Ca­ta­lu­ña a 64 días del pul­so fi­nal

Tiempo - - LA CRÓNICA - Jo­sé one­to @one­to_p

Se­cre­to ab­so­lu­to so­bre la ley de re­fe­rén­dum que so­lo ha sido es­bo­za­da e in­si­nua­da, en el Tea­tro Na­cio­nal de Ca­ta­lu­ña (TNC), pe­ro no pu­bli­ca­da; de­ci­sión de no ha­cer pú­bli­co el co­rres­pon­dien­te de­cre­to pa­ra la com­pra de ur­nas, des­pués de que la Guar­dia Ci­vil ad­vir­tie­se a las empresas con­cur­san­tes de que co­me­te­rían un de­li­to si par­ti­ci­pa­ban en la fa­bri­ca­ción de unas ur­nas pa­ra un re­fe­rén­dum de­cla­ra­do ile­gal por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal; pur­ga en el Go­vern exi­gi­da por su vi­ce­pre­si­den­te, Oriol Jun­que­ras, y la CUP de to­dos los con­se­je­ros que ma­ni­fies­ten sus du­das so­bre la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum y no es­tén dis­pues­tos a po­ner en jue­go su pa­tri­mo­nio per­so­nal en la aven­tu­ra; ten­sión cre­cien­te en­tre dipu­tados del PDeCAT y de ERC, que for­man gru­po en el Par­la­men­to co­mo Junts pel Sí, y ofen­si­va ju­rí­di­ca del Go­bierno cen­tral con­tra los pla­nes de la Ge­ne­ra­li­tat.

Una ofen­si­va en los peo­res mo­men­tos de ese lar­go proceso ha­cia la in­de­pen­den­cia y la rup­tu­ra con Es­pa­ña que ini­ció el ex­pre­si­den­te Ar­tur Mas el 9 de no­viem­bre de 2014, por el que fue con­de­na­do por el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña (TSJC) a dos años de in­ha­bi­li­ta­ción por desobe­dien­cia y aho­ra, se­gún la pe­ti­ción de la fis­ca­lía, a una posible mul­ta de 5,2 millones de eu­ros, can­ti­dad que di­ce no te­ner, por lo que se­rá em­bar­ga­do. To­do eso en me­dio de la in­ter­ven­ción de la Guar­dia Ci­vil, en el Par­la­ment y en la Ge­ne­ra­li­tat, pa­ra re­gis­trar las de­pen­den­cias en bus­ca de prue­bas so­bre el pa­go de co­mi­sio­nes del 3% que, du­ran­te años, han ido a pa­rar al par­ti­do de los pa­dres in­de­pen­den­tis­tas, Jor­di Pu­jol i So­lei y Ar­tur Mas i Ga­va­rró.

Es­te es el pa­no­ra­ma a 64 días del anun­cia­do re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta del 1 de oc­tu­bre, pa­ra el que no hay ur­nas (la Ge­ne­ra­li­tat sos­tie­ne que las com­pra­rá en se­cre­to y no des­car­ta que la fa­bri­ca­ción se ha­ya en­car­ga­do ya en Chi­na), ni pa­pe­le­tas, ni lo­ca­les (los ayun­ta­mien­tos ya han sido ad­ver­ti­dos de la ile­ga­li­dad en la co­la­bo­ra­ción con los pla­nes in­de­pen­den­tis­tas y de cuan­tio­sas mul­tas), ni fun­cio­na­rios, que ya han anun­cia­do que per­ma­ne­ce­rán fie­les a la Cons­ti­tu­ción, ni si­quie­ra cen­so elec­to­ral. To­do un dis­pa­ra­te de un Pro­cés que ha des­ca­rri­la­do, se­gún co­rro­bo­ra­ba un gru­po de in­te­lec­tua­les, ar­tis­tas y es­cri­to­res que han de­ci­di­do re­cha­zar el re­fe­rén­dum por ile­gal. Que per­so­na­jes tan re­pre­sen­ta­ti­vos de la so­cie­dad ca­ta­la­na co­mo Juan Mar­sė, Eduar­do Men­do­za, Joan Ma­nuel Se­rrat, Fran­cis­co Ri­co, Javier Ma­ris­cal, Lluis Pas­cual, Ma­rio Gas o Isa­bel Coi­xet ha­yan pues­to de ma­ni­fies­to la ile­ga­li­dad de la con­sul­ta y la creen­cia de que el proceso ya ha des­ca­rri­la­do, es un du­ro gol­pe al in­de­pen­den­tis­mo por­que, ade­más, viene de un sec­tor que no tie­ne na­da que ver con “la ca­ver­na”, sino que es uno de los más re­pre­sen­ta­ti­vos de la cul­tu­ra ca­ta­la­na.

