La mo­ne­da más ca­ra del mun­do

Los bit­coins ro­zan de nue­vo los 3.000 dó­la­res. Su al­ta vo­la­ti­li­dad ha crea­do y des­trui­do for­tu­nas. Así fun­cio­na la prin­ci­pal crip­to­di­vi­sa en cir­cu­la­ción

Tiempo - - News - por Luis Cal­vo lcal­vo@gru­po­ze­ta.es

EO­tro de los hi­tos que mar­ca­rá pa­ra el fu­tu­ro es­ta di­vi­sa ocu­rría a prin­ci­pios de es­te mes. La mo­ne­da superó sin gran­des dra­mas la división pre­vis­ta por la crea­ción de Bit­coin Cash, una al­ter­na­ti­va crea­da por al­gu­nos crí­ti­cos pa­ra tra­tar de su­pe­rar los pro­ble­mas de ve­lo­ci­dad en las transac­cio­nes. La so­lu­ción adop­ta­da por la in­men­sa ma­yo­ría de los usua­rios, man­te­ner­se fiel a la mo­ne­da ori­gi­nal y su so­lu­ción téc­ni­ca, per­mi­ti­rá conservar a la co­mu­ni­dad uni­da y de­mues­tra que Bit­coin es fá­cil­men­te es­ca­la­ble si vuel­ve a pre­sen­tar­se el pro­ble­ma. En to­do ca­so, más allá de las reac­cio­nes que es­ta división pro­vo­que en las pró­xi­mas se­ma­nas, ca­si im­po­si­bles de pre­de­cir, aún mu­cha gen­te des­co­no­ce có­mo fun­cio­na, se crea, se com­pra o quién es­tá de­trás de la crip­to­mo­ne­da más fa­mo­sa.

l 22 de ma­yo de 2010 el pro­gra­ma­dor es­ta­dou­ni­den­se Lasz­lo Han­yecz te­nía ham­bre. Y bit­coins, una mo­ne­da crea­da ape­nas un año an­tes, prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­da y con un fu­tu­ro in­cier­to. Nun­ca na­die la ha­bía uti­li­za­do pa­ra com­prar na­da fue­ra de la web y ca­re­cía de cual­quier an­cla­je vin­cu­la­do a la eco­no­mía real. Lasz­lo, uno de los pio­ne­ros que ha­bía con­fia­do en la tec­no­lo­gía que res­pal­da­ba la mo­ne­da, de­ci­dió dar­le un em­pu­je. Ofre­ció en un fo­ro de In­ter­net 10.000 bit­coins a cam­bio de dos piz­zas “con ce­bo­lla, pi­mien­tos, sal­chi­chas, cham­pi­ño­nes, to­ma­tes... co­sas nor­ma­les”. Y un usua­rio, Jer­cos, acep­tó. Nin­gún co­mer­cio ad­mi­tía bit­coins, así que las com­pró con su tar­je­ta de cré­di­to en la ca­de­na Pa­pa John’s y se las man­dó a Lasz­lo. Su va­lor, 41 dó­la­res (35 eu­ros). Fue la pri­me­ra com­pra de bie­nes pa­ra la que se usó la nue­va mo­ne­da, un hi­to que mar­ca­ría el prin­ci­pio de un rá­pi­do cre­ci­mien­to de su va­lor. En enero de 2011 ya va­lían ca­si 10 ve­ces más. Y al cie­rre de es­ta edi­ción, esos 10.000 bit­coins te­nían ya un va­lor de 27,46 mi­llo­nes de dó­la­res (23,2 mi­llo­nes de eu­ros).

¿Qué Es un bit­coin?

