El ré­gi­men de­ci­dió si­len­ciar la ca­tás­tro­fe: ha­bía que en­cu­brir la res­pon­sa­bi­li­dad de las al­tas au­to­ri­da­des

Tiempo - - Historias de la Historia -

cris­tal sano en la ciu­dad. Las ca­lles se cu­brie­ron con me­dio pal­mo de vi­drios ro­tos que di­fi­cul­ta­ban pe­no­sa­men­te an­dar o eva­cuar los he­ri­dos, que se de­san­gra­ban por los cor­tes de los cris­ta­les. To­do es­to su­ce­día en una os­cu­ri­dad to­tal, sal­vo por los in­cen­dios que co­men­za­ron a sur­gir y no ha­bía for­ma de apa­gar, por­que tam­bién se ha­bía cor­ta­do el agua.

No ha­bía te­lé­fono ni te­lé­gra­fo, y en la emi­so­ra de Trans­ra­dio Cá­diz, mu­da por el cor­te eléc­tri­co, tu­vie­ron que re­cu­rrir a una ar­cai­ca ra­dio de ga­le­na pa­ra lan­zar el pri­mer gri­to de au­xi­lio. Lo es­cu­cha­ron en Ra­dio Je­rez, y fue es­ta la que dio la alar­ma ge­ne­ral. Ha­bía 152 muer­tos, en ver­sión ofi­cial, pe­ro los he­ri­dos eran en­tre 5.000 y 10.000. Cuan­do se res­ta­ble­ció el trá­fi­co se man­da­ron a Sevilla tre­nes de he­ri­dos pa­ra ser cu­ra­dos allí.

In­creí­ble­men­te, el ma­ri­ne­ro de cen­ti­ne­la en la puer­ta del pol­vo­rín fue lan­za­do al agua por la on­da ex­pan­si­va y sa­lió vi­vo, pe­ro la his­to­ria más so­bre­co­ge­do­ra fue la de An­to­nio No­ya, obre­ro de los As­ti­lle­ros Eche­va­rrie­ta, a quien la on­da es­tre­lló con­tra una re­ja que le abrió la ca­be­za. En el Hos­pi­tal Mi­li­tar lo die­ron por muer­to y lo de­ja­ron en el de­pó­si­to de ca­dá­ve­res, don­de pa­só la no­che has­ta que dos mu­cha­chas de Sec­ción Fe­me­ni­na des­cu­brie­ron al día si­guien­te que da­ba se­ña­les de vi­da.

En­tre el caos y el pá­ni­co hu­bo mu­chos ac­tos de ab­ne­ga­ción y va­lor, pe­ro el hé­roe de esa no­che in­fer­nal fue el ca­pi­tán de cor­be­ta Pas­cual Pery, que reunió un gru­po de ma­ri­ne­ros pa­ra apa­gar el in­cen­dio del Al­ma­cén de Mi­nas Nº 2. Allí ha­bía otras 500 mi­nas que mi­la­gro­sa­men­te no ha­bían es­ta­lla­do, pe­ro las lla­mas ame­na­za­ban con pro­vo­car otra ex­plo­sión. No ha­bía agua, pe­ro Pery tu­vo la san­gre fría de so­fo­car el fue­go echán­do­le los es­com­bros de al­re­de­dor. “Pas­cua­li­to, te has ga­na­do una Lau­rea­da”, le fe­li­ci­ta­ron sus je­fes, y efec­ti­va­men­te fue pro­pues­to pa­ra la má­xi­ma con­de­co­ra­ción mi­li­tar es­pa­ño­la, aun­que no se la con­ce­die­ron. El ré­gi­men de­ci­dió si­len­ciar la ca­tás­tro­fe, ha­bía que en­cu­brir las res­pon­sa­bi­li­da­des de las al­tas au­to­ri­da­des, y crear un hé­roe atrae­ría la aten­ción.

Por esas ca­sua­li­da­des de la His­to­ria, 30 años des­pués, cuan­do se en­te­rra­ba pre­ci­sa­men­te al fran­quis­mo, Pery vol­vió a rea­li­zar un ac­to de va­lor que na­die ha re­co­no­ci­do. Cuan­do Adol­fo Suá­rez le­ga­li­zó el Par­ti­do Co­mu­nis­ta en 1977, el mi­nis­tro de Ma­ri­na, al­mi­ran­te Pi­ta da Veiga, pre­sen­tó su di­mi­sión en mues­tra de re­cha­zo. Nin­gún otro al­mi­ran­te en ac­ti­vo acep­tó sus­ti­tuir­lo, era ca­si una si­tua­ción de mo­tín de la Ma­ri­na con­tra la Tran­si­ción, y Suá­rez re­cu­rrió a Pery, ma­rino de gran pres­ti­gio pe­ro en la re­ser­va, quien, co­mo en el Al­ma­cén de Mi­nas Nº 2, fue ca­paz de so­fo­car el fue­go en la Ar­ma­da.

Es­ta­do en que que­dó la Ca­sa-cu­na del Niño Je­sús de la ciu­dad des­pués de la ex­plo­sión.

fo­to: E.G. DE MoVELLáN/EfE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.