La guerra sin fin

La de­vas­ta­do­ra ham­bru­na que pa­de­ce So­ma­lia se su­ma a la si­tua­ción de guerra ci­vil e in­se­gu­ri­dad

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Al­fon­so s. pa­lo­ma­res @as­pa­lo­ma­res

Si tu­vié­ra­mos que ele­gir el país más des­ven­tu­ra­do de la Tie­rra, no ca­be du­da de que So­ma­lia se lle­va­ría la palma ocu­pan­do el nú­me­ro uno del ran­king. Las ci­fras de la ca­tás­tro­fe son es­tre­me­ce­do­ras. Es una geo­gra­fía ol­vi­da­da por los dio­ses, ya que pe­rió­di­ca­men­te se ve aso­la­da por lar­gos pe­rio­dos de se­quía que pro­vo­can ham-

bru­nas que de­jan una lar­ga es­te­la de muer­tes. Aho­ra es­tán vi­vien­do una de las más fuer­tes, del cie­lo so­lo cae un sol des­pia­da­do. El pre­si­den­te Moha­med Ab­du­llahi Far­ma­jo pi­de au­xi­lio con­tra es­ta pla­ga de la muer­te.

A pesar de la bue­na vo­lun­tad de las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y de la so­li­da­ri­dad de va­rias ONG no es fá­cil acu­dir en su ayu­da, ya que la caó­ti­ca vio­len­cia en que vi­ve el país im­pi­de que los di­ver­sos coope­ran­tes pue­dan ejer­cer su tra­ba­jo. Mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes se han mar­cha­do de So­ma­lia por es­ta razón.

Gue­rri­lla is­la­mis­ta

El Go­bierno Fe­de­ral ca­re­ce de fuer­za pa­ra ase­gu­rar un mí­ni­mo de se­gu­ri­dad, hay in­nu­me­ra­bles gru­pos ar­ma­dos que lu­chan unos con­tra otros en san­grien­tas ri­va­li­da­des y, so­bre to­do, es es­pe­cial­men­te te­mi­ble la gue­rri­lla is­la­mis­ta de Al-Sha­baab, li­de­ra­da por el fa­ná­ti­co y cruel Abu Zu­beyf, que ac­túa en las tres cuar­tas par­tes del te­rri­to­rio y en al­gu­nas zo­nas es el úni­co po­der. Al Sha­baab no so­lo ope­ra en So­ma­lia, tam­bién ex­tien­de sus ac­cio­nes a Ke­nia, Ugan­da e in­clu­so al­gu­nos te­rro­ris­tas lle­gan has­ta Ye­men.

Se con­si­de­ran co­mo par­te im­por­tan­te de la yihad mun­dial. La fo­to­gra­fía de la in­se­gu­ri­dad nos la dio el pa­sa­do mes de fe­bre­ro la elec­ción de Far­ma­jo co­mo pre­si­den­te, cuan­do los 329 dipu­tados que for­man el Par­la­men­to na­cio­nal tu­vie­ron que re­unir­se pa­ra vo­tar en un han­gar del ae­ro­puer­to de Mo­ga­dis­cio, la ca­pi­tal so­ma­lí. En 2016 So­ma­lia fue el país del que hu­ye­ron más ciu­da­da­nos, tam­bién Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal le con­si­de­ra co­mo la na­ción más co­rrup­ta del mun­do.

La misma pa­la­bra “co­rrup­ción”, allí no tie­ne el mis­mo sig­ni­fi­ca­do que en­tre no­so­tros, ya que no exis­te un po­der ju- di­cial que le pon­ga freno. El pai­sa­je del ham­bre es ate­rra­dor, jó­ve­nes es­que­lé­ti­cos pa­san el día sen­ta­dos a las som­bras mas­can­do qat, una hier­ba es­ti­mu­lan­te que les ayu­da a so­bre­vi­vir.

La ciu­dad de Mo­ga­dis­cio, la más pe­li­gro­sa de la Tie­rra, por en­ci­ma de Ca­ra­cas y Te­gu­ci­gal­pa, ofre­ce un pai­sa­je de bos­que que­ma­do. Muy le­jos que­dan aque­llos tiem­pos en que los vie­jos la re­cuer­dan co­mo la ciu­dad del oro y los per­fu­mes. Aho­ra es la ca­pi­tal de la de­sola­ción de la que ha hui­do, en es­tos úl­ti­mos diez años, la mi­tad de la po­bla­ción. Han que­da­do los más po­bres y des­am­pa­ra­dos, al tiem­po que se con­ver­tía en el re­fu­gio de los vio­len­tos. La cos­ta Nor­te de So­ma­lia, en la con­fluen­cia del gol­fo de Adén y el Océano Ín­di­co, es la ba­se in­ter­na­cio­nal de la pi­ra­te­ría, una flo­ta in­ter­na­cio­nal de bar­cos de guerra ha ido pa­ra pro­te­ger las flo­tas mer­can­tes.

la es­pe­ran­za de­mo­crá­ti­ca

El nue­vo pre­si­den­te, Moha­med Far­ma­jo, un hom­bre de 54 años for­ma­do en Es­ta­dos Uni­dos, que co­no­ce los pro­ble­mas que ate­na­zan al país, ha­bla de una nue­va So­ma­lia y por eso se ha plan­tea­do lu­char con­tra la co­rrup­ción, con­tra el te­rro­ris­mo y con­tra la po­bre­za, pe­ro lo tie­ne ca­si im­po­si­ble da­dos los me­dios de que dis­po­ne. El re­pre­sen­tan­te es­pe­cial de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra So­ma­lia, Mi­chael Kea­ting, ve la elec­ción de Far­ma­jo co­mo un hi­to ha­cia la de­mo­cra­cia.

Ya que al me­nos sa­be lo que quie­re ha­cer, tam­bién con­si­de­ra un avan­ce el he­cho de que en el nue­vo Par­la­men­to ha­ya un 30% de mu­je­res. Los que con­si­guie­ron es­ca­par deam­bu­lan por los paí­ses del nor­te de Áfri­ca jun­to a otros millones de con­de­na­dos de la Tie­rra co­mo los si­rios, los af­ga­nos o los ye­me­níes. El sue­ño de los so­ma­líes es tras­la­dar­se a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro Do­nald Trump les ha trun­ca­do tam­bién esa es­pe­ran­za, ya que ha ve­ta­do su en­tra­da en el so­ña­do pa­raí­so.

El pre­si­den­te Far­ma­jo ca­re­ce de me­dios pa­ra com­ba­tir la po­bre­za, la co­rrup­ción y la in­se­gu­ri­dad

Fo­to: FEISAL oMAR/REu­tERS

Una mu­jer en una calle de Mo­ga­dis­cio tras un aten­ta­do con­tra una co­mi­sa­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.