El bit­coin fue la pri­me­ra mo­ne­da vir­tual des­cen­tra­li­za­da. No tie­ne nin­gún Es­ta­do que la res­pal­de ni una re­pre­sen­ta­ción fí­si­ca en el mun­do real. Se ba­sa en ano­ta­cio­nes con­ta­bles in­for­má­ti­cas que son ve­ri­fi­ca­das por no­dos (or­de­na­do­res de­di­ca­dos a

Exis­ten 16,5 mi­llo­nes de bit­coins, con una ca­pi­ta­li­za­ción de 45.000 mi­llo­nes de dó­la­res. En 2140 de­ja­rán de crear­se nue­vos

esa la­bor) co­nec­ta­dos a la red y re­gis­tra­das en una ca­de­na (block­chain), que per­mi­te a cual­quie­ra com­pro­bar la exis­ten­cia de to­das las transac­cio­nes rea­li­za­das has­ta el mo­men­to. Nin­gu­na en­ti­dad lle­va las cuen­tas ni res­pon­de del va­lor de la mo­ne­da. Son mi­les de or­de­na­do­res par­ti­cu­la­res por to­do el mun­do quie­nes rea­li­zan esa la­bor y el va­lor se es­ta­ble­ce por la ley de la ofer­ta y la de­man­da. Eso per­mi­te ope­rar de es­pal­das a cual­quier au­to­ri­dad cen­tral, sea un Es­ta­do o un ban­co. Las cuen­tas no pue­den ser con­ge­la­das y los pa­gos se ha­cen de per­so­na a per­so­na, sin nin­gún ti­po de in­ter­me­dia­ción. Per­mi­ten pa­gos rá­pi­dos des­de y a cual­quier país del mun­do, ca­si exen­tos de co­mi­sión y de for­ma irreversible, lo que apor­ta se­gu­ri­dad a quien re­ci­be el di­ne­ro. Ade­más es im­po­si­ble de fal­si­fi­car da­do el com­ple­jo sis­te­ma de ano­ta­ción crip­to­grá­fi­ca y per­mi­te cier­to ano­ni­ma­to a sus usua­rios. Los bit­coins es­tán iden­ti­fi­ca­dos a tra­vés de có­di­gos pú­bli­cos, com­par­ti­dos por to­da la red, pe­ro no es ne­ce­sa­rio que esos có­di­gos va­yan li­ga­dos a nin­gu­na iden­ti­dad fí­si­ca. El pro­pie­ta­rio los con­tro­la a tra­vés de una cla­ve que le da ac­ce­so a su mo­ne­de­ro di­gi­tal. Sin la cla­ve, re­sul­ta im­po­si­ble que na­die ope­re con ellos.

¿cuán­to va­lE y cuán­tos hay?

Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas a los que se en­fren­ta Bit­coin es la al­ta vo­la­ti­li­dad que ca­rac­te­ri­za a su cam­bio, con caí­das y subidas del 30% y 40% en unos pocos días. En fe­bre­ro de 2011 superó en va­lor al dó­lar y cua­tro me­ses más tar­de se cam­bia­ba por 32. Su ma­yor subida lle­gó dos años des­pués, en­tre oc­tu­bre y no­viem­bre de 2013, cuan­do pa­só de los 202 a los 1.120 dó­la­res. E in­me­dia­ta­men­te lle­gó la co­rrec­ción. Unos me­ses más tar­de vol­vía a mo­ver­se en torno a los 200. Cuan­do se edi­tó es­te nú­me­ro un bit­coin se po­día com­prar por 2.746 dó­la­res (2.326 eu­ros), un po­co me­nos que en su má­xi­mo his­tó­ri­co, ca­si 3.000 (2.541 eu­ros), el pa­sa­do ju­nio. Los al­tos pre­cios se de­ben, en gran me­di­da, a su es­ca­sez y la in­ca­pa­ci­dad de ace­le­rar su crea­ción pa­ra res­pon­der a la al­ta de­man­da. En la ac­tua­li­dad exis­ten en cir­cu­la­ción al­re­de­dor de 16,5 mi­llo­nes de bit­coins, con una ca­pi­ta­li­za­ción cer­ca­na a los 45.000 mi­llo­nes de dó­la­res (38.000 mi­llo­nes de eu­ros). El rit­mo de crea­ción de nue­vos bit­coins es­tá pre­fi­ja­do. Ca­da diez mi­nu­tos apro­xi­ma­da­men­te sur­ge un nue­vo pa­que­te, aun­que ca­da vez con me­nos mo­ne­das. En ma­yo de 2140 se al­can­za­rán los 21 mi­llo­nes de uni­da­des y en­ton­ces se de­ten­drá su pro­duc­ción. El 99% de es­tos 21 mi­llo­nes es­ta­rán dis­po­ni­bles en 2030, mien­tras que el 1% res­tan­te se pon­drá en cir­cu­la­ción en­tre 2030 y 2140. Su ca­rác­ter di­gi­tal e in­ma­te­rial le per­mi­ti­rá, pe­se a su es­ca­sez y el al­tí­si­mo pre­cio de ca­da mo­ne­da, se­guir sien­do fun­cio­nal pa­ra la com­pra­ven­ta de bie­nes. Ca­da bit­coin es­tá di­vi­di­do en 100.000.000 sa­tos­his (en ho­nor a su crea­dor) la uni­dad mí­ni­ma con la que se pue­den ha­cer in­ter­cam­bios.

