P_ ¿De ahí que se ha­ya fi­ja­do en el crowd­fun­ding? R_

Tiempo - - Entrevista -

P_ ¿Afec­tó en ello la cri­sis eco­nó­mi­ca?

R_ He­mos al­can­za­do en 12 años una au­to­fi­nan­cia­ción del 72%. Es­te ca­mino tie­ne que con­so­li­dar­se por otras vías, por­que no pue­de ser que el mu­seo se fi­nan­cie a es­te ni­vel. Es ex­te­nuan­te, al ni­vel que tie­ne el Me­tro­po­li­tan (de Nue­va York) con una financiación bas­tan­te más fa­vo­ra­ble.

P_ ¿Es ex­te­nuan­te por te­ner que po­ner la en­tra­da a 15 eu­ros?

R_ A mí me en­can­ta­ría que el mu­seo fue­se gra­tui­to. Lo que re­ci­be el mu­seo del Es­ta­do, 13,4 mi­llo­nes de eu­ros, no cu­bre los sa­la­rios de los trabajadores pe­se a ser el suel­do de un ju­ga­dor me­dio del Real Madrid o el Bar­ce­lo­na. La Na­tio­nal Ga­llery de Washington es bas­tan­te más pe­que­ña que el Pra­do y gra­tui­to, pe­ro el Es­ta­do le da 120 mi­llo­nes de dó­la­res [101 mi­llo­nes de eu­ros]. Si me dan el pre­su­pues­to ín­te­gro, es­toy en­can­ta­do de que sea gra­tui­to. Ade­más, so­lo el 35% de los más de tres mi­llo­nes de vi­si­tan­tes pa­ga la en­tra­da com­ple­ta. El 51% no pa­ga, bien por­que acu­de en ho­ra­rio de gra­tui­dad o por­que se aco­ge a las exen­cio­nes por ser me­no­res de 18, de más de 65, es­tu­dian­tes has­ta los 26 o des­em­plea­dos. Y un 14% pa­ga en­tra­da re­du­ci­da. En el úl­ti­mo año se in­gre­sa­ron 17 mi­llo­nes por en­tra­das, bas­tan­te más de lo que nos da el Es­ta­do.

P_ ¿Se no­ta el fi­nal de la cri­sis?

R_ No lo he­mos no­ta­do. No ha ha­bi­do au­men­to en 2017, pa­ra 2018 tam­po­co y en 2019 es­pe­ro que lle­gue por­que su­fri­mos cor­tes drás­ti­cos cuan­do la cri­sis. Era ló­gi­co en su mo­men­to, pe­ro igual que su­fri­mos los re­cor­tes, aho­ra te­ne­mos que bene­fi­cia­rnos de la reac­ti­va­ción

P_ Ha pe­di­do una ley de me­ce­naz­go en el Con­gre­so. ¿Ve po­si­ble un acuer­do?

R_ Más que pe­dir, me he uni­do al co­ro de vo­ces del mun­do cul­tu­ral que cla­ma por una ley de es­te ti­po, pe­ro en es­tos mo­men­tos no es­tá en­tre las prio­ri­da­des del Go­bierno, cuan­do te­ne­mos ahí el ejem­plo de la ley fran­ce­sa de me­ce­naz­go, apro­ba­da en ple­na cri­sis, y que es­tá dan­do unos re­sul­ta­dos ex­tra­or­di­na­rios. P_ ¿Se plan­tea ha­cer pú­bli­cos los nombres de los me­ce­nas pri­va­dos?

R_ Las apor­ta­cio­nes son pú­bli­cas, es­tán en la me­mo­ria. A lo me­jor no co­ge­mos el me­gá­fono y lo de­ci­mos. Lo que pi­do es abrir la ba­se. El ti­po de pa­tro­ci­nio que te­ne­mos es cor­po­ra­ti­vo co­mo con­se­cuen­cia de la inexis­ten­cia de una ley de me­ce­naz­go. El par­ti­cu­lar no sien­te atractivo pa­ra dar al no re­ci­bir de­duc­cio­nes, mien­tras que las gran­des com­pa­ñías tie­nen un com­pro­mi­so más de ima­gen. Eso nos con­vier­te en una ex­cep­ción en el pa­no­ra­ma mun­dial.

Así es. Me gus­ta­ría am­pliar el es­pec­tro so­cial de los que quie­ran co­la­bo­rar con el mu­seo a tra­vés del mi­cro­me­ce­naz­go.

P_ ¿Y có­mo lo ha­ría?

R_ En el ex­tran­je­ro fun­cio­na y en Es­pa­ña hay un pre­ce­den­te con el Mu­seo So­ro­lla, la pri­me­ra ins­ti­tu­ción cul­tu­ral que ha apli­ca­do el crowd­fun­ding pa­ra la ad­qui­si­ción de una obra. Nos gus­ta­ría po­ner­lo en mar­cha con el bi­cen­te­na­rio.

P_ ¿Exis­te ries­go de ma­si­fi­ca­ción a la ho­ra de ver de­ter­mi­na­das sa­las?

R_ Exis­te, de he­cho, uno de los gran­des desafíos es ha­cer com­pa­ti­ble esa gran afluen­cia con que la vi­si­ta sea pla­cen­te­ra. ¿Qué ocu­rre? Hay al­gu­nos mu­seos que mue­ren de éxi­to y em­pie­za a ser un gran pro­ble­ma. To­do el mun­do tie­ne en la ca­be­za el Lou­vre, don­de esas ma­sas se con­cen­tran en muy po­cas sa­las y el

«No hE­Mos No­tA­do El fi­NAl dE lA cri­sis. Aho­rA dE­bE­ríA­Mos bENE­fi­ciA­rNos dE lA rEAc­ti­vA­cióN»

80% del mu­seo es­tá va­cío. Aquí, de al­gu­na ma­ne­ra, nos pa­sa igual con las sa­las del Bos­co, Gre­co, Ve­láz­quez y Go­ya.

P_ ¿Qué hay de la idea de in­tro­du­cir arte con­tem­po­rá­neo en el Pra­do?

R_ Bueno, ya ha ha­bi­do co­sas de Pi­cas­so y siem­pre lo he vis­to des­de la pers­pec­ti­va de ex­po­si­cio­nes tem­po­ra­les. El Pra­do tie­ne que ac­tua­li­zar­se cons­tan­te­men­te en la for­ma de có­mo se ve. Los clá­si­cos lo son por­que lle­gan a ca­da ge­ne­ra­ción y es­te mu­seo siem­pre ha ins­pi­ra­do a ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos. Pe­ro no quie­ro que es­te arte se vea con yux­ta­po­si­cio­nes, com­pa­ran­do a uno con otro, al­go que es bas­tan­te es­té­ril y for­za­do.

P_ Ha­blan­do de có­mo ver el Pra­do, sor­pren­dió el que di­je­se que no le ha­bía gus­ta­do la úl­ti­ma ex­po­si­ción del Bos­co.

R_ Ahí se me ma­lin­ter­pre­tó. Me en­can­tó la ex­po­si­ción, pe­ro hu­bo mo­men­tos en los que es­ta­ba de­ma­sia­do ma­si­fi­ca­da y era difícil ver las obras. Y eso que tu­vi­mos ho­ra­rios ex­pan­di­dos y con vi­si­tas — has­ta me­dia­no­che los úl­ti­mos días.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.