Gen­te. La cró­ni­ca se­ma­nal de Ire­ne Por­te­ro

Tiempo - - News - ire­ne por­te­ro

Se lla­ma co­rri­da go­yes­ca, ten­go en­ten­di­do, a una ca­rre­ra be­né­fi­ca que se ce­le­bra to­dos los años en el Mu­seo del Pra­do, por las sa­las don­de es­tán los cua­dros de Go­ya. Van fa­mo­sos de­rra­pan­do por los pa­si­llos y el que lle­ga el úl­ti­mo pa­ga las co­pas y do­na cien mil eu­ros al mer­ca­di­llo de la in­fan­ta Pi­lar, por eso co­rren to­dos mu­chí­si­mo. Ah, ¿que no? Bueno, pues es­pe­ren que lo mi­ro en la wi­ki por­que una no pue­de sa­ber de to­do, jo­lín. Ah. Ya. Va­le, pues na­da que ver, es una co­rri­da de to­ros, qué co­sas. Se ha­ce en Ron­da y es­te año, uno de los amo­res pla­tó­ni­cos de mi ado­les­cen­cia, el ex­chi­co ex­gua­po Fran Ri­ve­ra, ha di­cho adiós a los to­ros. Di­go yo que ha­brá di­cho has­ta otra, que es lo que ha­cen ca­si to­dos. Hu­bo gen­te, sí. Es­tu­vie­ron sus dos hi­jas: Ca­ye­ta­na, de 17 años (una mo­na­da, co­mo su pa­dre cuan­do la tu­vo; iba con Su­san­na Gri­so), y

Car­men, de 2. Tam­bién la ma­dre de es­ta, Lour­des Mon­tes; y

Eva Gon­zá­lez, que es­ta­ba gua­pí­si­ma, dis­fra­za­da de Amar en

tiem­pos re­vuel­tos, y Ca­ri La­pi­que, que yo creo que no se pier­de una go­yes­ca des­de la pri­me­ra que hu­bo, co­mo Car­men

Lo­ma­na y Ágat­ha Ruiz de la Prada. Ex­cu­só su asis­ten­cia Pa­qui­rrín, lo cual es una pér­di­da irre­pa­ra­ble de la que aún no nos he­mos re­cu­pe­ra­do nin­guno.

Otro su­frir fue el cum­plea­ños de Te­re­lu Cam­pos. Ella no que­ría. Ha­ce tiem­po que Te­re­lu no ríe, que Te­re­lu no sien-

te, que Te­re­lu per­si­gue por el cie­lo de orien­te la li­bé­lu­la va­ga de una va­ga ilu­sión. Pe­ro sus ami­gos la con­ven­cie­ron pa­ra que ce­le­bra­se al­go ín­ti­mo y es­tric­ta­men­te pri­va­do, y cla­ro, no hu­bo más re­me­dio que avi­sar a to­das las re­vis­tas y a to­dos los fo­tó­gra­fos, qué va uno a ha­cer­le, ¿ver­dad? Pues allí se pre­sen­ta­ron, con lo pri­me­ro que en­con­tra­ron pa­ra po­ner­se, Ki­ko Her­nán­dez y Be­lén Ro­drí­guez, de ne­gro; Car­men Bo­rre­go, her­ma­na de la do­lien­te, con una ca­mi­so­la blan­ca ti­po De­mis Rous­sos, pre­sio­sa. Ki­ke Calleja fue ves­ti­do de re­par­ti­dor de hie­lo. Pe­ro lo me­jor fue lo de Isa­bel Rá­ba­go, que no se que­ría per­der el cum­ple por na­da del mun­do. Y se­gu­ra­men­te iba mal de tiem­po, lle­ga­ba tar­de y la es­ta­ba es­pe­ran­do el ta­sis aba­jo, así que es­ta sí que se pu­so lo pri­me­ro que en­con­tró a mano: la bata de sa­lir de la du­cha, co­mo pue­den ver a po­co que se fi­jen. Mi­ren us­te­des, a mí no me pa­re­ce bien. En bata, a un cum­plea­ños, pues no. Por más ami­ga que seas. Ne­na.

El ve­rano da las bo­quea­das

Isa­bel Preys­ler y Ma­rio Var­gas Llo­sa se han de­ja­do ver en Mar­be­lla, ella igua­li­ta que ha­ce tan­tas dé­ca­das y él con la ca­ra que po­ne cuan­do ve a un fo­tó­gra­fo. Ca­si la mis­ma que po­nía Ra­quel Re­vuel­ta al sa­lir de la mar océa­na en Cádiz. Pe­ro no to­do es­tá per­di­do. Ma­ría Jo­sé Suá­rez y su Jor­di han te­ni­do un ni­ño que se lla­ma Elías. Nom­bre de pro­fe­ta. Así que áni­mo.

Su­san­na Gri­so y Ca­ye­ta­na Ri­ve­ra

Eva Gon­zá­lez

Ca­ri La­pi­que

Isa­bel Preys­ler y Ma­rio Var­gas Llo­sa

Ma­ría Jo­sé Suá­rez con su ma­ri­do y su be­bé

Ra­quel Re­vuel­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.