¿có­mo sE puE­dEn ad­Qui­rir?

Lo pri­me­ro que ne­ce­si­ta el usua­rio es des­car­gar un pro­gra­ma que le sir­va co­mo mo­ne­de­ro elec­tró­ni­co en su or­de­na­dor o mó­vil. En él se guar­da­rán las cla­ves pri­va­das que se ne­ce­si­tan pa­ra ac­ce­der a los bit­coins re­gis­tra­dos. Sin ellas, que­da­rán fue­ra de la cir­cu­la­ción y ni su pro­pie­ta­rio ni na­die po­drá nun­ca más uti­li­zar­los. Es im­por­tan­te en­crip­tar y ase-

gu­rar las cla­ves, si no las pro­te­ge­mos al­guien po­dría trans­fe­rir a su cuen­ta to­do nues­tro ca­pi­tal. Una vez des­car­ga­do el mo­ne­de­ro, hay tres for­mas de ob­te­ner bit­coins: co­mo pa­go por nues­tros servicios, com­prán­do­los di­rec­ta­men­te con otra di­vi­sa o a con la crea­ción de nue­vas mo­ne­das. Nos cen­tra­re­mos, por el mo­men­to, en la se­gun­da. Exis­ten mul­ti­tud de ca­sas de cam­bio que nos per­mi­ten com­prar bit­coins me­dian­te otras di­vi­sas. So­lo ha­ce fal­ta re­gis­trar­se y, por la can­ti­dad es­ti­pu­la­da por el ti­po de cam­bio de ese mo­men­to, ad­qui­rir la mo­ne­da. Son las ca­sas de cam­bio quie­nes se en­car­gan de ca­sar las ofer­tas de ven­ta con la de­man­da de com­pra en fun­ción de los pre­cios pro­pues­tos. Las po­si­bi­li­da­des de elec­ción son in­men­sas. Al­gu­nas de las clá­si­cas son Bits­tamp, Coin­ba­se, Kra­ken o Bit­coin.de, pe­ro ca­da zo­na del mun­do tie­ne sus ca­sas más po­pu­la­res. El pa­go se rea­li­za con tar­je­ta de cré­di­to y los bit­coins son en­via­dos di­rec­ta­men­te al mo­ne­de­ro elec­tró­ni­co del com­pra­dor. Idén­ti­co sis­te­ma es vá­li­do pa­ra ven­der. El pro­pie­ta­rio acu­de a una de las ca­sas de

1 — Pa­ra ha­cer transac­cio­nes bas­ta con es­ca­near con el mó­vil un có­di­go QR. Fo­to: Jo­nat­han Raa/ Pa­ciFic PRess

— 1

2 — Los ca­je­ros que cam­bian bit­coins por dó­la­res o eu­ros son ya una reali­dad. Fo­to: steP­ha­ne De saKU­tin/Getty imaGes

— 2

Fo­to: PaUl Ra­tJe/ Getty imaGes

Gran­jas chi­nas La ren­ta­bi­li­dad del mi­na­do de bit­coins y el ba­jo pre­cio de la elec­tri­ci­dad, ne­ce­sa­ria pa­ra ello, han he­cho que Chi­na aca­pa­re la ma­yo­ría de las nue­vas mo­ne­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.