Lady Di: los mis­te­rios que no en­ca­jan

Vein­te años des­pués del ac­ci­den­te que aca­bó con la vi­da de la prin­ce­sa, los enig­mas que ro­dean el su­ce­so si­guen ali­men­tan­do las teo­rías cons­pi­ra­to­rias

Tiempo - - News - por Fer­nan­do Rue­da

El 31 de agos­to se cum­plen 20 años del fa­lle­ci­mien­to de Lady Di. Una de las prin­ce­sas más que­ri­das de la his­to­ria per­día la vi­da esa no­che en Pa­rís en un ac­ci­den­te de coche cuan­do via­ja­ba en com­pa­ñía de su no­vio, Do­di Al Fa­yed, in­ten­tan­do es­ca­par de la per­se­cu­ción de los

pa­pa­raz­zi. Se ha­bía se­pa­ra­do del prín­ci­pe Car­los, he­re­de­ro de la Co­ro­na in­gle­sa, y se de­di­ca­ba a apo­yar cau­sas co­mo la prohi­bi­ción de las mi­nas an­ti­per­so­na, des­per­tan­do el odio de mu­chos po­de­ro­sos. ¿Hu­bo una cons­pi­ra­ción de­trás de su muer­te? Las in­ves­ti­ga­cio­nes ofi­cia­les lo nie­gan, pe­ro hay mu­chos mis­te­rios que po­nen en cues­tión esa ver­sión.

La prin­ce­sa anun­ció có­mo pen­sa­ba ma­tar­la el prín­ci­pe Car­los

“Es­ta es la fa­se más pe­li­gro­sa de mi vi­da. Mi ma­ri­do pla­nea un ac­ci­den­te de au­to­mó­vil, un fa­llo de los fre­nos o he­ri­das cra­nea­les, por­que así ten­dría vía li­bre pa­ra ca­sar­se”. La prin­ce­sa es­cri­bió es­tas pa­la­bras en una car­ta en­via­da a Paul Bu­rrel, su ma­yor­do­mo y hom­bre de con­fian­za, me­ses an­tes de per­der la vi­da pre­ci­sa­men­te en un ac­ci­den­te de au­to­mó­vil. Su ami­go la di­fun­dió tras su fa­lle­ci­mien­to y el padre de su no­vio, Moha­med al Fa­yed, due­ño en­ton­ces de los pres­ti­gio­sos al­ma­ce­nes Ha­rrods, la apro­ve­chó pa­ra sus­ten­tar su gue­rra con­tra la monarquía in­gle­sa, a la que no ha de­ja­do de res­pon­sa­bi­li­zar de la muer­te de su hi­jo y su no­via.

El odio de la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca

El prín­ci­pe Car­los em­pe­zó a en­ga­ñar a Lady Di con Ca­mi­la Par­ker Bow­les in­clu­so an­tes de que se ca­sa­ran, a pe­sar de lo cual la rei­na Isa­bel II nun­ca qui­so que se se­pa­ra­ran. Cuan­do fi­nal­men­te lo hi­cie­ron, tu­vo que so­por­tar que su ex­nue­ra fue­ra ad­mi­ra­da por el pue­blo bri­tá­ni­co y por la opi­nión pú­bli­ca mun­dial muy por en­ci­ma de lo que lo ha­bía si­do cual­quier otro per­so­na­je de la monarquía in­gle­sa. Aca­bar con es­ta in­fluen­cia fue un ob­je­ti­vo que al­gu­nos acha­can al du­que de Edim­bur­go, con­sor­te de Isa­bel II, que ha­bría uti­li­za­do al ser­vi­cio se­cre­to in­glés pa­ra in­ten­tar aca­bar con esa ex­ce­si­va fa­ma.

Es­pio­na­je so­bre sus ac­ti­vi­da­des

Do­cu­men­tos co­no­ci­dos de la red de es­pio­na­je por sa­té­li­te Éche­lon, de la que for­man par­te cin­co paí­ses an­glo­sa­jo­nes, en­tre ellos el Reino Uni­do y Es­ta­dos Uni­dos, prue­ban que exis­tió es­pio­na­je so­bre la prin­ce­sa. Acu­mu­la­ron 1.056 pá­gi­nas so­bre su vi­da pri­va­da des­pués del di­vor­cio. La ma­yor par­te son con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas que man­tu­vo con su ami­ga Lu­cía Fle­cha de Lima, es­po­sa del em­ba­ja­dor de Bra­sil en Es­ta­dos Uni­dos, en las que cri­ti­ca­ba al prín­ci­pe Car­los y al res­to de la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca. La úl­ti­ma de las in­ter­cep­ta­cio­nes tu­vo lu­gar cuan­do Lady Di na­ve­ga­ba con Do­di al Fa­yed a bor­do de un bar­co en aguas fran­ce­sas, en la que ha­bla­ron de via­jar al día si­guien­te a Pa­rís. Prue­ba que per­mi­te cons­ta­tar que los servicios se­cre­tos es­ta­ban en­te­ra­dos con an­te­la­ción del lu­gar don­de se en­con­tra­ría la pa­re­ja, lo que res­pal­da la teo­ría de una cons­pi­ra­ción.

