Trump, Maduro y Puig­de­mont, el trío de la ben­ci­na

Tiempo - - News - Agus­tín Va­lla­do­lid @Agus­tin2666

Aun­que hay com­pa­ra­cio­nes que pue­den re­sul­tar des­afor­tu­na­das, en cier­tos mo­men­tos con­vie­ne tes­tar coin­ci­den­cias y dis­pa­ri­da­des en reali­da­des po­lí­ti­cas que se tie­nen por de­mo­cra­cias, pe­ro cu­yos di­ri­gen­tes ac­túan de for­ma desacor­de con las re­glas de jue­go que de­bie­ran re­gir en un ré­gi­men de li­ber­ta­des ple­nas. De ahí que sea del to­do per­ti­nen­te bus­car pa­re­ci­dos en­tre las cau­sas que han pro­vo­ca­do un evi­den­te de­te­rio­ro del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co en lu­ga­res tan ale­ja­dos en­tre sí co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Ve­ne­zue­la y Ca­ta­lu­ña. Ex­pre­sa­do de otro mo­do y en for­ma de pre­gun­ta: ¿en qué se pa­re­cen los Es­ta­dos Uni­dos de Trump, la Ve­ne­zue­la de Maduro y la Ca­ta­lu­ña de Puig­de­mont?

Pa­ra em­pe­zar, en que son lu­ga­res fic­ti­cios. Ni los Es­ta­dos Uni­dos de Trump son los Es­ta­dos Uni­dos, ni mu­cho me­nos Ve­ne­zue­la es la que pro­cla­ma Maduro o Ca­ta­lu­ña, la que pre­ten­den ven­der­nos Puig­de­mont y Jun­que­ras. Re­co­noz­ca­mos en cual­quier ca­so que son fic­cio­nes par­cial­men­te exi­to­sas, con un na­da des­pre­cia­ble res­pal­do de ciu­da­da­nos que han com­pra­do de bue­na fe una mer­can­cía fa­bri­ca­da a par­tir de la mis­ma ma­te­ria pri­ma: la pro­me­sa de un mun­do me­jor. Un mun­do pe­que­ño, ra­quí­ti­co, pe­ro fe­liz. Na­cio­na­lis­mo y po­pu­lis­mo a partes igua­les, una com­bi­na­ción im­ba­ti­ble en tiem­pos de cri­sis, pe­ro

cons­trui­da so­bre cua­tro pea­nas frau­du­len­tas: la men­ti­ra sis­te­má­ti­ca cui­da­do­sa­men­te re­ves­ti­da de ve­ro­si­mi­li­tud, el me­nos­pre­cio de la ley, el des­dén ha­cia las mi­no­rías y el con­trol del po­der por par­te de di­ri­gen­tes que ocul­tan su me­dio­cri­dad tras un dis­fraz de fa­na­tis­mo.

No hay que des­pre­ciar nun­ca, co­mo elemento de aná­li­sis, las cir­cuns­tan­cias en las que al­guien a quien no se es­pe­ra ac­ce­de a ma­ne­jar los re­sor­tes del po­der. Sin el sis­te­má­ti­co fal­sea­mien­to de la reali­dad, sin la uti­li­za­ción de in­gen­tes re­cur­sos pro­pa­gan­dís­ti­cos des­ti­na­dos a des­truir al ad­ver­sa­rio y fa­bri­car una ver­dad pa­ra­le­la, nin­guno de es­tos qua­si­mo­dos de la po­lí­ti­ca es­ta­ría don­de es­tá. Gra­cias a ese en­sue­ño en­gra­sa­do con mi­llo­nes de dó­la­res de una Amé­ri­ca in­con­ta­mi­na­da que re­cu­pe­ra su li­de­raz­go mun­dial, un ti­po co­mo Trump es el lí­der más po­de­ro­so de la Tie­rra. Un lí­der que es una ver­güen­za pa­ra los de­mó­cra­tas, tie­ne el du­do­so mé­ri­to de ha­ber con­se­gui­do di­vi­dir más que en nin­gu­na otra épo­ca re­cien­te a los nor­te­ame­ri­ca­nos y no ha si­do ca­paz de apro­bar en seis me­ses ni una so­la ley. Una ca­la­mi­dad.

Y qué de­cir de Maduro. El an­ti­guo guar­daes­pal­das y con­duc­tor de au­to­bu­ses es un buen ejem­plo de has­ta qué pun­to la elec­ción equi­vo­ca­da del per­so­na­je más equi­vo­ca­do de los po­si­bles pue­de des­truir una ta­rea que tu­vo su ca­ra bue­na y lle­var a una sociedad al bor­de del en­fren­ta­mien­to ci­vil. Y es que en la his­to­ria hay so­bra­dos ejem­plos de me­dia­nías que al­can­za­ron de re­bo­te el po­der y pro­vo­ca­ron des­tro­zos de los que los paí­ses su­frien­tes tar­da­ron mu­cho tiem­po en re­cu­pe­rar­se. Sin ir más le­jos, ¿les sue­na un tal Francisco Fran­co?

Po­lí­ti­cos-ma­rio­ne­tas

Car­les Puig­de­mont es­ta­ba com­pran­do en un su­per­mer­ca­do de Gerona cuan­do re­ci­bió una lla­ma­da: “Car­les, ma­ña­na te va­mos a pro­po­ner co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat”. Era Ar­tur Mas, ejer­cien­do de Hu­go Chá­vez, eli­gien­do a su Maduro. Un don na­die, en tér­mi­nos po­lí­ti­cos, a quien po­der ma­ne­jar. Una ma­rio­ne­ta ma­lea­ble que acep­ta­ra lle­var ade­lan­te, en­tre otras co­sas, un plan de en­cu­bri­mien­to de res­pon­sa­bi­li­da­des pe­na­les fru­to de la co­rrup­ción. Un tí­te­re dis­pues­to a po­ner la ca­ra y a aban­do­nar la tris­te nó­mi­na del ano­ni­ma­to.

Al igual que im­por­ta el con­tex­to en el que al­guien fue nom­bra­do, tam­bién es con­ve­nien­te no sub­es­ti­mar los efec­tos que en el bie­nes­tar pú­bli­co pue­de lle­gar a pro­vo­car la elec­ción de una me­dio­cri­dad; al­guien a quien se ofre­ce la opor­tu­ni­dad úni­ca de pa­sar a los li­bros de his­to­ria cuan­do su má­xi­ma as­pi­ra­ción, en cir­cuns­tan­cias nor­ma­les, no ha­bría ido más allá de pre­ten­der que al­gún día le pu­sie­ran su nom­bre a una ca­lle en las afue­ras de su ciu­dad na­tal.

El dra­ma de Ca­ta­lu­ña no es que es­té hoy en ma­nos de un gru­po de ra­di­ca­les de­ci­di­dos a di­na­mi­tar las ba­ses de una exi­to­sa con­vi­ven­cia. Su des­di­cha es es­tar se­cues­tra­da, por pri­me­ra vez, por una cla­se po­lí­ti­ca cu­ya vul­ga­ri­dad es su­pe­rior a la del res­to del Es­ta­do; por unos in­di­vi­duos de tan es­ca­sa in­te­li­gen­cia que no han te­ni­do más op­ción que convertir al­go tan com­ple­jo co­mo la po­lí­ti­ca en un me­ro ac­to de fe.

Ca­ta­lu­ña es­tá se­cues­tra­da por una cla­se po­lí­ti­ca cu­ya vul­ga­ri­dad es su­pe­rior a la del res­to del Es­ta­do

An­dreu dAl­mAu/efe

Car­les puig­de­mont en un pleno del par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.