Ten­den­cias. Bol­sos, com­ple­men­tos es­tre­lla

Gran­des, pe­que­ños, prác­ti­cos, dis­cre­tos, lla­ma­ti­vos, so­fis­ti­ca­dos, co­lo­ri­dos, de mar­ca... La va­rie­dad es in­fi­ni­ta. ¿Cuál ele­gir?

Tiempo - - News - por Celia Lo­ren­te clo­ren­te.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

La di­se­ña­do­ra Se­miha Tur­han afir­ma: “To­das so­ña­mos con un bol­so que sea mu­cho más que un bol­so, que te cuen­te una his­to­ria, que te ha­ga via­jar, que sea atemporal, que sea úni­co, que di­ga al­go de ti...”. Las mu­je­res ado­ran los bol­sos y la ma­yo­ría ate­so­ra varios mo­de­los, la me­dia es­tá en 19, se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do por la con­sul­to­ra bri­tá­ni­ca Dia­mond. El nú­me­ro de mo­de­los que ca­da fé­mi­na ne­ce­si­ta es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con su es­ti­lo de vi­da, su for­ma de en­ten­der la mo­da y sus ne­ce­si­da­des. Y es que hay tan­tos mo­de­los de bol­sos co­mo pro­pie­ta­rias, por­que es­te es el ac­ce­so­rio que de­fi­ne la per­so­na­li­dad de la mu­jer más que nin­gún otro. Hay un di­cho que lo co­rro­bo­ra “Si quie­res sa­ber có­mo es una mu­jer, mira su bol­so”. Y no so­lo por fue­ra, por­que lo que trans­por­ta den­tro re­tra­ta a su pro­pie­ta­ria, un mis­te­rio al que so­lo ella pue­de ac­ce­der. En cuan­to al uso que ha­cen de él, tam­bién hay va­rie­dad de pre­fe­ren­cias. Las hay que cambian de mo­de­lo to­dos los días se­gún el look que vis­ten, otras que va­rían de­pen­dien­do de su fun­cio­na­li­dad y otras lle­van el mis­mo pa­ra ca­si to­das las oca­sio­nes...

Com­prar el bol­so per­fec­to pue­de con­ver­tir­se en to­da una odi­sea y hay va­rias con­si­de­ra­cio­nes a te­ner en cuen­ta. Lo pri­me­ro es pen­sar pa­ra qué se va a uti­li­zar. Si es pa­ra ir al tra­ba­jo, a la uni­ver­si­dad, pa­ra ir de com­pras, a un cóc­tel, sa­lir de no­che o a una fies­ta. Pues bien, pa­ra el tra­ba­jo, lo me­jor es ele­gir los bol­sos más prác­ti­cos, con más com­par­ti­men­tos y más gran­des, así co­mo pa­ra ir a la uni­ver­si­dad o de com­pras. Pa­ra via­jes, me­jor lle­var una mo­chi­la. Y pa­ra las sa­li­das noc­tur­nas y fies­tas, me­jor apos­tar por uno pe­que­ño.

La re­co­men­da­ción es evi­tar com­prar esos bol­sos que so­lo tie­nen un so­lo com­par­ti­men­to, aun­que lle­ven al­gún bol­si­llo in­te­rior. Lo ha­bi­tual es lle­nar el bol­so con múl­ti­ples ob­je­tos, y si no hay un or­den den­tro se mez­cla to­do y no hay ma­ne­ra de en­con­trar lo que se bus­ca. Los que tie­nen varios com­par­ti­men­tos per­mi­ten man­te­ner un or­den, con lo que es­ta­rá to­do a mano y no se per­de­rá na­da.

Uno de los errores más co­mu­nes es com­prar­se los bol­sos sin te­ner en cuen­ta la for­ma. No a to­das las mu­je­res les que­da bien la mis­ma for­ma de bol­so. Hay que te­ner en cuen­ta que si se es al­ta o cur­vi­lí­nea, es me­jor op­tar por uno grande pa­ra que no pa­se inad­ver­ti­do, y si se es ba­ji­ta y del­ga­da es me­jor usar bol­sos pe­que­ños. Ade­más, siem­pre es me­jor ele­gir el bol­so per­fec­to se­gún la for­ma del cuer­po: si se es más cur­vi­lí­nea es me­jor apos­tar por bol­sos rec­tos y, si se es más bien del­ga­da, por las ter­mi­na­cio­nes re­don­dea­das.

El bol­so es el ac­ce­so­rio que de­fi­ne la per­so­na­li­dad de la mu­jer más que nin­gún otro

Co­lor Los ama­ri­llos y mos­ta­zas son ten­den­cia, co­mo es­te de la fir­ma Sact.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.