Bin La­den, tra­fi­can­tes de ar­mas... es­tán vi­vos

Tiempo - - Actualidad -

Mu­chas han si­do las teo­rías ex­tra­ñas so­bre la muer­te de Lady Di. Una de­fen­día que de­trás es­ta­ba Bin La­den (ba­jo es­tas líneas), ca­be­za vi­si­ble en­ton­ces de Al Qae­da, que con­si­de­ra­ba que su en­la­ce con un mu­sul­mán po­día ser un mal ejem­plo pa­ra las mu­je­res de esa re­li­gión. Aún más ima­gi­na­ti­va es la que ase­gu­ra que na­die mu­rió y que la pa­re­ja vi­ve su amor en un re­ti­ro do­ra­do. Otros ex­pli­ca­ron que el ac­ci­den­te po­día ha­ber si­do pre­pa­ra­do por tra­fi­can­tes de ar­mas, mo­les­tos por su cam­pa­ña con­tra las mi­nas an­ti­per­so­na­les. Otra in­di­ca­ba que su no­vio, Do­di Al Fa­yed, te­nía ne­go­cios con per­so­nas po­co re­co­men­da­bles que qui­sie­ron ma­tar­le des­vian­do la aten­ción ha­cia Lady Di pa­ra que na­die sos­pe­cha­ra de ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.