Juan Bo­lea

Tiempo - - News - Juan Bo­lea

U na nue­va edi­to­rial, De­faus­ta, se ha pro­pues­to la her­mo­sa ta­rea de res­ca­tar clá­si­cos de la no­ve­la po­li­cía­ca y de­vo­ro con ape­ti­to sus dos pri­me­ras en­tre­gas: El otro hom­bre, de Hugh Wal­po­le, y La cá­ma­ra dia­bó­li­ca, de Er­nest Wi­lliam Hor­nung. La ma­yo­ría de los lectores no es­pe­cia­li­za­dos en el gé­ne­ro creen que to­do gi­ró al­re­de­dor de Sher­lock Hol­mes y de Her­cu­les Poi­rot, de aque­llos dos pi­la­res de la no­ve­la enig­ma que cier­ta­men­te fue­ron Art­hur Co­nan Doy­le y Agat­ha Ch­ris­tie, pe­ro en­tre el ri­co trán­si­to del neo­gó­ti­co de­ci­mo­nó­ni­co, to­da­vía en­tre el ro­man­ti­cis­mo y el na­tu­ra­lis­mo cien­tí­fi­co, y el mar­ca­do rea­lis­mo de Das­hiell Ham­mett, una plé­ya­de de au­to­res ex­plo­ró las fron­te­ras de la in­tri­ga po­li­cial, crean­do in­fi­ni­dad de bue­nas his­to­rias y al­gu­nos sa­bue­sos originales se­ñe­ros, que si­guen hoy ha­cien­do nues­tras lec­to­ras de­li­cias, co­mo Lord Pe­ter Dem­psey (Do­rothy Sa­yers), Phi­lo Van­ce (S.S. Van Di­ne), J. G. Ree­der (Ed­gar Wa­lla­ce) o uno de mis pre­fe­ri­dos, John Si­len­ce, de Al­ger­non Black­wood, el maes­tro de las som­bras...

El otro hom­bre, de Hugh Wal­po­le, es una no­ve­la ex­tra­or­di­na­ria (y ex­tra­or­di­na­ria­men­te bien tra­du­ci­da por Su­sa­na Prie­to Mo­ri). Ori­gi­nal­men­te pu­bli­ca­da en 1942, Wal­po­le se atre­vió a de­di­cár­se­la a la me­mo­ria de uno de sus re­fe­ren­tes li­te­ra­rios, na­da me­nos que Henry Ja­mes, tan se­gu­ro se sen­tía de su tra­ma y su tra­za. Bu­cea en el in­te­rior de un hom­bre acom­ple­ja­do, pe­ro afor­tu­na­do, John Ozias Tal­bot, ob­se­sio­na­do y cí­cli­ca­men­te so­juz­ga­do por otro, tur­bu­len­to y au­daz, Ja­mes Olip­hant Tuns­tall. Am­bos se co­no­cie­ron en su épo­ca co­le­gial, y en ade­lan­te sus vi­das con­ti­nua­ron re­en­con­trán­do­se en evo­lu­ti­vos es­ta­dios más pró­xi­mos al do­mi­nio y la obe­dien­cia, el odio y el amor, que la amis­tad. Pro­di­gio­sa­men­te Wal­po­le nos in­vi­ta a en­trar en la men­te de Tal­bot, don­de tam­bién ha­bi­ta Tuns­tall, a las con­ver­sa­cio­nes en­tre am­bos den­tro y fue­ra de la reali­dad. Por esa tor­tuo­sa vía El otro hom­bre, sin po­li­llas, sin nos­tal­gias, con un notable in­te­rés psi­coa­na­lí­ti­co y sin som­bra de vin­ta­ge, se ele­va a una ten­sión psi­co­ló­gi­ca he­re­de­ra del Dos­toievs­ki de Cri­men y

cas­ti­go, que a su vez he­re­da­ría Pa­tri­cia Highs­mith. Y lue­go te­ne­mos tam­bién en De­faus­ta La cá­ma­ra dia­bó­li­ca, de Er­nest Wi­lliam Hor­nung. Otro au­tor bri­tá­ni­co, co­mo Wal­po­le, que en su día ob­tu­vo el éxi­to y el re­co­no­ci­mien­to gra­cias a las aven­tu­ras de su de­tec­ti­ve A. J. Raf­fles, y a la ayu­da edi­to­rial y per­so­nal de Co­nan Doy­le, con cu­ya her­ma­na Cons­tan­ce se ha­bía ca­sa­do. Wi­lliam Hor­nung y Co­nan Doy­le tu­vie­ron sus más y sus me­nos (Raf­fles y su ayu­dan­te Bunny Man­ders se pa­re­cían de­ma­sia­do a Sher­lock y al doc­tor Wat­son), pe­ro lo cier­to es que Hor­nung sa­có ade­lan­te su se­rie de­tec­ti­ves­ca y cul­ti­vó el gé­ne­ro con ta­len­to, apro­xi­mán­do­lo en cuan­to po­día, co­mo en La cá­ma­ra dia­bó­li­ca, a los te­rri­to­rios de lo so­bre­na­tu­ral y el te­rror. Pa­ra dis­fru­tar del gé­ne­ro ne­gro. —

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.