AD­MI­RAR A VE­LÁZ­QUEZ LE PER­DIÓ

Tiempo - - ACTUALIDAD - ig­na­cio vidal-Folch vi­sio­nes

El ejem­plo de los más gran­des, el de­seo de emu­lar­los, es es­tu­pen­do y pue­de ser de­ci­si­vo. Pien­so, por ejem­plo, en Joan Po­nç, el je­fe de Dau al Set, al que La Pe­dre­ra de Bar­ce­lo­na le de­di­ca­rá una re­tros­pec­ti­va en oto­ño. Sien­do un adolescente des­orien­ta­do que no sa­bía a qué de­di­car­se, Po­nç es­tu­vo en To­le­do; allí tu­vo oca­sión de con­tem­plar El en­tie­rro del con­de de Or­gaz, que es lo más ca­bal que pue­des ha­cer si es­tás en To­le­do (ade­más de vi­si­tar el mu­seo mi­li­tar); y allí mis­mo de­ci­dió ser pin­tor, pa­ra pin­tar, con igual de­ta­llis­mo que El Gre­co, la vida ma­te­rial y el en­sue­ño es­pi­ri­tual.

Otro ejem­plo: sien­do un jo­ven­ci­to, Yves Tan­guy vio ca­sual­men­te en una ga­le­ría de Pa­rís un pai­sa­je me­ta­fí­si­co de De Chi­ri­co. Y, ful­mi­na­do por la evi­den­cia, en ese mis­mo mo­men­to de­ci­dió ser pin­tor.

Aho­ra bien, ya que he men­cio­na­do a De Chi­ri­co –hay una gran re­tros­pec­ti­va en Bar­ce­lo­na–, di­ré que la in­fluen­cia de un gran maes­tro, de un gran ar­tis­ta, tam­bién pue­de ser ne­fas­ta. Co­mo la in­fluen­cia de Ve­láz­quez so­bre, pre­ci­sa­men­te, De Chi­ri­co, pin­tor de pla­zas de­sier­tas y me­lan­có­li­cas, de ma­ni­quíes enig­má­ti­cos, de som­bras lar­gas, que tan de­ci­si­vo fue no so­lo pa­ra Tan­guy sino pa­ra Da­lí, y Ca­rrá, y en ge­ne­ral pa­ra la con­fi­gu­ra­ción del ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo del ar­te moderno.

Hay que de­cir que en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX De Chi­ri­co era un ar­tis­ta vi­sio­na­rio e in­flu­yen­te. Pe­ro un buen día, en el Lou­vre, con­tem­pló un cua­dro de Ve­láz­quez –que su­pon­go que se­ría un re­tra­to de la in­fan­ta Ma­ría Mar­ga­ri­ta, la pro­ta­go­nis­ta de Las me­ni­nas–, y la vi­sión le tras­tor­nó has­ta el ex­tre­mo de ha­cer­le cam­biar ra­di­cal­men­te de re­gis­tro pic­tó­ri­co.

¡Ay! A par­tir de la vi­si­ta al Lou­vre, el Pic­tor Op­ti­mus, co­mo con in­jus­ti­fi­ca­da so­ber­bia se de­fi­nía, de­ci­dió “vol­ver al or­den” y se pu­so a pin­tar a la ma­ne­ra de Ve­láz­quez, y peor aún, de Ru­bens, ar­tis­ta opu­len­to, car­no­so, al que no so­por­to. Aquel ita­liano que te­nía tan­tí­si­mo ta­len­to, in­clu­so pa­ra po­ner­le a sus cua­dros tí­tu­los poé­ti­cos, in­cu­rrió de­ci­di­da­men­te en el kitsch.

Ayer subí a Mont­juich pa­ra ver la re­tros­pec­ti­va De Chi­ri­co. Cai­xafo­rum es­ta­ba lleno de niños, esa pla­ga. (¡qué ma­nía de re­pro­du­cir­se tie­ne la ple­be!). No pu­de aguan­tar mu­cho, quin­ce o vein­te mi­nu­tos. No po­día so­por­tar ni los gri­ti­tos in­fan­ti­les ni tan­ta ver­dad pic­tó­ri­ca: pues an­te mí se des­ple­ga­ba el ra­ro dra­ma de un ar­tis­ta que re­ci­bió el don de los cie­los pe­ro lue­go des­ca­rri­ló es­tre­pi­to­sa­men­te... por cul­pa de Ve­láz­quez, na­da me­nos.

De Chi­ri­co fue co­mo el pro­fe­sor Un­rath, que se des­vió del rec­to ca­mino por ad­mi­rar de­ma­sia­do las pier­nas de Mar­le­ne Die­trich; co­mo el con­duc­tor de un co­che que se pre­ci­pi­ta al abis­mo por­que el GPS le en­ga­ña; co­mo Héc­tor, que en­ga­ña­do por la dio­sa Pa­las Ate­nea se en­fren­ta fa­tal­men­te a Aqui­les a los pies de las mu­ra­llas de Tro­ya.

¡Ay, De Chi­ri­co! Con lo bien en­ca­mi­na­do que ibas, ¿por qué te equi­vo­cas­te tan­to? Ad­mi­rar a Ve­láz­quez fue tu per­di­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.