Car­ta del di­rec­tor

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Je­sús ri­va­sés di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

MPuig­de­mont in­ten­ta di­ri­gir un im­po­si­ble cir­co de tres pis­tas: en la pri­me­ra ac­túa de tra­pe­cis­ta; en la se­gun­da, de pres­ti­di­gi­ta­dor; y en la úl­ti­ma, de do­ma­dor de sus pro­pias hues­tes

ariano Ra­joy pre­su­me de ser una per­so­na pre­de­ci­ble. In­ten­ta cum­plir­lo. Sin em­bar­go, a ve­ces des­con­cier­ta a unos y otros, pe­ro se jus­ti­fi­ca con el ar­gu­men­to de que no le han en­ten­di­do bien. El miér­co­les, 26 de ju­lio, en la sa­la de vis­tas de la Au­dien­cia Na­cio­nal en San Fer­nan­do de He­na­res (Ma­drid), fue más fiel que nun­ca a su fa­ma. El pre­si­den­te del Go­bierno de­cla­ró co­mo tes­ti­go en el juicio del caso Gür­tel –el de Luis Bár­ce­nas y Fran­cis­co Co­rrea, en­tre otros acu­sa­dos–, que per­si­gue ha­ce años al PP, y di­jo lo que es­ta­ba pre­vis­to, que él “no sa­bía na­da de las prác­ti­cas irre­gu­la­res o de­lic­ti­vas de los que se sien­tan en el ban­qui­llo”. Sin em­bar­go, y en eso no fue pre­vi­si­ble pa­ra sus ad­ver­sa­rios, sa­lió mu­cho más ai­ro­so de lo que es­pe­ra­ban quie­nes hi­cie­ron lo posible y lo im­po­si­ble pa­ra ver­lo en una sa­la de Jus­ti­cia aun­que fue­ra so­lo co­mo tes­ti­go.

El pre­si­den­te del Go­bierno de­cla­ró co­mo tes­ti­go, pe­ro la opo­si­ción, por cu­yo li­de­raz­go pe­lean Pe­dro Sán­chez y Pa­blo Igle­sias, pre­ten­día que que­da­ra la du­da en mu­chos vo­tan­tes res­pec­to a en con­di­ción de qué vi­si­tó la Au­dien­cia Na­cio­nal. Era el úni­co ob­je­ti­vo de las acu­sa­cio­nes que pro­mo­vie­ron –y lo­gra­ron– la pre­sen­cia de Ra­joy en un sa­la de Jus­ti­cia. El con­te­ni­do de la de­cla­ra­ción del pre­si­den­te –por­que na­die es­pe­ra­ba na­da– era ac­ce­so­rio, tan so­lo el pre­tex­to pa­ra arre­me­ter con­tra él con una re­per­cu­sión na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal es­pec­ta­cu­lar, por- que no to­dos los días un je­fe de Go­bierno en ejer­ci­cio –aun­que ya lo hi­cie­ron Da­vid Ca­me­ron y Ni­co­las Sar­kozy, por ejem­plo– com­pa­re­ce de­lan­te de un tri­bu­nal. El que fue­ra co­mo tes­ti­go es al­go que mu­chos no distinguirán y es la ver­da­de­ra ba­za que jue­gan sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, que es­gri­mi­rán el res­to de la le­gis­la­tu­ra. Ellos no bus­can la ver­dad, ni mu­cho me­nos, sino po­ner en aprie­tos a sus ri­va­les, en es­te caso el in­qui­lino de La Mon­cloa. La Jus­ti­cia, sin em­bar­go, sí es­tá obli­ga­da a ir un pa­so más allá y es­cla­re­cer qué ocu­rrió en el asun­to Gür­tel, pe­ro eso afec­ta so­lo a los acu­sa­dos. La se­sión de cir­co se li­mi­ta­ba a la de­cla­ra­ción de Ra­joy y con­clu­yó en el mo­men­to en el que el pre­si­den­te sa­lió de la sa­la pa­ra re­gre­sar a su des­pa­cho. Que­da­rá, cla­ro, pa­ra re­go­ci­jo de sus ad­ver­sa­rios, la ima­gen de un pre­si­den­te en una sa­la de Jus­ti­cia, pe­ro so­bre to­do per­ma­ne­ce­rá que la ba­ta­lla de la ima­gen, de la opi­nión pú­bli­ca –al me­nos en­tre sus par­ti­da­rios– la ga­nó ro­tun­da­men­te Ra­joy. “La ver­dad, sin em­bar­go –co­mo es­cri­bió Rud­yard Kipling– no sue­le gus­tar a las mu­che­dum­bres”. Tam­po­co a los ri­va­les po­lí­ti­cos, y to­da­vía más en tiem­pos de la “post-ver­dad”. Car­les Puig­de­mont, pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, en el mis­mo y tó­rri­do ve­rano, in­ten­ta di­ri­gir su pro­pio cir­co de tres pis­tas, con nú­me­ros tan arries­ga­dos co­mo si­mul­tá­neos, lo que com­pli­ca to­do ca­si has­ta el in­fi­ni­to. Puig­de­mont, a ve­ces, ac­túa de tra­pe­cis­ta. Es ca­paz de afir­mar un lu­nes que “si el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal me in­ha­bi­li­ta, no lo acep­ta­ré” y al día si­guien­te, mar­tes, sin in­mu­tar­se, re­cu­rrir an­te la misma ins­tan­cia –a la que re­co­no­ce cuan­do le in­tere­sa– la de--

