ca­lle es­te-oes­te Philippe Sands

en Ca­lle Es­te-Oes­te se en­tre­te­jen dos hi­los: la his­to­ria del abue­lo ma­terno del au­tor y la de dos abo­ga­dos ju­díos y un acu­sa­do alemán en el jui­cio de Nú­rem­berg. A par­tir de las co­ne­xio­nes en­tre es­tos tres per­so­na­jes, emer­gen la Shoá, la His­to­ria y las his

Tiempo - - Turno de palabra - Fo­tos: getty Images

Una in­vi­ta­ción Mar­tes, 1 de oc­tu­bre de 1946, Pa­la­cio de Jus­ti­cia de Nú­rem­berg

Po­co des­pués de las tres de la tar­de, la puer­ta co­rre­de­ra de ma­de­ra si­tua­da tras el ban­qui­llo de los acu­sa­dos se abrió y Hans Frank en­tró en la sa­la de jus­ti­cia nú­me­ro 600. Lle­va­ba un tra­je gris, un tono que se veía con­tra­rres­ta­do por los cas­cos blan­cos que ex­hi­bían sus es­col­tas, dos po­li­cías mi­li­ta­res de ros­tro som­brío. Las vistas ha­bían pa­sa­do fac­tu­ra al hom­bre que ha­bía si­do el abo­ga­do per­so­nal de Adolf Hitler y lue­go su re­pre­sen­tan­te per­so­nal en la Po­lo­nia ocu­pa­da por los alemanes; un hom­bre de me­ji­llas son­ro­sa­das, na­riz pe­que­ña y afi­la­da, y ca­be­llo ali­sa­do ha­cia atrás. Frank ya no era el mi­nis­tro es­bel­to y fan­fa­rrón loa­do por su ami­go Ri­chard Strauss; de he­cho, se ha­lla­ba en un con­si­de­ra­ble es­ta­do de con­fu­sión, has­ta el pun­to de que, tras en­trar en la sa­la, se dio la vuel­ta y se en­ca­ró en la di­rec­ción equi­vo­ca­da, dan­do la es­pal­da a los jue­ces.

Aquel día, sen­ta­do en la sa­la aba­rro­ta­da, es­ta­ba el ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Internacional de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. Con ga­fas y una in­ci­pien­te cal­vi­cie, Hersch Lau­ter­pacht se ha­lla­ba en el ex­tre­mo de una lar­ga me­sa de ma­de­ra, oron­do co­mo un búho, flan­quea­do por sus dis­tin­gui­dos co­le­gas del equi­po bri­tá­ni­co de la acu­sa­ción. Ha­bía si­do a Lau­ter­pacht, sen­ta­do no muy le­jos de Frank y ata­via­do con un tra­je ne­gro, a quien se le ha­bía ocu­rri­do la idea de in­tro­du­cir la ex­pre­sión “crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad” en el Es­ta­tu­to de Nú­rem­berg, cua­tro pa­la­bras pa­ra des­cri­bir la ma­tan­za de cua­tro mi­llo­nes de ju­díos y po­la­cos en el te­rri­to­rio de Po­lo­nia. Lau­ter­pacht lle­ga­ría a ser re­co­no­ci­do co­mo la men­te ju­rí­di­ca internacional más pre­cla­ra del si­glo XX y uno de los pa­dres del mo­derno mo­vi­mien­to pro de­re­chos hu­ma­nos; pe­ro su in­te­rés por Frank no era me­ra­men­te pro­fe­sio­nal. Du­ran­te cin­co años, Frank ha­bía si­do go­ber­na­dor de un te­rri­to­rio que lle­gó a in­cluir la ciu­dad de Lem­berg, don­de Lau­ter­pacht te­nía una ex­ten­sa fa­mi­lia, que in­cluía a sus pa­dres, un hermano, una her­ma­na y los hi­jos de es-

tos. Al ini­ciar­se el jui­cio, un año an­tes, se ig­no­ra­ba qué ha­bía si­do de ellos en el reino de Hans Frank.

