Ca­pi­ta­lis­mo emo­cio­nal

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Ya di­jo Pas­cal Bruck­ner que he­mos pa­sa­do de la fe­li­ci­dad co­mo de­re­cho a la fe­li­ci­dad co­mo im­pe­ra­ti­vo. Aña­di­ría que en es­ta épo­ca es­ti­val nos sen­ti­mos aún más obli­ga­dos a ser fe­li­ces. Au­to­res muy di­ver­sos se han re­be­la­do con­tra la im­po­si­ción de esa exi­gen­cia ca­si en­fer­mi­za de bus­car la fe­li­ci­dad a to­da cos­ta. Bar­ba­ra Eh­ren­reich es­cri­bió con gran acier­to so­bre la ti­ra­nía del pen­sa­mien­to po­si­ti­vo, del que aún se­gui­mos arras­tran­do múl­ti­ples se­cue­las. Una de las más mo­les­tas es creer­nos cul­pa­bles en caso de no al­can­zar ese ob­je­ti­vo. Mu­chas per­so­nas se as­fi­xian an­te la im­po­si­bi­li­dad de com­par­tir mo­men­tos con­cre­tos de tristeza o de­cai­mien­to, a no ser que ten­gan me­dios pa­ra pa­gar la con­sul­ta de un pro­fe­sio­nal.

La otra tar­de me con­tó un ta­xis­ta la an­gus­tia que le pro­du­cía no po­der ha­blar con na­die so­bre los de­ta­lles de su trau­má­ti­co di­vor­cio. Su ma­dre le ro­ga­ba que no le amar­ga­se la vida con esas historias y los ami­gos le es­qui­va­ban ca­da vez que in­ten­ta­ba re­fe­rir­se al do­lor que le cau­sa­ba la ac­ti­tud de su ex y la pe­no­sa se­pa­ra­ción de su hi­jo de 2 años. En el cen­tro de sa­lud le di­je­ron que no te­nía de­re­cho ni a psi­có­lo­go ni a psi­quia­tra, y le pres­cri­bie­ron un an­sio­lí­ti­co pa­ra que se cal­ma­se un po­co y pu­die­ra dor­mir. Des­pués de desaho­gar­se con­mi­go y pe­dir­me las co­rres­pon­dien­tes dis­cul­pas, el po­bre hom­bre me con­fe­só que se sen­tía cul­pa­ble por un do­ble mo­ti­vo: di­vor­ciar­se y, ade­más, es­tar tan tris­te.

La gen­te de su en­torno le de­cía que ya es­ta­ba bien, que re­sul­ta­ba ri­dícu­lo, pues ya iba sien­do ho­ra de que su­pe­ra­se la tristeza. Me pre­gun­to cuál es el ori­gen de es­ta ser­vi­dum­bre y en­cuen­tro la res­pues­ta en un li­bro muy acla­ma­do de Wi­lliam

al po­der le con­vie­ne con­tro­lar los es­ta­dos de áni­mo y lo ha­ce a tra­vés de men­sa­jes su­bli­mi­na­les

Da­vis, La in­dus­tria de la fe­li­ci­dad, don­de ex­pli­ca quién se be­ne­fi­cia de nues­tra eu­fo­ria per­ma­nen­te. Sos­tie­ne que la bús­que­da de la fe­li­ci­dad ha sido apro­ve­cha­da por Go­bier­nos, par­ti­dos y gran­des empresas pa­ra ma­ni­pu­lar a la so­cie­dad en vez de sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des. La con­sig­na de lo que el au­tor lla­ma ca­pi­ta­lis­mo emo­cio­nal po­dría ser: “Sé po­si­ti­vo y olvídate de tus pro­ble­mas”. Por­que el ob­je­ti­vo de los po­de­ro­sos no es, co­mo pro­cla­man, so­lu­cio­nar los pro­ble­mas de la gen­te y aten­der sus ne­ce­si­da­des sociales, sino fo­men­tar el con­su­mis­mo, la obe­dien­cia so­cial y dar prio­ri­dad a la com­pe­ti­ción por de­lan­te de la coope­ra­ción. Les con­vie­ne con­tro­lar los es­ta­dos de áni­mo y lo ha­cen por me­dio de múl­ti­ples men­sa­jes su­bli­mi­na­les, so­bre to­do, a tra­vés de las re­des sociales; siem­pre se­rá me­jor pa­ra el po­der tra­tar con per­so­nas con­ten­tas y su­pues­ta­men­te sa­tis­fe­chas, que en­fren­tar­se con una ma­sa de in­dig­na­dos. To­do nos ani­ma a ol­vi­dar el ma­les­tar y dis­fru­tar del mo­men­to, por­que es el me­jor ca­mino pa­ra vol­ver­nos con­for­mis­tas y no pro­tes­tar. A tra­vés de un mi­nu­cio­so re­co­rri­do his­tó­ri­co que ini­cia a me­dia­dos del si­glo XVIII, Da­vis afir­ma que el fo­men­to de la in­dus­tria de la fe­li­ci­dad es un ob­je­ti­vo irre­nun­cia­ble pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des pro­duc­ti­vas del sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta. Sos­pe­cho que el ca­mino es in­fi­ni­to, por­que co­mo de­cía Gas­ton Ba­che­lard, lo su­per­fluo do­mi­na so­bre lo ne­ce­sa­rio, al igual que lo gastronómico so­bre lo ali­men­ti­cio. Y es que los hu­ma­nos so­mos más crea­ción del de­seo que de la ne­ce­si­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.