Obli­ga­dos a vo­tar

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - ga­briel elo­rria­ga @ga­brie­lo­rria­ga

Des­de el ins­tan­te de su crea­ción el mo­de­lo au­to­nó­mi­co fue po­lé­mi­co. Quie­nes lo im­pul­sa­ron pu­die­ron ver en la Cons­ti­tu­ción co­sas muy dis­tin­tas pues lo cier­to es que el tex­to ape­nas apun­tó unos pro­ce­di­mien­tos pa­ra ejer­cer el de­re­cho a la au­to­no­mía, es­bo­zó una es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal mí­ni­ma, una ta­bla de com­pe­ten­cias orien­ta­ti­va y unas nor­mas es­ca­sas pa­ra su fi­nan­cia­ción. El tor­be­llino de fuer­zas desata­do lle­vó con no­ta­ble ra­pi­dez a la ge­ne­ra­li­za­ción del au­to­go­bierno re­gio­nal, y pron­to sur­gie­ron du­das y re­ce­los. En el ve­rano de 1982, fru­to del acuer­do en­tre el Go­bierno de UCD y el PSOE, se pre­sen­tó el pro­yec­to de Ley Or­gá­ni­ca de Ar­mo­ni­za­ción del Proceso Au­to­nó­mi­co (Loa­pa) pos­te­rior­men­te cer­ce­na­do por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal. Des­de en­ton­ces las le­yes de ar­mo­ni­za­ción de­ja­ron de ser una op­ción po­lí­ti­ca­men­te acep­ta­ble.

Jun­to a la ar­mo­ni­za­ción, el ar­tícu­lo 155 es el otro ta­bú cons­ti­tu­cio­nal. La nor­ma no pue­de ser más cla­ra: si una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma no cum­ple sus obli­ga­cio­nes constitucionales, o aten­ta gra­ve­men­te con­tra el in­te­rés ge­ne­ral, el Go­bierno adop­ta­rá las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra obli­gar al cum­pli­mien­to de di­chas obli­ga­cio­nes o pa­ra pro­te­ger el men­cio­na­do in­te­rés. Es­te ar­tícu­lo ha en­con­tra­do ya mo­ti­vos pa­ra su in­vo­ca­ción en dos oca­sio­nes. En 1989 el Eje­cu­ti­vo so­cia­lis­ta lle­gó a efec­tuar el re­que­ri­mien­to pre­vio pre­vis­to en la Cons­ti­tu­ción a Ca­na­rias por no apli­car el desar­me aran­ce­la­rio exi­gi­do tras nues­tra in­te­gra­ción en Eu­ro­pa. La co­mu­ni­dad se avino y el pro­ble­ma que­dó re­suel­to. La se­gun­da se dio con la apro­ba­ción de la Ley Or­gá­ni­ca de Es­ta­bi­li­dad Pre­su­pues­ta­ria en 2012, que ex­pre­sa­men­te fun­da­men­ta sus “me­di­das

la cri­sis en Ca­ta­lu­ña so­lo se re­sol­ve­rá cuan­do el elec­to­ra­do ca­ta­lán dé el pro­ta­go­nis­mo a quie­nes bus­can el diá­lo­go

de cum­pli­mien­to for­zo­so” en el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción. En am­bas oca­sio­nes han sido la eco­no­mía y las fi­nan­zas pú­bli­cas las que han llevado a re­cu­rrir a es­ta nor­ma.

Es evi­den­te que es­ta­mos aho­ra an­te una si­tua­ción más gra­ve. Des­de ha­ce tiem­po se uti­li­za de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta y sis­te­má­ti­ca un ór­gano crea­do en ba­se a la Cons­ti­tu­ción –el Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña– pa­ra aten­tar con­tra sus fun­da­men­tos. El Go­bierno de la Na­ción tie­ne la obli­ga­ción cons­ti­tu­cio­nal de pro­te­ger el in­te­rés ge­ne­ral y es­tá do­ta­do de los ins­tru­men­tos pa­ra ha­cer­lo. Su ejer­ci­cio no es una op­ción, es una obli­ga­ción. Si se die­se el caso de una de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia pro­nun­cia­da des­de los ór­ga­nos au­to­nó­mi­cos exis­ten­tes no que­da­ría otra op­ción que su di­so­lu­ción por el úni­co cau­ce cons­ti­tu­cio­nal­men­te posible: la in­me­dia­ta con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas. En el mo­men­to en el que el Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat se si­túe al mar­gen de la Cons­ti­tu­ción Ra­joy de­be­rá exi­gir elec­cio­nes y, de no hacerse, ha­brá de asu­mir las com­pe­ten­cias pa­ra con­vo­car a los ca­ta­la­nes a las ur­nas. Quie­nes ha­yan in­cu­rri­do en res­pon­sa­bi­li­dad que­da­rán in­ha­bi­li­ta­dos. Por­que la cri­sis po­lí­ti­ca desata­da en Ca­ta­lu­ña no se re­sol­ve­rá ja­más me­dian­te un pac­to con los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas sino que en­con­tra­rá cau­ce de so­lu­ción cuan­do el elec­to­ra­do ca­ta­lán dé el pro­ta­go­nis­mo a quie­nes bus­can el diá­lo­go y el acuer­do. Pa­ra ha­cer­lo posible hay que cons­truir — al­ter­na­ti­vas po­lí­ti­cas via­bles y lla­mar a las ur­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.