El eu­ro fuer­te qui­ta op­cio­nes a Ma­rio Drag­hi

La mo­ne­da ha reac­cio­na­do al al­za de­bi­do a la de­bi­li­dad de la eco­no­mía de EEUU. Una noticia con dos ca­ras

Tiempo - - News - por m. V.

Cuan­do la Re­ser­va Fe­de­ral de EEUU pu­so en mar­cha una subida pau­la­ti­na de sus ti­pos de in­te­rés emer­gie­ron co­mo se­tas los ana­lis­tas que va­ti­ci­na­ban una pa­ri­dad de un eu­ro-un dó­lar pa­ra es­te 2017 y al­gu­nos más atre­vi­dos lle­ga­ron a pro­nos­ti­car que un dó­lar val­dría al­go más que un eu­ro. Pe­ro las co­sas no han sa­li­do así. El eu­ro su­pe­ra­ba la pa­sa­da se­ma­na con cla­ri­dad los 1,2 dó­la­res y su­pe­ra­ba las 0,93 li­bras.

Aho­ra los ex­per­tos tra­tan de bus­car jus­ti­fi­ca­cio­nes a es­te cambio de ten­den­cia y acu­den a lo que siem­pre han de­fen­di­do quie­nes creen que los ti­pos de cambio aca­ban por re­tra­tar la for­ta­le­za o de­bi­li­dad de las eco­no­mías. Eu­ro­pa si­gue te­nien­do un ba­lan­ce in­ver­sor po­si­ti­vo en el ex­te­rior. La Eu­ro­zo­na es­tá ex­por­tan­do ca­pi­tal, pe­ro lo ha­ce con aho­rro in­terno. EEUU, sin em­bar­go, in­vier­te más de lo que su eco­no­mía es ca­paz de aho­rrar y eso aca­ba en emi­sio­nes de deu­da pú­bli­ca que, a pe­sar de ser una di­vi­sa re­ser­va, da­ña la mo­ne­da.

Des­de el pun­to de vis­ta del co­mer­cio ex­te­rior, so­bre to­do en las ven­tas de pro­duc­tos eu­ro­peos a áreas do­la­ri­za­das, la noticia es ma­la, por­que Eu­ro­pa pier­de com­pe­ti­ti­vi­dad en pre­cios. Pe­ro si se mi­ran las im­por­ta­cio­nes, y so­bre to­do la de pro­duc­tos ener­gé­ti­cos, nor­mal­men­te va­lo­ra­dos in­ter­na­cio­nal­men­te en dó­la­res, la noticia es bue­na. Pe­ro pa­ra quien es un do­lor de ca­be­za es pa­ra el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), que se que­da sin ar­gu­men­tos pa­ra de­jar de in­su­flar di­ne­ro a la eco­no­mía, ya que con un eu­ro fuer­te la in­fla­ción se­gui­rá ba­ja.

Ma­rio Drag­hi, pre­si­den­te del BCE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.