Ban­de­ra azul

Tiempo - - Tal como somos - na­ti­vel pre­cia­do @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

Lle­vo unos días dis­fru­tan­do de una pla­ya con ban­de­ra azul y, sin em­bar­go, ca­da vez que me ba­ño en el mar tro­pie­zo con al­gún plás­ti­co. Ima­gino que si es­to su­ce­de en un lu­gar vi­gi­la­do y su­pues­ta­men­te lim­pio, có­mo es­ta­rá el res­to del Me­di­te­rrá­neo. Aun­que no ha­ce fal­ta ima­gi­nar, por­que se sa­be a cien­cia cier­ta que la sa­lud del mar se en­cuen­tra en es­ta­do crí­ti­co. Has­ta los más in­cré­du­los sa­ben que los desechos de plás­ti­co inun­dan los océa­nos (es pro­ba­ble que en 2050 ha­ya en ellos más plás­ti­co que pe­ces) pe­ro me­ten la ca­be­za de­ba­jo del ala cuan­do les in­for­man de sus le­ta­les con­se­cuen­cias, por ejem­plo, que unos cien mil ma­mí­fe­ros ma­ri­nos han muer­to al tra­gar­los. El agua cu­bre tres cuar­tas partes de la Tie­rra, apor­ta ca­si la mi­tad del oxí­geno que res­pi­ra­mos y ab­sor­be un cuar­to del dió­xi­do de car­bono (CO2) que pro­du­ci­mos. En­su­ciar el océano su­po­ne una ame­na­za global.

Pue­de que los es­cép­ti­cos o los ne­ga­cio­nis­tas mi­li­tan­tes, co­mo el to­zu­do e ig­no­ran­te Do­nald Trump, no se sien­tan ame­na­za­dos por la ex­tin­ción de cier­tas es­pe­cies, el de­te­rio­ro de los arre­ci­fes de co­ral en las Mal­di­vas o la subida del ni­vel del mar, aun­que em­pie­ce a tra­gar­se al­gu­nas is­las del Pa­cí­fi­co. No sa­ben que en el agua hay, ade­más, pes­ti­ci­das, her­bi­ci­das, fer­ti­li­zan­tes, de­ter­gen­tes, pe­tró­leo y re­si­duos or­gá­ni­cos que pue­den en­trar en la ca­de­na ali­men­ta­ria hu­ma­na.

Tam­po­co en­tien­den que el agua es­té re­la­cio­na­da, no so­lo con la con­ta­mi­na­ción, sino con las gue­rras, las mi­gra­cio­nes y la po­bre­za. Qui­zá les afec­te cuan­do se in­to­xi­quen al comer pe­ces con­ta­mi­na­dos por el abu­so de fer­ti­li­zan­tes, res­tos de fós­fo­ro y ni­tró­geno o com­prue­ben en sus pro­pias ciu­da­des cos- te­ras có­mo au­men­ta el ni­vel del mar. En las pró­xi­mas dé­ca­das un 40% de la po­bla­ción pa­de­ce­rá es­ca­sez de agua. Si con­sul­tan la web de Green­pea­ce ve­rán que, la­men­ta­ble­men­te, to­dos es­tos desas­tres ya es­tán su­ce­dien­do.

En la pri­me­ra Con­fe­ren­cia de los Océa­nos, or­ga­ni­za­da por Na­cio­nes Uni­das el pa­sa­do ju­nio, se han re­co­gi­do nu­me­ro­sas ini­cia­ti­vas me­dioam­bien­ta­les, ta­les co­mo re­du­cir el uso del plás­ti­co, no arro­jar las re­des de pes­ca aban­do­na­das o aca­bar con la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca que des­orien­ta a de­ter­mi­na­das es­pe­cies. En di­cho en­cuen­tro se ha pro­pues­to tam­bién fir­mar acuer­dos in­ter­na­cio­na­les con el ob­je­ti­vo de pro­te­ger la bios­fe­ra que afecta a to­dos.

Hay que tomar con­cien­cia de que el mar su­po­ne el 71% de la su­per­fi­cie del pla­ne­ta y que es una abe­rra­ción uti­li­zar­lo co­mo si fue­ra un in­men­so cu­bo de ba­su­ra. So­lo tres ejem­plos del mal uso co­ti­diano: el plás­ti­co tar­da 500 años en de­sin­te­grar­se; una pi­la al­ca­li­na mal desecha­da pue­de con­ta­mi­nar has­ta 175.000 li­tros de agua; y un li­tro de acei­te usa­do, cuan­do se arro­ja por el desagüe, con­ta­mi­na cien mil li­tros de agua y for­ma una pe­lí­cu­la vis­co­sa que as­fi­xia a los pe­ces. Sé que se ne­ce­si­tan cambios a ni­vel global pa­ra re­sol­ver los pro­ble­mas más gra­ves, sin em­bar­go, si ca­da uno de no­so­tros res­pe­tá­ra­mos las nor­mas más ele­men­ta­les, po­dría­mos evi­tar da­ños irre­ver­si­bles. Soy de las que si­gue cre­yen­do que go­ta a go­ta se ha­ce un mar. Pa­ra quie­nes to­da­vía — pue­dan dis­fru­tar del mar y sus pla­yas, pa­sen un fe­liz ve­rano.

el mar es el 71% de la su­per­fi­cie de la tie­rra, es una abe­rra­ción uti­li­zar­lo co­mo si fue­ra un in­men­so cu­bo de ba­su­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.