Otro hom­bre que te­nía un in­te­rés es­pe­cial en el jui­cio no es­ta­ba allí aquel día. Ra­fael Lem­kin es­cu­chó la sen­ten­cia por la ra­dio, des­de una ca­ma de un hos­pi­tal mi­li­tar es­ta­dou­ni­den­se en Pa­rís. Tras tra­ba­jar pri­me­ro co­mo fis­cal y lue­go co­mo abo­ga­do en Var­so­via, hu­yó de Po­lo­nia en 1939, al es­ta­llar la gue­rra, y al fi­nal lle­gó a EEUU. Allí tra­ba­jó con el equi­po es­ta­dou­ni­den­se de la acu­sa­ción en el jui­cio, en co­la­bo­ra­ción con los británicos. En aquel via­je lle­vó con­si­go va­rias ma­le­tas aba­rro­ta­das de do­cu­men­tos, en­tre ellos nu­me­ro­sos de­cre­tos fir­ma­dos por Frank. Es­tu­dian­do aque­llos ma­te­ria­les, Lem­kin en­con­tró una pau­ta de com­por­ta­mien­to a la que dio un nom­bre a fin de des­cri­bir el delito del que se po­día acu­sar a Frank. Lo lla­mó “ge­no­ci­dio”. A di­fe­ren­cia de Lau­ter­pacht, que se cen­tra­ba en los crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad, un con­cep­to que apun­ta­ba a la pro­tec­ción de los in­di­vi­duos, a él le preo­cu­pa­ba más la pro­tec­ción de los gru­pos. Ha­bía tra­ba­ja­do in­can­sa­ble­men­te pa­ra in­tro­du­cir el delito de ge­no­ci­dio en el jui­cio de Frank, pe­ro aquel úl­ti­mo día del pro­ce­so se sin­tió de­ma­sia­do in­dis­pues­to pa­ra asis­tir. Tam­bién él te­nía un in­te­rés per­so­nal en Frank: ha­bía pa­sa­do va­rios años en Lwów, y sus pa­dres y su hermano ha­bían si­do víc­ti­mas de los de­li­tos pre­sun­ta­men­te co­me­ti­dos en el te­rri­to­rio de Frank.

“¡Acu­sa­do Hans Frank!”, anun­ció el pre­si­den­te del tri­bu­nal.

Frank es­ta­ba a pun­to de sa­ber si en Na­vi­dad se­gui­ría vi­vo y en si­tua­ción de cum­plir la pro­me­sa

Ha­bía si­do a Lau­ter­pacht, sen­ta­do no muy le­jos de Frank, a quien se le ha­bía ocu­rri­do in­tro­du­cir la ex­pre­sión “crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad”

que re­cien­te­men­te le ha­bía he­cho a su hi­jo de sie­te años: que to­do iba bien y que pa­sa­ría las va­ca­cio­nes en ca­sa.

Jue­ves, 16 de oc­tu­bre de 2014, Pa­la­cio de Jus­ti­cia de Nú­rem­berg

Se­sen­ta y ocho años des­pués tu­ve oca­sión de vi­si­tar la sa­la de jus­ti­cia nú­me­ro 600 en com­pa­ñía de Ni­klas, el hi­jo de Hans Frank, que era un niño pe­que­ño cuan­do se hi­zo aque­lla pro­me­sa. Ni­klas y yo co­men­za­mos nues­tra vi­si­ta por el ala de­sola­da y va­cía de la pri­sión en desuso si­tua­da de­trás del Pa­la­cio de Jus­ti­cia, la úni­ca de sus cua­tro alas que to­da­vía per­ma­ne­ce en pie. Nos sen­ta­mos en una pe­que­ña cel­da, co­mo aque­lla en la que su padre pa­só ca­si to­do un año. La úl­ti­ma vez que Ni­klas es­tu­vo en esa par­te del edi­fi­cio fue en sep­tiem­bre de 1946. “Es­ta es la úni­ca ha­bi­ta­ción del mun­do don­de es­toy un po­qui­to más cer­ca de mi padre”, me di­jo, “sen­tán­do­me aquí y pen­san­do que soy él, es­tan­do aquí du­ran­te ca­si un año, con un vá­ter abier­to, una me­si­ta, una ca­ma pe­que­ña y na­da más”. La cel­da era in­cle­men­te, al igual que Ni­klas con res­pec­to a la cues­tión de los ac­tos de su padre. “Mi padre era abo­ga­do; sa­bía lo que ha­cía”.

