en­tre­vis­ta. Ima­nol Arias

Ac­tor to­do­te­rreno

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por ele­na Box Fo­to: Alf/efe

“Muy pron­to vol­ve­ré a es­tar en­ci­ma de un es­ce­na­rio”

Tras con­ver­tir­se en su­per­hé­roe a la es­pa­ño­la con Ana­cle­to, agen­te se­cre­to, Ima­nol Arias re­gre­sa a la co­me­dia con la co­pro­duc­ción his­pano-ar­gen­ti­na Des­pi­do pro­ce­den­te, una áci­da vi­sión de la cri­sis eco­nó­mi­ca.

P_ Tras años de cri­sis, ¿to­ca­ba ya reír­se un po­co?

R_ Yo agra­dez­co mu­cho el humor, en to­das las cir­cuns­tan­cias. Ade­más es un cam­po de tra­ba­jo es­tu­pen­do. Y es­ta pe­lí­cu­la trans­cu­rre ade­más en una ciu­dad que es­tá con­ti­nua­men­te en cri­sis, Bue­nos Ai­res. Que tie­ne la pi­ca­res­ca es­pa­ño­la, la omer­tá ita­lia­na, los con­ta­bles ju­díos y los in­dus­tria­les que hu­ye­ron del ham­bre y la po­bre­za en Ale­ma­nia. To­do eso la con­vier­te en un es­ce­na­rio que ha da­do co­me­dias de al­tu­ra.

P_ Su per­so­na­je es un ti­bu­rón, pe­ro con co­ra­zon­ci­to. ¿Có­mo lo des­cri­bi­ría?

R_ En Es­pa­ña le pa­só una api­so­na­do­ra por en­ci­ma y allí es­tá a pun­to de pa­sar­le si no es por­que él in­sis­te en ha­cer las co­sas bien, pe­ro sin re­nun­ciar al bo­nus, la ca­sa, el co­che... Lo bo­ni­to es có­mo la acep­ta­ción le ha­ce más di­ver­ti­do y hu­mano. Cam­bia los za­pa­tos por las za­pa­ti­llas aun­que no se qui­te la cor­ba­ta.

P_ Lu­cas Fi­gue­roa tie­ne el cor­to­me­tra­je más pre­mia­do del mun­do. ¿Có­mo fue tra­ba­jar con él?

R_ Muy in­tere­san­te, es im­pac­ta­dor, in­te­li­gen­te, muy moderno en la con­cep­ción de los equi­pos y la lec­tu­ra de nue­vos me­dios, arries­ga­do, va­lien­te. Un ti­po que quie­res te­ner al la­do des­pués de la pe­lí­cu­la. Es muy pre­ci­so pe­ro muy rá­pi­do. He vis­to to­do ti­po de ro­bots, cá­ma­ras, len­tes...

P_ En la pe­lí­cu­la tie­ne co­mo an­ta­go­nis­tas a un gran­de del ci­ne ar­gen­tino y uno de los nue­vos gua­pos del ci­ne es­pa­ñol. ¿La ri­va­li­dad con Da­río Gran­di­net­ti y Hu­go Sil­va se que­dó so­lo en el guion?

R_ Cuan­do exis­te al­gu­na ri­va­li­dad en­tre com­pa­ñe­ros, que se da, es me­jor ol­vi­dar­lo por­que es muy des­agra­da­ble. En el caso de es­ta pe­lí­cu­la, con Da­río no ha­bía tra­ba­ja­do y es un pri­vi­le­gio. Es un ti­pa­zo, un ac­tor muy só­li­do, con mu­cha ener­gía, muy aten­to (...) Y es muy bueno. Y en el caso de Hu­go, me in­tere­sa­ba mu­chí­si­mo des­de ha­ce tiem­po y creo que ha te­ni­do un éxi­to muy jo­ven que a ve­ces ha ge­ne­ra­do eso de “no, es que Hu­go es muy gua­po”. Hu­go era me­jor ac­tor con 24 años que yo, que a esa edad ya era una es­tre­lla. Y hu­ma­na­men­te, es un ser del que no quiero ale­jar­me mu­cho tiem­po.

P_ Aca­ba de ter­mi­nar la úl­ti­ma tem­po­ra­da de Cuén­ta­me có­mo pa­só. ¿Lle­ga­re­mos a los 90?

R_ Yo ya no sé qué de­cir... Cuén­ta­me es un mis­te­rio. Ca­da dos años la com­pe­ten­cia se in­ven­ta al­go pa­ra echar­nos y por lo vis­to nun­ca lo con­si­guen. Es­te año he­mos ter­mi­na­do con la ma­yor au­dien­cia de to­da la se­rie... Te­ne­mos un año más, eso sí lo sé.

P_ ¿Vol­ve­re­mos a ver­le so­bre un es­ce­na­rio?

R_ Muy pron­to. Ten­go una pie­za por desa­rro­llar que se lla­ma La vida a pa­los, de Pe­dro Atien­za. Es el in­ten­to de ha­cer una pie­za tea­tral so­bre el fla­men­co: no una lec­tu­ra de tex­tos con un gui­ta­rris­ta y un can­taor, sino un mo­nó­lo­go de un fla­men­co que na­rre su his­to­ria. Y a tra­vés de una es­truc­tu­ra que abar­ca los 11 pa­los del fla­men­co. Aún no tie­ne fe­cha, quiero que lo di­ri­ja Car­lo­ta Fe­rrer y lo pro­du­ci­re­mos con el tea­tro Mai­pú de Bue­nos Ai­res. Es­toy bus­can­do una ven­ta­na pa­ra mar­char­me dos años por el mun­do, lle­var­lo por to­da Amé­ri­ca. Es una pie­za dra­má­ti­ca, no es una lec­tu­ra y yo ni canto ni

[DPA]— bai­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.