te ele­gan­te en el Landt­mann... Por to­dos es­tos lo­ca­les ro­da­ba un as­pi­ran­te a pin­tor lle­ga­do de pro­vin­cias, uno de los mu­chos es­tu­dian­tes po­bres de­di­ca­dos a la vida bohe­mia, Adolf Hitler. Allí en­con­tra­ba gra­tis lo que no po­día per­mi­tir­se con sus me­dios, una con­for­ta­ble ca­le­fac­ción, unos aseos de­cen­tes, pe­rió­di­cos.

Du­ran­te cin­co años Hitler prác­ti­ca­men­te vi­vió en los ca­fés, o qui­zá ha­bría que de­cir so­bre­vi­vió, pues fue­ron “cin­co años de mi­se­ria y ca­la­mi­dad”, se­gún re­co­ge con amar­gu­ra en Mein Kampf. El re­sen­ti­mien­to que iba acu­mu­lan­do por no ser ca­paz de abrir­se ca­mino co­mo pin­tor en­con­tró un chi­vo ex­pia­to­rio: los ju­díos. En Vie­na vi­vían 100.000 he­breos, se les en­con­tra­ba por to­das par­tes y, lo más hi­rien­te pa­ra Hitler, triun­fa­ban en las ar­tes, las letras, las cien­cias y los ne­go­cios. Ca­da vez que veía al doc­tor Freud en su ter­tu­lia del Ca­fé Landt­mann, o al es­cri­tor Ste­fan Zweig y al com­po­si­tor Ar­nold Schoen­berg dis­fru­tan­do de su ca­fé en el Griens­teidl, el an­ti­se­mi­tis­mo de Hitler subía un pun­to.

In­fil­tra­do

Lue­go vino la guerra, en la que pre­fi­rió alis­tar­se en el Ejér­ci­to ale­mán, eli­gien­do así su nue­va pa­tria. Al ter­mi­nar la con­tien­da Hitler no se fue a ca­sa, qui­zá por­que no te­nía ca­sa, y en 1919 el Ser­vi­cio de In­for­ma­ción Mi­li­tar le en­co­men­dó una mi­sión al cabo Hitler, un sol­da­do in­te­li­gen­te, con­de­co­ra­do y he­ri­do de guerra.

De­bía in­fil­trar­se en el Par­ti­do Ale­mán de los Tra­ba­ja­do­res, un gru­púscu­lo ul­tra­na­cio­na­lis­ta de Mú­nich. Fue el ma­yor error que co­me­tió nun­ca un ser­vi­cio de in­for­ma­ción, por­que la in­fil­tra­ción se con­vir­tió en vam­pi­ri­za­ción. Hitler ab­sor­bió el re­sen­ti­mien­to y la de­ma­go­gia de aquel gru­púscu­lo, en­con­tró el vi­ve­ro don­de cul­ti­va­ría el na­zis­mo.

El Par­ti­do Ale­mán de los Tra­ba­ja­do­res, pe­se a su rim­bom­ban­te tí­tu­lo, no era un par­ti­do, ca­re­cía de pro­gra­ma, eran so­lo me­dio cen­te­nar de agi­ta­do­res vo­cin­gle­ros que se reunían al­re­de­dor de gran­des ja­rras de cer­ve­za pa­ra, ani­ma­dos por el al­cohol, de­cir bar­ba­ri­da­des a voz en gri­to. Hitler los en­con­tró por pri­me­ra vez en la cer­ve­ce­ría Ster­nec­ker­bräu y de­bió de ani­mar­se tam­bién con unas ja­rras, por­que co­me­tió el peor error que pue­de ha­cer un es­pía, lla­mar la aten­ción so­bre sí mis­mo. Un ora­dor di­jo que Ba­vie­ra de­bía in­de­pen­di­zar­se de Ale­ma­nia y Hitler le­van­tó su voz y le dio una pa­li­za dia­léc­ti­ca. Su en­fá­ti­ca ora­to­ria se­du­jo a aquel gru­po de des­orien­ta­dos cu­yo ca­be­ci­lla, un obre­ro fe­rro­via­rio llamado An­ton Drex­ler, le in­vi­tó a unir­se a la or­ga­ni­za­ción. En muy po­co tiem­po Hitler la do­mi­na­ría y la trans­for­ma­ría en el Par­ti­do Na­cio­nal-So­cia­lis­ta.