La sa­la de jus­ti­cia nú­me­ro 600, que to­da­vía se uti­li­za, no ha­bía cam­bia­do mu­cho des­de la épo­ca del jui­cio. Allá por 1946, la ru­ta des­de las cel­das re­que­ría que ca­da uno de los vein­tiún acu­sa­dos subie­ra a un pe­que­ño as­cen­sor que lle­va­ba di­rec­ta­men­te a la sa­la de jus­ti­cia, un ar­ti­lu­gio que Ni­klas y yo es­tá­ba­mos an­sio­sos por ver. Se­guía allí, tras el ban­qui­llo en el que se sen­ta­ban los acu­sa­dos, y se ac­ce­día a él por la mis­ma puer­ta de ma­de­ra, que se des­li­za­ba tan si­len­cio­sa­men­te co­mo siem­pre. “Abier­ta, ce­rra­da, abier­ta, ce­rra­da”, es­cri­bió R. W. Coo­per, un an­ti­guo co­rres­pon­sal de te­nis so­bre hier­ba que in­for­mó ca­da día so­bre el jui­cio pa­ra el

Ti­mes de Lon­dres. Ni­klas abrió la puer­ta co­rre­de­ra y en­tró en el pe­que­ño es­pa­cio; lue­go ce­rró la puer­ta tras de sí.

Cuan­do vol­vió a sa­lir, se di­ri­gió al lu­gar don­de se ha­bía sen­ta­do su padre du­ran­te el jui­cio, acu­sa­do de crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad y de ge­no­ci­dio. Ni­klas se sen­tó y se in­cli­nó so­bre la ba­ran­di­lla de ma­de­ra. Me mi­ró, re­co­rrió la sa­la con la vis­ta, y lue­go dio un sus­pi­ro. Yo me ha­bía pre­gun­ta­do a me­nu­do por la úl­ti­ma vez que su padre ha­bía atra-

La cel­da era in­cle­men­te, al igual que Ni­klas con res­pec­to a la cues­tión de los ac­tos de su padre: “Mi padre era abo­ga­do; sa­bía lo que ha­cía”

ve­sa­do la puer­ta co­rre­de­ra del as­cen­sor y se ha­bía en­ca­mi­na­do al ban­qui­llo de los acu­sa­dos. Era al­go que uno so­lo po­día ima­gi­nar, no ver, pues­to que no se per­mi­tió que hu­bie­ra cá­ma­ras fil­man­do la úl­ti­ma tar­de del jui­cio, el mar­tes 1 de oc­tu­bre de 1946; se hi­zo pa­ra pro­te­ger la dig­ni­dad de los acu­sa­dos.

Ni­klas in­te­rrum­pió mis pen­sa­mien­tos. Ha­bló con voz fir­me y sua­ve: “Es­ta es una sa­la ale­gre, pa­ra mí y pa­ra el mun­do”. Ni­klas y yo es­tá­ba­mos allí, en la sa­la de jus­ti­cia nú­me­ro 600, gra­cias a una in­vi­ta­ción que yo ha­bía re­ci­bi­do ines­pe­ra­da­men­te unos años an­tes. Pro­ce­día de la fa­cul­tad de de­re­cho de la uni­ver­si­dad que al­ber­ga la ciu­dad ac­tual­men­te co­no­ci­da co­mo Lviv, y era una in­vi­ta­ción a dar una con­fe­ren­cia pú­bli­ca so­bre mi tra­ba­jo en torno a los crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad y el ge­no­ci­dio. Me pe­dían que ha­bla­ra de los ca­sos en los que ha­bía par­ti­ci­pa­do, de mi la­bor aca­dé­mi­ca so­bre el jui­cio de Nú­rem­berg, y de las con­se­cuen­cias del jui­cio pa­ra nues­tro mun­do mo­derno.