De­seos de bo­da y em­ba­ra­zo

La preo­cu­pa­ción de la ca­sa real bri­tá­ni­ca cre­ció con­si­de­ra­ble­men­te an­te la po­si­bi­li­dad de que Dia­na y Do­di con­tra­je­ran ma­tri­mo­nio, lo que po­dría lle­var a que los hi­jos que la prin­ce­sa com­par­tía con Car­los y que es­ta­ban lla­ma­dos a ser los fu­tu­ros re­yes tu­vie­ran her­ma­nos mu­sul­ma­nes, al­go in­com­pren­si­ble en la men­ta­li­dad de una con­ser­va­do­ra fa­mi­lia real. Ade­más, Do­di era hi­jo de Moha­med al Fa­yed, uno de los ára­bes más in­flu­yen­tes del Reino Uni­do, a quien la rei­na Isa­bel no po­día ni ver. Pa­ra col­mo, se co­men­tó que Dia­na es­ta­ba em­ba­ra­za­da, no de Do­di, sino de su an­te­rior re­la­ción, el ci­ru­jano mu­sul­mán Has­nat Khan, al­go que, de ser cier­to, ha­bría da­do una pé­si­ma ima­gen pa­ra la monarquía que no se po­día per­mi­tir.

Fue em­bal­sa­ma­da pa­ra bo­rrar prue­bas

Las pri­me­ras ho­ras tras el ac­ci­den­te de coche en el tú­nel del puen­te pa­ri­sino de Al­ma, fue­ron un ab­so­lu­to caos. Los que in­ter­vi­nie­ron adop­ta­ron las de­ci­sio­nes que cre­ye­ron más con­ve­nien­tes, aun­que en al­gu­nos ca­sos na­die se las ex­pli­ca. El mo­men­to cla­ve tu­vo lu­gar tras la cer­ti­fi­ca­ción de la muer­te. Se­gún los abo­ga­dos del mag­na­te Al Fa­yed, la pa­tó­lo­ga Do­mi­ni­que Le­com­te to­mó la decisión de em­bal­sa­mar el cuer­po de la prin­ce­sa la mis­ma no­che del ac­ci­den­te, con lo cual con­ta­mi­nó las po­si­bles prue­bas que po­drían fa­ci­li­tar una pos­te­rior in­ves­ti­ga­ción. Y aña­den que con su ac­ción bo­rró los in­di­cios del em­ba­ra­zo.

La cul­pa del ac­ci­den­te fue del con­duc­tor ebrio

La pa­re­ja de no­vios aban­do­nó de no­che el ho­tel Ritz, del que era pro­pie­ta­rio Moha­med al Fa­yed, per­se­gui­da por una le­gión de fo­tó­gra­fos en moto. Pa­ra des­pis­tar­los, el con­duc­tor, Hen­ri Paul, con­du­cía a gran ve­lo­ci­dad, al­go in­com­pa­ti­ble con el ex­ce­so de al­cohol que los aná­li­sis pos­te­rio­res de­tec­ta­ron en su san­gre. La “con­duc­ción ex­tre­ma­da­men­te ne­gli­gen­te” fue la cau­sa prin­ci­pal del ac­ci­den­te, se­gún las in-

El padre de Do­di al Fa­yed ha lle­ga­do a ase­gu­rar que Isa­bel II per­te­ne­ce a una or­ga­ni­za­ción se­cre­ta que cons­pi­ró pa­ra ma­tar a Dia­na

ves­ti­ga­cio­nes ofi­cia­les rea­li­za­das tan­to en Fran­cia co­mo en Gran Bre­ta­ña. Los pa­dres de Hen­ri Paul se ne­ga­ron a creer­lo e im­pul­sa­ron una in­ves­ti­ga­ción so­bre la au­ten­ti­ci­dad de la prue­ba de san­gre, que con­clu­yó que la mues­tra no ha­bía si­do ma­ni­pu­la­da. En los me­ses an­te­rio­res, el Mos­sad, el ser­vi­cio de in­te­li­gen­cia is­rae­lí, ha­bía in­ten­ta­do cap­tar a Hen­ri Paul pa­ra que in­for­ma­ra so­bre las ac­ti­vi­da­des de los po­ten­ta­dos ára­bes que vi­si­ta­ban el ho­tel Ritz en Pa­rís.

