por la es­cua­dra

Tiempo - - News -

En la es­plén­di­da pe­lí­cu­la Crom­well, que di­ri­gió Ken Hughes en 1970, hay un mo­men­to en el que al­guien in­for­ma al rey Car­los I de In­gla­te­rra de que, por cul­pa de Crom­well, a par­tir de aquel mo­men­to sus de­ci­sio­nes ten­drán que ser apro­ba­das por el Par­la­men­to. El rey (ma­ra­vi­llo­sa­men­te in­ter­pre­ta­do por sir Alec Guin­ness) no se en­fa­da: pone una ca­ra de ab­so­lu­ta per­ple­ji­dad y di­ce: “Pe­ro en­ton­ces... ¿qué cla­se de rey se­ré yo?”. De la lec­tu­ra de li­bros co­mo El se­ñor pre­si­den­te, de Mi­guel Ángel As­tu­rias; Yo el su­pre­mo, de Au­gus­to Roa Bas­tos, o El

An­ti­prín­ci­pe, de Ma­rio Gar­cés, se apren­de que un Par­la­men­to es una co­sa in­có­mo­da pa­ra cual­quier go­ber­nan­te co­mo Dios man­da. Una mo­les­tia in­ne­ce­sa­ria y ca­ra. Allí, los re­pre­sen­tan­tes ele­gi­dos por el pue­blo (co­mo si eso tu­vie­se la me­nor im­por­tan­cia) se de­di­can a dis­cu­tir en voz al­ta de asun­tos que es­tán muy por en­ci­ma de sus en­ten­de­de­ras, por­que si es­tu­vie­sen a su al­can­ce Dios les ha­bría he­cho go­ber­nan­tes y no sim­ples me­ti­ches de he­mi­ci­clo; crean pro­ble­mas, di­la­tan las so­lu­cio­nes que el go­ber­nan­te sa­be que hay que tomar y ha­cen preguntas ri­dí­cu­las, ato­lon­dra­das, irres­pe­tuo­sas y siem­pre mo­les­tas. Y tie­nen la ter­ca ma­nía de vo­tar en con­tra. Es de­cir, son un es­tor­bo pa­ra el go­ber­nan­te, lo mis­mo que los pe­rio­dis­tas, los sin­di­ca­tos, los li­bre­pen­sa­do­res, los ex­tran­je­ros, los po­bres o la reali­dad.

¿Qué se pue­de ha­cer, que­ri­dos ni­ños, pa­ra com­ba­tir esa pla­ga de los Par­la­men­tos y los par­la­men­ta­rios? Los clá­si­cos ha­lla­ron so­lu­cio­nes muy efi­ca­ces. El gran Ca­lí­gu­la, con los se­na­do­res de Ro­ma, una de tres: los com­pra­ba, los en­car­ce­la­ba o los ma­ta­ba. Tam­bién les ha­cía acom­pa­ñar de gen­te de su con­fian­za: nom­bró se­na­dor a su ca­ba­llo In­ci­ta­tus.

Esas téc­ni­cas, sin du­da úti­les pe­ro al­go pri­mi­ti­vas, han si­do muy per­fec­cio­na­das por los si­glos. En los tiem­pos en que

so­lo fal­ta que Maduro pon­ga a sus pro­cu­ra­do­res un uni­for­me de ca­bo del Cuer­po de He­la­de­ros, co­mo hi­zo Fran­co aquí

vi­vi­mos hay dos ca­sos muy in­tere­san­tes de for­mas de neu­tra­li­zar un Par­la­men­to. El pri­me­ro es el del por tan­tos mo­ti­vos ilus­tre se­ñor Puig­de­mont, que ha in­ven­ta­do el pro­di­gio­so Par­la­men­to que no pue­de par­la­men­tar: ha he­cho apro­bar una ley me­dian­te la cual las de­más le­yes que él quie­ra se apro­ba­rán por el sis­te­ma de aliu­ni, ali­dós y ali­trés, sin de­ba­te y sin en­mien­das, lo cual me­re­ce un pues­to de ho­nor en lo que Bor­ges lla­mó His­to­ria uni­ver­sal de la in­fa­mia.

El otro es el del no me­nos me­mo­ra­ble pre­si­den­te Ni­co­lás Maduro, que ha con­se­gui­do apli­car al par­la­men­ta­ris­mo los prin­ci­pios de Marx. Grou­cho Marx: si no me gus­ta su Par­la­men­to, no se preo­cu­pe: ha­ce­mos otro. Sa­le al­go ca­ro pe­ro des­de el pun­to de vis­ta es­té­ti­co es es­pec­ta­cu­lar: co­mo el Par­la­men­to de ver­dad, el ele­gi­do, no vo­ta lo que yo quie­ro, con­vo­co unas elec­cio­nes ile­ga­les en las que so­lo vo­tan los míos, ha­go ele­gir una Asam­blea de fie­les y es­tó­ma­gos agra­de­ci­dos, en­car­ce­lo a los jue­ces que se opo­nen (quién ne­ce­si­ta jue­ces, a ver), en­car­ce­lo a la opo­si­ción, de­jo que se ma­te a quien ha­ya que ma­tar y creo una Cons­ti­tu­ción he­cha a mi me­di­da, que no me ti­re de la si­sa. Maduro ha lo­gra­do re­su­ci­tar aque­lla ma­ra­vi­lla que in­ven­tó Fran­co: la de­mo­cra­cia or­gá­ni­ca. So­lo fal­ta que a los dipu­tados de su Asam­blea los lla­me pro­cu­ra­do­res en Cor­tes y les pon­ga un uni­for­me blan­co de ca­bo del Cuer­po de He­la­de­ros, co­mo se hi­zo aquí. ¿Que a al­guien le pa­re­ce mal? No pa­sa na­da: ya se en­car­gan Al­ber­to Garzón y el or­feón de mo­ne­de­ros de ase­gu­rar que eso, un gol­pe de Es­ta­do co­mo la co­pa de un pino, se lla­ma de­mo­cra­cia. Y así, con es­tas co­sas tan en­tre­te­ni­das, va­mos pa­san­do el ve­rano, ¿ver­dad?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.