Ha­cía tiem­po que me ha­lla­ba fas­ci­na­do por el jui­cio y los mi­tos de Nú­rem­berg, el mo­men­to en que se de­cía que na­ció nues­tro mo­derno sis­te­ma de jus­ti­cia internacional. Me sen­tía cau­ti­va­do por los ex­tra­ños de­ta­lles que po­dían en­con­trar­se en las lar­guí­si­mas trans­crip­cio­nes, por las som­brías evi­den­cias, atraí­do por los nu­me­ro­sos li­bros, me­mo­rias y dia­rios que des­cri­bían con mi­nu­cio­si­dad fo­ren­se los tes­ti­mo­nios de­cla­ra­dos an­te los jue­ces. Me sen­tía in­tri­ga­do por las imá­ge­nes, las fo­to­gra­fías, los no­ti­cia­rios ci­ne­ma­to­grá­fi­cos en blan­co y ne­gro, y pe­lí­cu­las co­mo Ven­ce­do­res o ven­ci­dos, un fil­me que en 1961 ga­nó un Os­car y al que ha­rían me­mo­ra­ble tan­to el tema que abor­da­ba co­mo el bre­ve flir­teo de Spen­cer Tracy con Mar­le­ne Die­trich. Mi in­te­rés te­nía una ra­zón prác­ti­ca, pues­to que aquel pro­ce­so ha­bía ejer­ci­do una pro­fun­da in­fluen­cia en mi tra­ba­jo: la sen­ten­cia de Nú­rem­berg ha­bía hin­cha­do co­mo un po­ten­te vien­to las ve­las de un mo­vi­mien­to pro de­re­chos hu­ma­nos to­da­vía en ger­men. Sí, es cier­to que ha­bía un fuer­te tu­fi­llo a “la jus­ti­cia del ven­ce­dor”, pe­ro no ca­bía nin­gu­na du­da de que el ca­so fue un ca­ta­li­za­dor que abrió la po­si­bi­li­dad de que los lí­de­res de un país pu­die­ran ser juz­ga­dos por un tri­bu­nal internacional, al­go que nun­ca ha­bía ocu­rri­do an­tes.

Muy pro­ba­ble­men­te fue mi tra­ba­jo co­mo abo­ga­do, an­tes que mis es­cri­tos, lo que sus­ci­tó la in­vi­ta­ción de Lviv. En el ve­rano de 1998 yo ha­bía te­ni­do un pa­pel se­cun­da­rio en las ne­go­cia­cio­nes que lle­va­ron a la crea­ción de la Cor­te Pe­nal Internacional, en una reu­nión en Ro­ma, y unos me­ses des­pués tra­ba­jé en el ca­so Pi­no­chet en Lon­dres. El ex­pre­si­den­te de Chi­le ha­bía pe­di­do in­mu­ni­dad a los tri­bu­na­les in­gle­ses por los car­gos de ge­no­ci­dio y crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad pre­sen­ta­dos con­tra él por el juez es­pa­ñol Bal­ta­sar Garzón, y ha­bía per­di­do. En los años si­guien­tes, otros ca­sos per­mi­tie­ron que las puer­tas de la jus­ti­cia internacional se abrie­ran fi­nal­men­te en­tre chi­rri­dos tras un pe­rio­do de inac­ti­vi­dad en las dé­ca­das de la Gue­rra Fría que si­guie­ron al jui­cio de Nú­rem­berg.

