Car­ta del di­rec­tor

Tiempo - - News -

Joaquín Sa­bi­na can­ta­ba que “el ve­rano aca­bó, el oto­ño du­ró lo que tar­da en lle­gar el in­vierno” en su pe­ga­di­za ba­la­da Y nos die­ron las diez. Ma­riano Ra­joy ce­rró el cur­so po­lí­ti­co el vier­nes 28 de ju­lio muy cons­cien­te de que el ve­rano –me­jor di­cho, las va­ca­cio­nes de agos­to– iba a du­rar lo que tar­de

Car­les Puig­de­mont en lan­zar la enési­ma pro­vo­ca­ción, des­pués de que el nue­vo je­fe de los Mos­sos d’Es­qua­dra, Pere So­ler, pro­cla­ma­ra que “la Cons­ti­tu­ción no nos li­mi­ta” y de que Arran, las ju­ven­tu­des de la CUP de An­na

Gabriel, inau­gu­ra­ran la tu­ris­mo-bo­rro­ka en Bar­ce­lo­na, has­ta cier­to pun­to de per­fil. Pue­de ha­ber ex­ce­sos, pe­ro ni Bar­ce­lo­na ni Ca­ta­lu­ña se­rían lo que son sin el tu­ris­mo. El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat tam­bién ha pre­si­di­do un úl­ti­mo con­se­jo de Go­bierno an­tes de, en teo­ría, ini­ciar las va­ca­cio­nes. Ra­joy, sin em­bar­go, no se fía y ha or­de­na­do que to­do el mun­do es­té en si­tua­ción de aler­ta y a dos ho­ras de Madrid en avión co­mo má­xi­mo. “Aho­ga­do en la are­na” (Lor­ca) del de­li­rio in­de­pen­den­tis­ta de Puig­de­mont, agos­to pue­de em­bo­rra­char­se de sep­tiem­bre cual­quier día y du­rar un sus­pi­ro. El vier­nes 18, en prin­ci­pio, ha­brá Con­se­jo de Mi­nis­tros, con la Dia­da del 11 de sep­tiem­bre y des­pués el 1-O –ocu­rra lo que ocu­rra– a la vuel­ta de la es­qui­na.

En un bre­ve y tó­rri­do ve­rano, los ár­bo­les del em­bro­llo ca­ta­lán ocul­tan el bos­que. La úl­ti­ma EPA, con el ma­yor cre­ci­mien­to de em­pleo nun­ca vis­to en un trimestre, ha si­do his­tó­ri­ca. La pri­ma de ries­go ha caí­do por de­ba­jo de los 100 pun­tos bá­si­cos y el PIB ya ha su­pera-

do al que ha­bía al prin­ci­pio de la Gran Re­ce­sión. Es cier­to que hay mu­cho em­pleo pre­ca­rio y que los sa­la­rios se han que­da­do atrás y que de­be­rían cre­cer, pe­ro na­die ima­gi­nó ha­ce cua­tro años que Es­pa­ña es­ta­ría en la si­tua­ción ac­tual. Tam­po­co Ar­tur

Mas, que des­pués de es­cu­char a unos y a otros –y tam­bién a em­pre­sa­rios co­mo Luis Ca­ru­lla (Ga­lli­na Blan­ca) o Víctor Gri­fols– con­clu­yó que la eco­no­mía es­pa­ño­la sal­ta­ría por los ai­res y apre­tó el ace­le­ra­dor del so­be­ra­nis­mo, aun­que siem­pre con la mano en el freno, por­que en­ton­ces su ór­da­go lo con­tem­pla­ba to­do sal­vo la in­de­pen­den­cia uni­la­te­ral. Lue­go, to­do le sa­lió mal y Puig­de­mont, pre­si­dent por­que lo qui­so la CUP, se lan­zó a su­pe­rar el pun­to de no re­torno. “Nun­ca des­per­di­cies una bue­na cri­sis”, de­cía Rahm Ema­nuel, je­fe de ga­bi­ne­te de Ba­rack Oba­ma.

Pedro Sán­chez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, mien­tras agos­to se em­bo­rra­cha de sep­tiem­bre, ape­nas ha he­cho un bre­ve pa­rén­te­sis en su em­pe­ño de apro­ve­char la lar­ga cri­sis de los so­cia­lis­tas pa­ra ha­cer­se con to­do el po­der en la or­ga­ni­za­ción. Su­sa­na Díaz en An­da­lu­cía, mien­tras ga­ne elec­cio­nes –y hay quien pien­sa que se pue­de lle­var un sus­to– se­gui­rá co­mo el ver­so li­bre del par­ti­do, pe­ro na­da más, por mu­chos sue­ños que aún con­ser­ve la pre­si­den­ta an­da­lu­za. Los con­gre­sos re­gio­na­les del par­ti­do, pen­dien­tes pa­ra el prin­ci­pio de nue­vo cur­so, so­lo con­fir­ma­rán el po­der de Sán­chez.

La his­to­ria, a ve­ces, de­pa­ra pa­ra­do­jas, co­mo un cier­to pa­ra­le­lis­mo en­tre la to­ma ini­cial de con­trol de Jo­sé Ma­ría Az­nar del PP y el lí­der del PSOE. Az­nar re­ci­bió un PP con nue­ve vi­ce­pre­si­den­tes que, en un abrir y ce­rrar de ojos, de­jó sin

el Go­bierno, que ha pre­vis­to un Con­se­jo de Mi­nis­tros pa­ra el 18 de agos­to, es­tá de aler­ta en va­ca­cio­nes por­que sos­pe­cha y te­me que Puig­de­mont ten­ga pre­pa­ra­da al­gu­na sor­pre­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.