¿Qué pa­sa en Cá­diz?

La ex­plo­sión de un pol­vo­rín de la Fá­bri­ca de Torpe­dos de la Ar­ma­da des­tro­za la ciu­dad y la de­ja in­co­mu­ni­ca­da del mun­do

Tiempo - - News - Luis Re­yes

El fo­go­na­zo se vio en Áfri­ca y el es­truen­do se oyó en Lis­boa. En el Atlán­ti­co los pes­ca­do­res sin­tie­ron es­tre­me­cer­se la tie­rra fir­me. ¿Qué pa­sa en Cá­diz?, se pre­gun­ta­ba la gen­te en aque­lla ca­lu­ro­sa no­che de agos­to. Un me­teo­ri­to se ha es­tre­lla­do so­bre la ciu­dad, de­cían a lo lar­go de la bahía, un te­rre­mo­to, opi­na­ban los por­tu­gue­ses des­de la dis­tan­cia. Han es­ta­lla­do los de­pó­si­tos de ga­so­li­na de Cam­p­sa; ha si­do la fá­bri­ca del gas; no, la san­ta­bár­ba­ra de un bu­que de gue­rra... pen­sa­ban los ga­di­ta­nos su­mi­dos en la os­cu­ri­dad, pues la no­che era sin lu­na y se ha­bía cor­ta­do la luz. La luz, el agua, el te­lé­fono, y el te­lé­gra­fo. Cá­diz es­ta­ba arra­sa­do, ciego y ais­la­do del mun­do.

En reali­dad ha­bía su­ce­di­do “lo que te­nía que pa­sar”: ha­bía es­ta­lla­do un pol­vo­rín de la Ba­se de De­fen­sas Sub­ma­ri­nas de la Ar­ma­da, vul­go “Fá­bri­ca de Torpe­dos”. Ha­cía tiem­po que su je­fe, Gar­cíaA­gu­lló, aler­ta­ra del pe­li­gro por el mal es­ta­do de los in­ge­nios ex­plo­si­vos al­ma­ce­na­dos, pe­ro la au­to­ri­dad na­val, en­ca­be­za­da por el al­mi­ran­te Es­tra­da, ha­bía ig­no­ra­do sus lla­ma­das de so­co­rro. Eran mi­nas na­va­les y car­gas de pro­fun­di­dad, 1.600 má­qui­nas in­fer­na­les, res­to de la ayu­da mi­li­tar ale­ma­na a Fran­co en la Gue­rra Ci­vil, pe­ro se tra­ta­ba de un ma­te­rial an­ti­guo, in­clu­so de la Gue­rra del 14.

Las cir­cuns­tan­cias de una gue­rra ci­vil, y lue­go una mun­dial en la que el ré­gi­men fran­quis­ta tu­vo me­ti­do un pie, hi­cie­ron que Es­pa­ña man­tu­vie­se un ejér­ci­to so­bre­di­men­sio­na­do, pa­ra cu­yo ade­cua­do man­te­ni­mien­to ca­re­cía de me­dios. A fi­na­les de los 40, los avio­nes alemanes del Ejér­ci­to del Ai­re co­men­za­ron a caer­se li­te­ral­men­te de vie­jos, y los avia­do­res per­dían sus vi­das co­mo si es­tu­vie­ran en una gue­rra. Tam­bién a los ex­plo­si­vos acu­mu­la­dos les lle­gó su ho­ra fa­tal. En 1940 la de­fla­gra­ción del pol­vo­rín de Pi­nar de An­te­que­ra cau­só 100 muer­tos, y unos días des­pués de la ex­plo­sión de Cá­diz se pro­du­jo otra en Al­ca­lá de He­na­res, con 24 fa­lle­ci­dos.

Las au­to­ri­da­des na­va­les eran cons­cien­tes del pe­li­gro de las ob­so­le­tas mi­nas ale­ma­nas, que es­ta­ban al­ma­ce­na­das en un ar­se­nal de Car­ta­ge­na. Pa­ra qui­tár­se­las de en­ci­ma, de Car­ta­ge­na las en­via­ron a Cá­diz en 1942, con la idea de guar­dar­las en los tú­ne­les mi­ne­ros de la Sie­rra de San Cris­tó­bal. “Pro­vi­sio­nal­men­te” se de­ja­ron en la Fá­bri­ca de Torpe­dos de Cá­diz mien­tras se ha­bi­li­ta­ban los tú­ne­les, pe­ro la pro­vi­sio­na­li­dad du­ra­ba ya cin­co años.

Car­gas de pro­fun­di­dad

El ve­rano del 47 fue muy ca­lu­ro­so y las mi­nas co­men­za­ron a exu­dar ame­na­za­do­ra­men­te. Lo peor eran 50 car­gas de pro­fun­di­dad an­ti­sub­ma­rino WBD de la Gue­rra del 14, car­ga­das con al­go­dón­pól­vo­ra, que se des­com­pu­so quí­mi­ca­men­te. Su de­fla­gra­ción pro­vo­có la de 1.000 mi­nas y torpe­dos del Al­ma­cén de Mi­nas Nº 1. Eran 300 to­ne­la­das de tri­li­ta (TNT) que le­van­ta­ron un hon­go ro­ji- zo co­mo de una bom­ba atómica, que se po­día ver des­de Sevilla.

La ex­plo­sión hi­zo tem­blar el sue­lo co­mo un te­rre­mo­to, arran­có los raí­les del tren y re­du­jo a pu­ro es­com­bro to­do el ve­cino ba­rrio de San Se­ve­riano, in­clui­da la Ca­sa-cu­na, don­de mu­rie­ron ni­ños y mon­jas. El va­por Plus Ul­tra re­ci­bió en al­ta mar una llu­via de me­tra­lla, y los As­ti­lle­ros Eche­va­rrie­ta ar­die­ron con tal vi­ru­len­cia que mu­chos creían que es­ta­ba allí el ori­gen del ca­ta­clis­mo.

La par­te an­ti­gua de la ciu­dad se sal­vó gra­cias al Fren­te de Tie­rra, es de­cir, las fa­mo­sas mu­ra­llas de Cá­diz que la de­fen­die­ron de las bom­bas fran­ce­sas en la Gue­rra de In­de­pen­den­cia, aun­que la on­da ex­pan­si­va rom­pió las ci­cló­peas puer­tas de la ca­te­dral y no que­dó un so­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.