Los ca­sos de la an­ti­gua Yu­gos­la­via y de Ruan­da no tar­da­ron en ate­rri­zar so­bre mi es­cri­to­rio en Lon­dres. Lue­go se­gui­rían otros, re­la­cio­na­dos con di­ver­sas acu­sa­cio­nes en el Con­go, Li­bia, Af­ga­nis­tán, Che­che­nia, Irán, Si­ria y el Lí­bano, Sie­rra Leo­na, Guan­tá­na­mo e Irak. Una lis­ta lar­ga y tris­te que re­fle­ja­ba el fra­ca­so de las bue­nas in­ten­cio­nes ma­ni­fes­ta­das en la sa­la de jus­ti­cia nú­me­ro 600 de Nú­rem­berg.

Tra­ba­jé en va­rios ca­sos de ma­tan­zas. Al­gu­nos de ellos se ar­gu­men­ta­ron co­mo crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad, ase­si­na­tos de in­di­vi­duos a gran es­ca­la, mien­tras que otros die­ron lu­gar a acu­sa­cio­nes de ge­no­ci­dio, o des­truc­ción de gru­pos. Es­tos dos de­li­tos dis­tin­tos, con su én­fa­sis di­fe­ren­cia­do en el in­di­vi­duo y el gru­po, se desa­rro­lla­ron de for­ma pa­ra­le­la, si bien con el tiem­po el ge­no­ci­dio emer­gió a los ojos de mu­chos co­mo el cri­men de crí­me­nes, una je­rar­quía que pa­re­cía su­ge­rir que el ase­si­na­to de un gran nú­me­ro de per­so­nas con­si­de­ra­das co­mo in­di­vi­duos re­sul­ta­ba de al­gún mo­do me­nos te­rri­ble. De vez en cuan­do, yo re­ca­ba­ba pis­tas so­bre los orí­ge­nes y pro­pó­si­tos de los dos tér­mi­nos y su conexión con una se­rie de ar­gu­men­tos que se for­mu­la­ron por pri­me­ra vez en la sa­la de jus­ti­cia nú­me­ro 600. Sin em­bar­go, nun­ca in­ves­ti­gué con ex­ce­si­va pro­fun­di­dad acer­ca de lo que ha­bía ocu­rri­do en Nú­rem­berg. Sa­bía có­mo ha­bían na­ci­do aque­llos nue­vos de­li­tos y có­mo ha­bían evo­lu­cio­na­do pos­te­rior­men­te, pe­ro lo ig­no­ra­ba ca­si to­do so­bre las his­to­rias per­so­na­les que im­pli­ca­ban, o so­bre có­mo se ha­bían lle­ga­do a ar­gu­men­tar en el ca­so con­tra Hans Frank. Tam­po­co co­no­cía las cir­cuns­tan­cias per­so­na­les en las que Hersch Lau­ter­pacht y Ra­fael Lem­kin ha­bían desa­rro­lla­do sus dis­tin­tas ideas.

La in­vi­ta­ción de Lviv me ofre­cía la po­si­bi­li­dad de ex­plo­rar aque­lla his­to­ria.

No ca­bía du­da de que el ca­so fue un ca­ta­li­za­dor que abrió la po­si­bi­li­dad de que los lí­de­res de un país pu­die­ran ser juz­ga­dos por un tri­bu­nal internacional

philippe Sands es abo­ga­do y pro­fe­sor de De­re­cho internacional en el Uni­ver­sity Co­lle­ge de Lon­dres. Ha in­ter­ve­ni­do en im­por­tan­tes jui­cios in­ter­na­cio­na­les ce­le­bra­dos en el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la Unión eu­ro­pea y en la Cor­te pe­nal internacional de La Ha­ya. es au­tor de Law­less World, so­bre la ile­ga­li­dad de la úl­ti­ma gue­rra de irak, y Tor­tu­re Team, so­bre el uso de la tor­tu­ra por par­te de la Administración Bush. CA­LLE ES­TE-OES­TE / PHILIPPE SANDS / ANA­GRA­MA / 600 PÁ­GI­NAS / 25,90 EU­ROS / PU­BLI­CA­CIÓN: 20/09/2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.