Un fa­llo pro­vo­ca­do en los fre­nos

Guen­nady So­ko­lov, un in­ves­ti­ga­dor ru­so, pu­bli­có un li­bro en el que apor­ta­ba su vi­sión téc­ni­ca so­bre lo que pu­do pa­sar, ins­pi­ra­da por fuen­tes del es­pio­na­je so­vié­ti­co: agen­tes de in­te­li­gen­cia británicos ha­brían des­co­nec­ta­do el sis­te­ma de fre­nos del vehícu­lo, uti­li­zan­do una so­fis­ti­ca­da téc­ni­ca so­lo al al­can­ce de los más po­de­ro­sos servicios de in­te­li­gen­cia. Nun­ca se pu­do de­mos­trar.

¿Ase­si­na­da por un sol­da­do bri­tá­ni­co?

Mu­chas han si­do las teo­rías de la cons­pi­ra­ción apa­re­ci­das en los úl­ti­mos 20 años. Una de ellas, la que ad­qui­rió más tin­tes de reali­dad, se co­no­ció po­co an­tes del 16 aniver­sa­rio de la muer­te de la prin­ce­sa. Se ce­le­bra­ba un jui­cio con­tra un ti­ra­dor de la SAS, una uni­dad de éli­te bri­tá­ni­ca, por po­se­sión ile­gal de ar­mas. Allí de­cla­ró un jo­ven, el “sol­da­do N”, que ha­bía na­rra­do a su es­po­sa que su uni­dad ha­bía or­ga­ni­za­do el ase­si­na­to de Lady Di. La mu­jer, alu­ci­na­da, se lo con­tó a sus pa­dres y es­tos es­cri­bie­ron una car­ta al co­man­dan­te del cuer­po. La Po­li­cía in­gle­sa ase­gu­ró que in­ves­ti­gó el ca­so y que ca­re­cía de cre-

di­bi­li­dad. Al­go que no sor­pren­dió a Moha­med al Fa­yed, que de­fen­día que ha­bía una in­ten­ción de ocul­ta­mien­to de to­das las pis­tas que de­mos­tra­rán que el du­que de Edim­bur­go ha­bía pla­ni­fi­ca­do con los servicios se­cre­tos británicos qui­tar­se en me­dio a la in­có­mo­da prin­ce­sa Dia­na.

¿Es­ta­ban prac­ti­can­do se­xo?

Ro­muald Rat fue uno de los pa­pa­raz­zi que per­si­guió a la pa­re­ja por Pa­rís. Su tes­ti­mo­nio an­te la Po­li­cía fran­ce­sa fue sor­pren­den­te. Tras el ac­ci­den­te, es la pri­me­ra per­so­na que se acer­ca al Mer­ce­des en el tú­nel del puen­te de Al­ma. Sus pa­la­bras, re­co­gi­das por In­ter­viú, lo di­cen to­do: “Abro la puer­ta tra­se­ra. Veo a Do­di al Fa­yed dis­lo­ca­do so­bre el asien­to, tum­ba­do fren­te a mí, los ojos en­tre­abier­tos. Veo una al­fom­bri­lla del coche so­bre Dia­na. La apar­to pa­ra ver si aún vi­ve y la co­lo­co so­bre el ba­jo vien­tre de Al Fa­yed, que tie­ne el se­xo al ai­re”. A raíz de es­ta de­cla­ra­ción, al­gu­nos sos­tie­nen la teo­ría de que la pa­re­ja es­ta­ba prac­ti­can­do se­xo, al­go difícil de acep­tar por las cir­cuns­tan­cias que ro­dea­ron la per­se­cu­ción.

El que lo vi­vió to­do pier­de la me­mo­ria y lue­go se que­da mu­do

Tre­vor Rees era el 31 de agos­to el guar­daes­pal­das asig­na­do a la pa­re­ja por Moha­med al Fa­yed. Ca­re­cía de la formación ne­ce­sa­ria pa­ra en­car­gar­se de la pro­tec­ción de Lady Di y en­tre sus co­me­ti­dos ha­bría es­ta­do evi­tar una hui­da de­ses­pe­ra­da de los fo­tó­gra­fos a to­da ve­lo­ci­dad des­de el ho­tel Ritz a la ca­sa de Do­di en Pa­rís. De ca­mino, el Mer­ce­des se es­tre­lló con­tra uno de los pi­la­res del tú­nel de Al­ma, pro­vo­can­do la muer­te de la prin­ce­sa, de su no­vio y del chó­fer. So­lo so­bre­vi­vió el es­col­ta, que de­cla­ró no re­cor­dar na­da de lo que ha­bía pa­sa­do. Una fal­ta de me­mo­ria que mu­chos con­si­de­ra­ron sos­pe­cho­sa, co­mo si qui­sie­ra evi­tar me­ter­se en líos. Con el pa­so del tiem­po fue re­cor­dan­do, se en­fren­tó a Moha­med al Fa­yed, con quien de­jó de tra­ba­jar, y op­tó por guar­dar un si­len­cio in­de­fi­ni­do.

