Fer­nan­do Sa­va­ter

Tiempo - - News -

En mi par­ti­cu­lar mi­to­lo­gía, in­de­fen­di­ble pe­ro gra­ti­fi­can­te co­mo cual­quier otra, ha ha­bi­do épo­cas in­gle­sas y épo­cas fran­ce­sas. Mis dei­da­des in­gle­sas eran in­di­vi­dua­lis­tas aun­que cí­vi­cas, po­co ca­ri­ta­ti­vas pe­ro ce­lo­sas de­fen­so­ras de lo jus­to, aus­te­ras y so­bre to­do in­tran­si­gen­tes con lo que trans­gre­día los lí­mi­tes de las li­ber­ta­des per­so­na­les. Cuan­do en­tra­ba en la era fran­ce­sa, mis dio­ses –y dio­sas, es­pe­cial­men­te– for­ma­ban es­cua­dro­nes pa­ra con­quis­tar las li­ber­ta­des co­lec­ti­vas amenazadas por los abu­sos aris­to­crá­ti­cos que ben­de­cía el pío char­la­ta­nis­mo ecle­sial. Es­te pan­teón al mo­do gá­li­co ce­le­bra­ba los es­tan­dar­tes en­san­gren­ta­dos pe­ro tam­bién los

tour­ne­dos saig­nants, el vino de bue­na co­se­cha y los pla­ce­res de un le­cho pe­ca­mi­no­sa­men­te com­par­ti­do. Mi ve­ne­ra­ción iba y ve­nía en­tre am­bas co­fra­días sa­cras, pe­ro da­ba por des­con­ta­do que coin­ci­dían siem­pre en la de­fen­sa de lo que yo tan­to apre­cio, la Europa múl­ti­ple y uni­ver­sal de la fi­lo­so­fía, el arte, la cien­cia y los de­re­chos hu­ma­nos.

Úl­ti­ma­men­te los feos en­tre­si­jos po­pu­lis­tas que ha re­ve­la­do el bre­xit han en­fria­do bas­tan­te mi de­vo­ción an­glo­sa­jo­na. Pe­ro el as­cen­so de la can­di­da­tu­ra abo­mi­na­ble de Ma­ri­ne Le Pen y los pa­ne­gí­ri­cos del fran­cés “de pura ce­pa” en bo­ca de in­te­lec­tua­les que has­ta aho­ra te­nía por maes­tros, hi­zo muy difícil que me en­tre­ga­ra sin más al cul­to opues­to. ¿Dón­de que­da­ba Europa, mi Europa, des­guar­ne­ci­da por sus pa­la­di­nes? En­ton­ces se abrió pa­so la op­ción elec­to­ral de Em­ma­nuel Ma­cron, que vie­ne del so­cia­lis­mo pe­ro ha crea­do un mo­vi­mien­to, En Mar­che, con un per­fil pro­pio cu­ya im­pre­ci­sión ini­cial va ga­nan­do ni­ti­dez gra­dual­men­te, con la elec­ción de co­la­bo­ra­do­res y cier­tos ges­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos. Ma­cron es sin du­da una per­so­na­li­dad muy fran­ce­sa, un jo­ven hé­roe de la po­lí­ti­ca pe­ro que no re­ve­la fra­gi­li­dad sino ex­pe­rien­cia en el cam­po más ar­duo, la eco­no­mía. Ca­paz de ci­tar a los clá­si­cos li­te­ra­rios de me­mo­ria y de adi­vi­nar en una ca­ta a cie­gas el te­rroir de tres bue­nos vi­nos. Aún más, in­clu­so car­ga en su ha­ber una his­to­ria ro­mán­ti­ca de amo­ríos clan­des­ti­nos con una mu­jer ma­yor que él, re­di­mi­dos des­pués con un ma­tri­mo­nio ejem­plar. Ma­cron es­tá sin du­da muy se­gu­ro de sí mis­mo, has­ta cier­ta fan­fa­rro­ne­ría o –por de­cir­lo en fran­cés– pa­na­che, co­mo de­mues­tran sus co­men­ta­dos apre­to­nes de ma­nos con un Do­nald Trump al que sin em­bar­go en lu­gar de desafiar se ha per­mi­ti­do el lu­jo de “pro­te­ger” en su soledad eu­ro­pea... Y ha re­ve­la­do una gran ca­pa­ci­dad de atraer a quie­nes al prin­ci­pio du­da­ban de él, for­man­do un nue­vo par­ti­do de la na­da en po­co más de un mes. So­bre to­do Ma­cron se ma­ni­fies­ta co­mo un eu­ro­peís­ta con­ven­ci­do, crí­ti­co sin du­da en mu­chos as­pec­tos pe­ro no re­sig­na­do sino lleno de em­pu­je es­pe­ran­za­dor. En la lán­gui­da y za­ran­dea­da Unión Eu­ro­pea ac­tual, su pre­sen­cia es de­ci­di­da­men­te to­ni­fi­can­te.

Sus crí­ti­cos –tam­bién abun­dan­tes– le acu­san de po­seer un idea­rio muy va­po­ro­so, más sos­te­ni­do por su ca­ris­ma que por ar­gu­men­tos só­li­dos. Pe­ro me pa­re­ce que hoy los par­ti­dos de la ór­bi­ta so­cial­de­mó­cra­ta no ne­ce­si­tan un me­mo­rán­dum ideo­ló­gi­co de­ta­lla­do, por­que ya tie­nen va­rios y los acon­te­ci­mien­tos mun­dia­les im­pre­vi­si­bles man­dan, sino una per­so­na­li­dad creí­ble y que­ri­ble que en­ca­be­ce los cambios ne­ce­sa­rios. ¡Oja­lá fun­cio­ne!

en la lán­gui­da y za­ran­dea­da Unión eu­ro­pea ac­tual la pre­sen­cia del pre­si­den­te fran­cés es de­ci­di­da­men­te to­ni­fi­can­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.