El mi­nis­tro que de­fen­dió el ar­tícu­lo 155

Jo­sé Ma­nuel Gar­cía-Mar­ga­llo re­ve­la en su úl­ti­mo li­bro las ten­sio­nes que pro­vo­có el 9-N en el Go­bierno cuan­do pro­pu­so asu­mir el con­trol de los Mos­sos d’Es­qua­dra

Tiempo - - News - por An­to­nio Ro­drí­guez aro­dri­guez.tiem­po@gru­po­ze­ta.es Fo­tos: Da­vid Gar­cía-Ama­ya

mar­ga­llo tra­ba­jó en una al­ter­na­ti­va al Es­ta­tut que el PP no con­si­de­ró: “El no no ga­na elec­cio­nes”

El re­fe­rén­dum de in­de­pen­den­cia que quie­re or­ga­ni­zar la Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na el pró­xi­mo 1 de oc­tu­bre tie­ne su pre­ce­den­te en el “pro­ce­so par­ti­ci­pa­ti­vo” que se desa­rro­lló el 9 de no­viem­bre de 2014 y que pro­vo­có más ro­ces den­tro del Eje­cu­ti­vo cen­tral de los que se co­no­cían has­ta aho­ra, se­gún des­ve­la Jo­sé Ma­nuel Gar­cía-Mar­ga­llo en su li­bro Por una con­vi­ven­cia

de­mo­crá­ti­ca, re­cién pu­bli­ca­do. El ex­mi­nis­tro de Ex­te­rio­res in­clu­ye en el tex­to la reforma de la Cons­ti­tu­ción que en­tre­gó en mano a Ma­riano Ra­joy a fi­na­les de 2013 y que tan­to dio que ha­blar al ser una de las po­quí­si­mas vo­ces den­tro del PP que de­fien­de cam­biar la Car­ta Mag­na. Den­tro de es­ta reforma se in­clu­yen va­rias re­ce­tas pa­ra em­bri­dar el desafío se­ce­sio­nis­ta una vez pa­sa­do el 1-O.

A Mar­ga­llo se le acu­só en su eta­pa de mi­nis­tro de en­tro­me­ter­se en la po­lí­ti­ca in­ter­na con sus con­ti­nuas de­cla­ra­cio­nes so­bre Catalu­ña. Pe­ro la cues­tión ca­ta­la­na no era nue­va pa­ra él. Cuan­do el so­cia­lis­ta Pas­qual Ma­ra­gall pu­so en mar­cha la reforma del Es­ta­tut en 2004, él, en­ton­ces eu­ro­dipu­tado, ayu­dó a su par­ti­do con pro­pues­tas al­ter­na­ti­vas. La reac­ción del PP a aque­lla reforma ca­ta­la­na por la vía le­gal fue res­pon­der con “to­da la ar­ti­lle­ría”, aun­que hu­bo du­das so­bre la es­tra­te­gia a se­guir.

“Yo me in­cli­né en­ton­ces por pre­sen­tar una en­mien­da a la to­ta­li­dad con un tex­to al­ter­na­ti­vo”, sub­ra­ya Mar­ga­llo. En una de las car­tas di­ri­gi­das a Ra­joy le in­di­có que una vez abier­to el pro­ce­so de re­vi­sión del Es­ta­tu­to se te­nía que pre­sen­tar “una al­ter­na­ti­va pro­pia” des­de el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción. “Igual que creo que es im­por­tan­te te­ner una idea de Es­pa­ña, con­si­de­ro im­por­tan­te te­ner una idea de Catalu­ña. Creo tam­bién que el no no ga­na elec­cio­nes. Y creo, fi­nal­men­te, que con un tex­to al­ter­na­ti­vo en la mano po­dre­mos par­ti­ci­par en la ne­go­cia­ción del Es­ta­tu­to in­ten­tan­do li­mar los as­pec­tos más es­can­da­lo­sa­men­te in­cons­ti­tu­cio­na­les”, re­co­men­dó Mar­ga­llo a su su­pe­rior.

Si­guien­do las in­di­ca­cio­nes de Ra­joy, Mar­ga­llo en­vió sus re­co­men­da­cio­nes a las per­so­nas que le in­di­có, pe­ro el tra­ba­jo de me­ses ca­yó en sa­co ro­to. El PP se li­mi­tó a pre­sen­tar el re­cur­so de cons­ti­tu­cio­na­li­dad sin ofre­cer na­da a cambio. “Nun­ca lle­gué a sa­ber por qué no aca­bó de vo­lar aquel tex­to al­ter­na­ti­vo”, se lamenta el ex­mi­nis­tro una dé­ca­da des­pués.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.