La teo­ría de Moha­med al Fa­yed

El padre de Do­di al Fa­yed nun­ca ha de­ja­do de de­fen­der que su hi­jo y su no­via fue­ron ase­si­na­dos por una cons­pi­ra­ción de la monarquía bri­tá­ni­ca. Él fue el prin­ci­pal impulsor de las vías de in­ves­ti­ga­ción pa­ra pro­bar que que­rían ma­tar a Lady Di. Una de las pri­me­ras teo­rías que ma­ne­jó fue una ope­ra­ción del es­pio­na­je in­glés, que ha­bría me­ti­do en­tre los pa­pa­raz­zi a unos agen­tes en moto que lle­va­ban una cá­ma­ra pre­pa­ra­da con un flash pa­ra des­lum­brar al con­duc­tor, que al no­tar­se des­lum­bra­do ha­bría pi­sa­do el ace­le­ra­dor, pro­vo­can­do el ac­ci­den­te. Al Fa­yed ex­pli­có a quien qui­sie­ra oír­le que la rei­na Isa­bel for­ma­ba par­te de un co­mi­té se­cre­to, en el que es­ta­ban in­te­gra­dos los hom­bres más po­de­ro­sos del mun­do, que no po­dían per­mi­tir que Dia­na uti­li­za­ra su ima­gen pú­bli­ca pa­ra de­fen­der cau­sas mun­dia­les a fa­vor de los más des­pro­te­gi­dos. Co­mo ejem­plo de su in­fluen­cia, po­nía el éxi­to de la cam­pa­ña pa­ra prohi­bir las mi­nas te­rres­tres, que con­tó con los en­cen­di­dos aplau­sos de mu­chos lí­de­res de los paí­ses más de­sam­pa­ra­dos del mun­do.

El prín­ci­pe Car­los de­cla­ró en la in­ves­ti­ga­ción, que se ter­mi­nó ce­rran­do

Tan­tas sos­pe­chas de que al­go ra­ro ha­bía ocu­rri­do en la muer­te de Lady Di obli­ga­ron a la aper­tu­ra de una in­ves­ti­ga­ción, la lla­ma­da ope­ra­ción Pa­get, en Gran Bre­ta­ña, di­ri­gi­da por lord Ste­vens, un ex­co­mi­sa­rio je­fe de Scotland Yard. A lo lar­go de tres años in­da­ga­ron en de­ce­nas de mi­les de do­cu­men­tos y ha­bla­ron con 400 tes­ti­gos. Uno de ellos fue el prín­ci­pe Car­los, a quien la Po­li­cía in­te­rro­gó en su re­si­den­cia ofi­cial. Las in­ves­ti­ga­cio­nes lle­ga­ron a la con­clu­sión de que no exis­tían prue­bas de una cons­pi­ra­ción. Era el mis­mo re­sul­ta­do que ha­bía ofre­ci­do una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en Fran­cia va­rios años an­tes. Las dos coin­ci­dían en la res­pon­sa­bi­li­dad del chó­fer Henry Paul, por con­du­cir be­bi­do y a de­ma­sia­da ve­lo­ci­dad.

Moham­med al Fa­yed, padre de Do­di, ha­bla con los pe­rio­dis­tas an­te la Cor­te de Lon­dres.

f 2

Fo­to: Leon neaL/getty La fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca en 1982. En el cen­tro, Dia­na con su hi­jo el prín­ci­pe Gui­ller­mo. Fo­to: gran­ger co­LLec­tion Fo­to: Mi­cheL du­Four/ wi­re iMa­ge

f 3 f 4 Do­di al Fa­yed, Dia­na de Ga­les y su hi­jo Gui­ller­mo na­ve­gan­do en aguas de Saint Tro­pez en el ve­rano de 1997. f3

Fo­to: Pe­ter Mac­dia­rMid/getty

f 1 Tre­vor Rees, guar­daes­pal­das de Dia­na, en 2008 an­tes de de­cla­rar co­mo tes­ti­go en el mar­co de una in­ves­ti­ga­ción so­bre la muer­te de la prin­ce­sa. f 1

f 2

f4

Lady Di y Do­di al Fa­yed an­tes de sa­lir del Ritz, en una ima­gen de una cá­ma­ra del ho­tel.

Úl­ti­mas imá­ge­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.