El cui­da­dor de los in­ver­so­res

CON­SE­JE­RO DE­LE­GA­DO DE TE­LE­FÓ­NI­CA

Tiempo - - Economía - por Her­nan­do f. Calleja

En una gran or­ga­ni­za­ción nun­ca se sa­be quié­nes lle­ga­rán a la cús­pi­de. En el ca­so de Ángel Vi­lá Boix, ge­run­den­se, son mu­chos los que in­tuían que el des­tino le te­nía re­ser­va­do un lu­gar en la cum­bre. Ya lo tie­nen ahí, con­se­je­ro de­le­ga­do de Te­le­fó­ni­ca. Aho­ra to­ca vi­gi­lar la ac­ción y la deu­da, que pa­ra eso se ha cur­ti­do co­mo fi­nan­cie­ro. Su buen tra­to con los in­ver­so­res es un ac­ti­vo en es­tos tiem­pos, a la ho­ra de ex­pli­car que el dividendo no es ca­nó­ni­co.

Es­te in­ge­nie­ro in­dus­trial por la Po­li­téc­ni­ca de Ca­ta­lu­ña y MBA por Co­lum­bia, en­tró en Te­le­fó­ni­ca en 1977 co­mo con­tro­ller, uno de esos pues­tos en los que no se ha­cen ami­gos, pe­ro ini­ció el si­glo ya co­mo di­rec­tor de Desa­rro­llo Cor­po­ra­ti­vo, car­go des­de el que ha co­ci­na­do las gran­des ope­ra­cio­nes de la em­pre­sa, O2, Vi­vo, EP­lus, GTV. An­tes ha­bía pa­sa­do por Ci­ti­group, McKin­sey y Fe­rro­vial. A par­tir de 2011 aña­dió a sus res­pon­sa­bi­li­da­des la de fi­nan­cie­ro.

Ser cu­lé co­mo él sig­ni­fi­ca es­tar pre­pa­ra­do pa­ra lo me­jor y lo peor. La emi­nen­cia gris fi­nan­cie­ra de Te­le­fó­ni­ca, pa­sa por bri­llan­te, so­brio, dis­cre­to y buen co­mu­ni­ca­dor (aun­que de lo úl­ti­mo no ejer­ce). Fron­te­ras aden­tro ase­gu­ran que en las reunio­nes ex­hi­be un acen­dra­do sen­ti­do del hu­mor y no es re­mi­so a las bro­mas — y a las res­pues­tas vi­va­ces.

ILuSTRACIÓN: LuIS GRA­ñE­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.