di­rec­Tor del mu­seo del pra­do.

Tiempo - - Entrevista - por an­to­nio ro­drí­guez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Fo­tos: david Gar­cía-ama­ya

El sus­ti­tu­to de Mi­guel Zu­ga­za de­cli­nó al prin­ci­pio la pro­pues­ta de di­ri­gir la pinacoteca. Aho­ra la­men­ta que el Go­bierno no bus­que una ley de me­ce­naz­go, que ali­via­ría la “ex­te­nuan­te” au­to­fi­nan­cia­ción. Mi­guel Fa­lo­mir (Va­len­cia, 1966) da sus pri­me­ros pa­sos al fren­te del Mu­seo del Pra­do, don­de lle­gó ha­ce 20 años, con dos asun­tos so­bre la me­sa: el bi­cen­te­na­rio, que em­pie­za a fi­na­les de 2018, y la fu­tu­ra am­plia­ción de la pinacoteca al lu­gar don­de se ubi­ca­ba el Mu­seo del Ejér­ci­to.

P_ ¿Se acuer­da de la pri­me­ra vez que vi­si­tó el Mu­seo del Pra­do?

R_ Sí. Yo vi­vía en Va­len­cia y re­cuer­do que vi­ne a Madrid a pa­sar unos días con unos tíos míos. Nos lle­va­ron al mu­seo y lo que más re­cuer­do de esa vi­si­ta es que en­ton­ces to­da­vía es­ta­ba la ins­ta­la­ción del es­pe­jo fren­te a Las me­ni­nas. Aquel jue­go ilusionista me cau­só una gran im­pre­sión. P_ ¿Qué edad te­nía? R_ Unos 10 años, más o me­nos.

P_ Lue­go es­tu­dió His­to­ria del Arte, una ca­rre­ra un tan­to de­nos­ta­da por no te­ner mu­chas salidas.

R_ Es una ca­rre­ra con unos ín­di­ces de pa­ro ate­rra­do­res. Son muy pocos los que se co­lo­can. Ade­más, en mi épo­ca nos li­cen­cia­mos en Va­len­cia ca­si 200 his­to­ria­do­res del arte, una ci­fra que es lo que pue­de ne­ce­si­tar Es­pa­ña en tres dé­ca­das. De ahí que se crea­sen frus­tra­cio­nes tre­men­das.

P_ ¿Có­mo con­si­guió sa­car ca­be­za?

R_ He po­di­do ha­cer ca­rre­ra por­que con­se­guí un pre­mio ex­tra­or­di­na­rio. Sa­bía que te­nía que te­ner un ex­pe­dien­te muy al­to pa­ra que lue­go te die­sen una be­ca y así ha­cer una te­sis doc­to­ral. P_ ¿Por qué re­cha­zó ini­cial­men­te el pues­to de di­rec­tor del Pra­do? R_ Cuan­do Mi­guel Zu­ga­za de­ci­de mar­char­se, a mí me ofre­cen la di­rec­ción. En prin­ci­pio, no te­nía in­te­rés por mi per­fil más de his­to­ria­dor del arte pu­ro que de ges­tor. Ten­go tam­bién una edad, 51 años, que me pa­re­cía que de­di­car­me a la di­rec­ción del Pra­do sig­ni­fi­ca­ba dar por ter­mi­na­da mi ca­rre­ra de his­to­ria­dor del arte. De­ma­sia­do pre­ma­tu­ro, pen­sé. P_ ¿Y qué le hi­zo cam­biar de opi­nión? R_ Al fi­nal con­cu­rrie­ron una se­rie de cir­cuns­tan­cias por las que acep­té.

P_ Ve­ni­mos del ré­cord de 15 años con Mi­guel Zu­ga­za. ¿Cuán­to tiem­po le gus­ta­ría es­tar si de us­ted de­pen­die­se?

R_ Diez años es lo que mu­chos di­rec­to­res es­tán. Es un pe­rio­do que te per­mi­te desa­rro­llar. Si en diez años no sir­ves... po­co pue­des dar en­ton­ces.

P_ ¿Cuá­les son sus prio­ri­da­des?

R_ El mu­seo es­tá me­jor que nun­ca. Yo lle­gué ha­ce 20 años y re­cuer­do un ti­tu­lar, creo que del He­rald Tri­bu­ne, que de­cía que el Pra­do era el “mu­seo en­fer­mo de Europa”. Lo era: te­nía una co­lec­ción ex­tra­or­di­na­ria pe­ro unos servicios de­ci­mo­nó­ni­cos. En los úl­ti­mos 15 años se ha he­cho una trans­for­ma­ción ra­di­cal. Pri­me­ro fí­si­ca, con la in­cor­po­ra­ción de nue­vos edi­fi­cios y que se cul­mi­na­rá con el Sa­lón de Rei­nos. Y lue­go ju­rí­di­ca, al cam­biar su na­tu­ra­le­za, que ha per­mi­ti­do una financiación por me­dios pro­pios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.