ci­sión del Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da, que di­ri­ge Cris­tó­bal Mon­to­ro, de vin­cu­lar el Fon­do de Li­qui­dez Au­to­nó­mi­co (FLA) con un posible gas­to pa­ra ce­le­brar el re­fe­rén­dum del 1-O.

El lí­der in­de­pen­den­tis­ta, sos­te­ni­do po­lí­ti­ca­men­te so­bre to­do por la CUP de An­na Ga­briel, que lo ve co­mo el per­so­na­je útil pa­ra sus pro­pó­si­tos, tam­bién ac­túa en otras oca­sio­nes de pres­ti­di­gi­ta­dor, co­mo cuan­do ad­mi­te –en teo­ría en pri­va­do an­te un gru­po de pe­rio­dis­tas– que ya tie­ne las ur­nas pa­ra ce­le­brar la jor­na­da del 1-O. To­da una pro­vo­ca­ción pa­ra in­ten­tar obli­gar al Go­bierno de Ra­joy a ac­tuar por la fuer­za y ati­zar la lla­ma del vic­ti­mis­mo, al­go que el Co­mi­té de Se­gui­mien­to que en­ca­be­za la vi­ce­pre­si­den­ta So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría elu­di­rá.

Puig­de­mont, ade­más y al mis­mo tiem­po, en una ter­ce­ra pis­ta, se ve obli­ga­do a in­ter­ve­nir co­mo do­ma­dor de sus pro­pias hues­tes, que ca­da día le de­jan más so­lo an­te el abis­mo al que in­ten­ta con­du­cir­las. Pri­me­ro pur­gó a par­te de su equi­po, pe­ro so­lo al que pro­ce­día de sus fi­las, por­que no se atre­vió a mo­ver a nin­gún con­se­je­ro del par­ti­do de Oriol Jun­que­ras. Lue­go ha se­gui­do un go­teo de di­mi­sio­nes vo­lun­ta­rias de al­tos res­pon­sa­bles de la ad­mi­nis­tra­ción ca­ta­la­na que creían que qui­zá to­do em­pe­za­ba a ir de­ma­sia­do le­jos, y más pur­gas en se­gun­dos y ter­ce­ros es­ca­lo­nes de su equi­po. Por úl­ti­mo, las en­cues­tas elec­to­ra­les anun­cian un his­tó­ri­co des­ca­la­bro del PDeCAT que, si que­da fue­ra del Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat, de­ja­rá sin empleo a mi­les de mi­li­tan­tes. Por eso, por mu­cho lá­ti­go que uti­li­ce en esa ter­ce­ra pis­ta, ca­da vez con­tro­la me­nos el es­pec­tácu­lo.

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, que ya em­pie­za a per­ci­bir cier­ta so­le­dad y an­tes de que las tres pis­tas de su cir­co se des­mo­ro­nen, sus­pi­ra por una in­ter­ven­ción por la fuer­za del Go­bierno de Ra­joy, que aun­que ten­drá que ha­cer al­go y lo tie­ne pre­pa­ra­do, no lo va ade­lan­tar. Puig­de­mont sue­ña, por ejem­plo, con ser en­car­ce­la­do, co­mo le ocu­rrió a

Lluís Com­panys en tiem­pos de la Re­pú­bli­ca, pe­ro cuan­do des­pier­ta él mis­mo sa­be que es im­po­si­ble. Se­sión do­ble de cir­co de ve­rano con Ra­joy y

Puig­de­mont. La del pre­si­den­te ya ha ter­mi­na­do, la del lí­der in­de­pen­den­tis­ta se­gui­rá has­ta que el caos se apo­de­re de las tres pis­tas. Y ocu­rri­rá.

más in­for­ma­ción: @je­su­s_­ri­va­ses y en el blog de Je­sús Ri­va­sés en www.tiem­po­dehoy.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.