Ven­drán días peo­res

Las elec­cio­nes pa­ra una Constituyente su­men a Ve­ne­zue­la en el caos y la acer­can a la gue­rra ci­vil

Tiempo - - News - Al­fon­so s. pa­lo­ma­res @as­pa­lo­ma­res

l a si­tua­ción en Ve­ne­zue­la em­peo­ra ca­da día y no se des­car­ta en el fu­tu­ro pró­xi­mo una con­fron­ta­ción ci­vil con el nom­bre de “gue­rra”. Asus­tan ese fu­tu­ro y ese nom­bre, pe­ro los ob­ser­va­do­res y ana­lis-

los me­dia­do­res han fra­ca­sa­do y el diá­lo­go ya re­sul­ta im­po­si­ble, la úni­ca so­lu­ción se­ría la re­ti­ra­da de Maduro

tas de dis­tin­to signo lo ba­ra­jan co­mo una po­si­bi­li­dad.

Ni­co­lás Maduro el pri­me­ro, por­que pien­sa que una con­fron­ta­ción de esa na­tu­ra­le­za le da­ría la po­si­bi­li­dad de eli­mi­nar a to­dos sus enemi­gos. Si no ga­na­mos con los vo­tos, lo ha­re­mos con las ba­las, di­jo ha­ce unas se­ma­nas. La con­vo­ca­to­ria pa­ra ele­gir a los 545 dipu­tados de la Asam­blea Na­cio­nal Constituyente con el fin de re­es­cri­bir una nue­va Cons­ti­tu­ción que otor­gue ex­cep­cio­na­les po­de­res a Maduro se ce­le­bró en me­dio de ba­rri­ca­das, pro­tes­tas, dis­pa­ros, que cau­sa­ron, al me­nos, do­ce muer­tos.

el dios de Maduro

To­do, ba­jo una in­ten­sa llu­via de ga­ses la­cri­mó­ge­nos y pe­lo­tas de go­ma. Al abrir las ur­nas, el pri­me­ro en pre­sen­tar­se pa­ra vo­tar en su co­le­gio elec­to­ral fue el pre­si­den­te Maduro que an­tes de in­tro­du­cir su pa­pe­le­ta en la ur­na di­jo: “Yo soy el pri­me­ro en vo­tar. Pi­do hoy la ben­di­ción de Dios pa­ra que el pue­blo pue­da ejer­cer li­bre­men­te su de­re­cho al vo­to de­mo­crá­ti­co”. Pi­dió la ben­di­ción de Dios, pe­ro el car­de­nal Uro­sa Sa­vino, ar­zo­bis­po de Caracas, ma­ni­fes­tó en su nom­bre y en el de to­do el epis­co­pa­do que la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral era ile­gal y es­ta­ba in­va­li­da­da por­que no fue con­vo­ca­da por el pue­blo. Aña­dió que no so­lo la al­ta je­rar­quía ca­tó­li­ca es­ta­ba en con­tra sino que tam­bién ese era el pa­re­cer de los cu­ras que ejer­cían en las co­mu­ni­da­des más hu­mil­des.

La se­ño­ra Ti­bi­say Lu­ce­na, pre­si­den­ta del Co­mi­té Na­cio­nal Elec­to­ral, ma­ni­fes­tó que ha­bía ga­na­do la paz. Ha­ce fal­ta ex­hi­bir una gran do­sis de ce­gue­ra y co­ra­je pa­ra ha­blar de pro­ce­so pa­ra la paz cuan­do que­da­ron ten­di­dos tan­tos ca­dá­ve­res. Los re­sul­ta­dos ya es­ta­ban es­cri­tos an­tes del re­cuen­to, o al me­nos eso di­cen los pe­rio­dis­tas de la As­so­cia­ted Press y los en­via­dos es­pe­cia­les de di­fe­ren­tes me­dios. Se ba­san en que du­ran­te la jor­na­da mu­chos co­le­gios re­gis­tra­ron un evi­den­te va­cío de vo­tan­tes. A pe­sar de esa evi­den­cia, el Go­bierno de­cla­ró que ha­bían acu­di­do a vo­tar 8.089.320 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos, mien­tras que la opo­si­ción ci­fró la afluen­cia a las ur­nas en 2.400.000 mi­llo­nes. La opo­si­ción no pre­sen­ta­ba can­di­da­tos y tam­po­co tu­vo ob­ser­va­do­res en el re­cuen­to de vo­tos. Lo hi­zo to­do el Go­bierno: pu­so las ur­nas, dic­tó las nor­mas y pro­cla­mó los re­sul­ta­dos. Las con­se­cuen­cias de es­te so­li­ta­rio de­li­rio so­lo po­drán em­peo­rar la si­tua­ción. La ma­yo­ría de los paí­ses sud­ame­ri­ca­nos, en­tre ellos Co­lom­bia, Pe­rú, Mé­xi­co y Ar­gen­ti­na, no le con­ce­de­rán nin­gún va­lor a los co­mi­cios, lo mis­mo ha­rán Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea.

Si­tua­ción caó­ti­ca

Maduro es­tá ca­da vez más ais­la­do y co­lé­ri­co, pe­ro de­ci­di­do a man­te­ner­se en el po­der al pre­cio que sea. La eco­no­mía ca­re­ce de es­truc­tu­ra y el des­abas­te­ci­mien­to ali­men­ta­rio y de otros pro­duc­tos bá­si­cos es alar­man­te. La elec­ción no so­lo no ha traí­do la paz sino que ha re­no­va­do las pro­tes­tas y las ma­ni­fes­ta­cio­nes mul­ti­pli­can­do el caos. Aho­ra lo ha­cen pa­ra reivin­di­car a los muer­tos y con­tra la far­sa de los re­sul­ta­dos, así co­mo a fa­vor de la va­li­dez cons­ti­tu­cio­nal de la Asam­blea Na­cio­nal ele­gi­da en las le­gí­ti­mas elec­cio­nes ce­le­bra­das en di­ciem­bre de 2015. La pe­sa­di­llo se­gui­rá. ¿Cuál es la so­lu­ción que se plan­tea?, por­que la pe­sa­di­lla no va a ser eter­na, el país es­tá ro­to y des­tro­za­do.

Pa­re­ce que el diá­lo­go ya es im­po­si­ble, los me­dia­do­res han fra­ca­sa­do, pe­ro el país no pue­de re­sig­nar­se al fra­ca­so. La so­lu­ción se­ría la re­ti­ra­da de Ni­co­lás Maduro se­gui­da de unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Pe­ro esa no se­rá la op­ción del pre­si­den­te, su apues­ta irá por ele­var las me­di­das de re­pre­sión re­ti­ran­do la in­mu­ni­dad a los par­la­men­ta­rios y con­tra las li­ber­ta­des de ex­pre­sión y re­pre­sen­ta­ción. La con­fron­ta­ción po­drá lla­mar­se gue­rra ci­vil. Te­rri­ble.

Fo­to: Nat­ha­lie Sayago/eFe

Maduro ce­le­bra con su mu­jer el re­sul­ta­do de las elec­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.