Pue­de de­cir­se que en aque­lla ve­la­da del 12 de septiembre de 1919 se de­ci­dió en­tre ja­rras de cer­ve­za un des­tino trá­gi­co pa­ra Eu­ro­pa, pues Adolf Hitler en­con­tró su vo­ca­ción. Las cer­ve­ce­rías eran tan ca­rac­te­rís­ti­cas de Mú­nich co­mo los ca­fés de Vie­na, lu­ga­res enor­mes y muy con­cu­rri­dos que cen­tra­ban la vida pú­bli­ca, y se pue­de tra­zar la his­to­ria del Na­zis­mo en su pri­me­ra épo­ca yen­do de una a otra. En la Ster­nec­ker­bräu se asen­tó la pri­me­ra ofi­ci­na del par­ti­do, pe­ro pa­ra el mi­tin fun­da­cio­nal don­de se adop­ta­ría el nue­vo nom­bre de Par­ti­do Na­cio­nal-So­cia­lis­ta, Hitler es­co­gió una cer­ve­ce­ría de más ca­te­go­ría, la Hof­bräuhaus. Crea­da en 1589, era la más an­ti­gua de Mú­nich y te­nía un in­ten­so his­to­rial po­lí­ti­co. Le­nin ha­bía ce­le­bra­do allí sus ter­tu­lias, y allí se ha­bía pro­cla­ma­do la Re­pú­bli­ca So­vié­ti­ca de Ba­vie­ra en 1919, cuan­do la re­vo­lu­ción triun­fa­ba en Mú­nich. Y en la Hof­bräuhaus, an­te un cen­te­nar de asis­ten­tes, Hitler ex­pu­so los 25 pun­tos del pro­gra­ma na­zi que se­du­ci­rían a Ale­ma­nia y la lle­va­rían al abis­mo.

Lu­gar de cul­to

Sin em­bar­go, la cer­ve­ce­ría fa­vo­ri­ta de Hitler, la que se con­vir­tió en lu­gar de cul­to del na­zis­mo, se­ría una ter­ce­ra, la Bür­ger­bräu­ke­ller, don­de se con­cen­tra­ron los gol­pis­tas na­zis que, el 8 de no­viem­bre de 1923, in­ten­ta­ron to­mar el po­der en lo que pre­ci­sa­men­te se lla­ma Bier­ke­ller Putsch, el Gol­pe de la cer­ve­ce­ría (véa­se “Hitler a la cár­cel”, en Historias de la His­to­ria, en el nú­me­ro 1.502 de TIEM­PO). Tras su lle­ga­da al po­der en 1933, el Füh­rer se reunía to­dos los años a ce­le­brar la efe­mé­ri­de con los Al­te Kämp­fers (Vie­jos Com­ba­tien­tes) en la Bür­ger­bräu­ke­ller, y lue­go sa­lía de allí pre­si­dien­do una mar­cha que re­pro­du­cía la que hi­cie­ron los fra­ca­sa­dos gol­pis­tas.

Lo que em­pe­zó en una cer­ve­ce­ría pu­do ter­mi­nar en una cer­ve­ce­ría, pues fue pre­ci­sa­men­te en la Bür­ger­bräu­ke­ller don­de le pu­sie­ron a Hitler una bom­ba que pu­do ha­ber evi­ta­do la Se­gun­da Guerra Mun­dial. Fue en no­viem­bre de 1939, cuan­do la con­tien­da so­lo ha­bía da­do sus pri­me­ros pa­sos, pe­ro era un con­flic­to li­mi­ta­do a Po­lo­nia, to­da­vía sin en­fren­ta­mien­tos en­tre el Ejér­ci­to ale­mán y los in­gle­ses y fran­ce­ses. Un sin­di­ca­lis­ta an­ti­na­zi llamado Georg El­ser co­lo­có una bom­ba que es­ta­lló mien­tras se con­me­mo­ra­ba el Bier­ke­ller Putsch, ma­tan­do a ocho per­so­nas en hi­rien­do a 57.

Por des­gra­cia, Hitler no es­ta­ba en­tre ellas, por­que ha­bía acor­ta­do su dis­cur­so y se ha­bía mar­cha­do tem­prano pa­ra planear la con­quis­ta de Eu­ro­pa.

—2 2 — La cer­ve­ce­ría Bür­ger­bräu­ke­ller des­trui­da por el aten­ta­do con­tra Hitler de 1939.

— 1 1 — Mar­cha na­zi pa­ra con­me­mo­rar el Gol­pe de la cer­ve­ce­ría de Mú­nich.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.