A es­te gol­pe le ha pre­ce­di­do una de­ci­sión que ha le­van­ta­do am­po­llas en Ca­ta­lu­ña al de­ci­dir el Go­bierno de Ma­riano

Ra­joy que vin­cu­la­rá el pa­go de los fon­dos re­gio­na­les a Ca­ta­lu­ña a la re­mi­sión de cer­ti­fi­ca­cio­nes se­ma­na­les que ga­ran­ti­cen que no se han au­to­ri­za­do gas­tos re­la­ti­vos a la con­sul­ta. La ame­na­za de cor­tar los fon­dos a la en­deu­da­da re­gión se

La ten­sión cre­ce cuan­do so­lo que­dan dos me­ses pa­ra el re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia, en me­dio del ma­yor mis­te­rio so­bre la for­ma de ac­tuar y pro­ce­der del Go­vern

pro­du­ce en un mo­men­to ya ten­so de la re­la­ción en­tre Ma­drid y Bar­ce­lo­na, a me­di­da que el en­vi­te in­de­pen­den­tis­ta se acer­ca a un pun­to de no retorno.

Y to­do eso, den­tro del ma­yor mis­te­rio so­bre la for­ma de ac­tuar y pro­ce­der. Es­ta se­ma­na ten­dría que de­ba­tir­se en el Par­la­men­to ca­ta­lán el pro­yec­to de ley esen­cial pa­ra las pre­ten­sio­nes in­de­pen­den­tis­tas, so­bre la que pi­lo­ta­rá pos­te­rior­men­te la ley del re­fe­rén­dum y que por de­ci­sión de los in­de­pen­den­tis­tas, se­rá de lec­tu­ra úni­ca, sin po­si­bi­li­dad de en­mien­das y apro­ba­dos to­dos sus ar­tícu­los por vía de ur­gen­cia, pa­ra no dar tiem­po al Go­bierno cen­tral a plan­tear los co­rres­pon­dien­tes re­cur­sos an­te el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, sin que eso su­pon­ga un freno a la ac­tua­ción del Go­bierno, que tie­ne mo­vi­li­za­dos to­dos los me­ca­nis­mos ju­rí­di­cos y le­ga­les, tie­ne aler­ta­da a la Abo­ga­cía del Es­ta­do, al Con­se­jo de Es­ta­do y tie­ne pre­vis­to, in­clu­so, anu­lar las va­ca­cio­nes de fun­cio­na­rios que tie­nen al­go que ver con el Pro­cés.

Por otra par­te, re­mi­so a uti­li­zar el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, por el que la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral asu­me de­ter­mi­na­das fun­cio­nes de la Ge­ne­ra­li­tat, y des­car­ta­da de mo­men­to la apli­ca­ción de la Ley de De­fen­sa Na­cio­nal, que es lo que real­men­te quie­ren los in­de­pen­den­tis­tas pa­ra mo­vi­li­zar a sus par­ti­da­rios, el Go­bierno pa­re­ce ha­ber da­do con la te­cla pa­ra des­mo­vi­li­zar a mu­chos na­cio­na­lis­tas de bo­qui­lla: la de que res­pon­dan con su pa­tri­mo­nio per­so­nal y fa­mi­liar de lo que es­tá cos­tan­do ese re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia que viene a ser una di­la­pi­da­ción de los cau­da­les pú­bli­cos. En cuan­to les ha afec­ta­do a la car­te­ra, han sido mu­chos los que han da­do un pa­so atrás, al­go que ha sido uti­li­za­do por Jun­que­ras y la CUP pa­ra for­zar una au­tén­ti­ca pur­ga en el Go­vern, que se ha ex­ten­di­do has­ta la misma je­fa­tu­ra de los Mossos d’Es­qua­dra, que en caso de con­flic­to ten­drá que obe­de­cer las ór­de­nes constitucionales que re­ci­ba del Go­bierno cen­tral, aun­que el nue­vo con­se­ller de In­te­rior, Joa­quim Forn, ase­gu­ra que los Mossos res­pe­ta­rán la le­ga­li­dad ca­ta­la­na y que no so­lo no im­pe­di­rán la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum, sino que la “fa­ci­li­ta­ran”. Al­go tan sor­pren­den­te co­mo lo que ha ma­ni­fes­ta­do el pro­pio pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat al pe­rió­di­co fran­cés

Le Fi­ga­ro: que si el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal le sus­pen­de de sus fun­cio­nes, co­mo ca­be den­tro de sus com­pe­ten­cias, no acep­ta­rá la de­ci­sión. “So­lo el Par­la­men­to ca­ta­lán pue­de sus­pen­der­me”, ha desafia­do al pro­pio Ra­joy y al Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.