Los Mos­sos y el fiel de la ba­lan­za

Qui­zá sea pru­den­te acla­rar a cier­tos man­dos de la Po­li­cía ca­ta­la­na, sin es­pe­rar al 1-O, que la ley es­tá por en­ci­ma de las di­rec­tri­ces po­lí­ti­cas

Tiempo - - News -

Agus­tín Valladolid @Agus­tin2666

En las pri­me­ras ho­ras trans­cu­rri­das tras los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na y Cam­brils, la con­fu­sión, el des­con­cier­to, el es­to no me pue­de es­tar pa­san­do a mí, fue­ron las reac­cio­nes pre­do­mi­nan­tes en­tre los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos que im­pul­san la se­ce­sión. Era evi­den­te que los te­rri­bles sucesos em­pe­que­ñe­cían has­ta el ri­dícu­lo las ur­gen­cias del lla­ma­do pro­cés y re­po­si­cio­na­ban con ines­pe­ra­da bru­ta­li­dad las prio­ri­da­des po­lí­ti­cas de una so­cie­dad en es­ta­do de shock. Du­ran­te unas ho­ras, el im­pac­to de la noticia, el len­to y do­lo­ro­so re­cuen­to de víctimas mortales y he­ri­dos, y la for­za­da cons­ta­ta­ción de nues­tra fra­gi­li­dad, pro­vo­ca­ron en el con­jun­to de la so­cie­dad al­go muy pa­re­ci­do a esa sen­sa­ción que a ve­ces nos asal­ta y nos obli­ga a re­con­si­de­rar prin­ci­pios y opi­nio­nes. Era una de esas cir­cuns­tan­cias en las que el tiem­po pa­re­ce de­te­ner­se; uno de esos mo­men­tos en los que los li­de­raz­gos se agi­gan­tan o se de­rrum­ban.

Du­ró po­co. Hu­bo quie­nes en­ten­die­ron que de­bía im­pe­dir­se co­mo fue­ra que una ge­ne­ral re­fle­xión so­bre la im­por­tan­cia de su­mar, de per­ma­ne­cer uni­dos fren­te al enemi­go real apar­ca­ra el mo­no­te­ma y al­te­ra­ra la ho­ja de ru­ta del pro­cés. Los es­tra­te­gas del in­de­pen­den­tis­mo aler­ta­ron de in­me­dia­to so­bre es­te y otros ries­gos. En­tre ellos, el de con­ce­der el mí­ni­mo pro­ta­go­nis­mo a la Guar­dia Ci­vil o el Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía en la per­se­cu­ción de los au­to­res de la ma­sa­cre o en la in­ves­ti­ga­ción de los he­chos. Se die­ron ór­de­nes es­tric­tas a los Mos­sos d’Es­qua­dra en ese sen­ti­do. Se les pre­sio­nó más allá de lo ra­zo­na­ble. Los errores que pu­die­ron co­me­ter fue­ron, en par­te, fru­to de esa in­to­le­ra­ble con­mi­na­ción par­ti­da­ria que bus­ca­ba una ima­gen de au­to­su­fi­cien­cia que el pa­so de los días y el co­no­ci­mien­to de de­ter­mi­na­dos de­ta­lles ha des­mon­ta­do. Una ima­gen in­so­por­ta­ble Fue­ron mo­men­tos di­fí­ci­les en los que Ma­riano Ra­joy de­jó ha­cer. Dio ins­truc­cio­nes pa­ra que na­die in­ter­fi­rie­ra en la la­bor de los Mos­sos. La ima­gen de unas fuer­zas de se­gu­ri­dad com­pi­tien­do con­tra otras, en una in­fan­til ca­rre­ra por ha­cer­se acree­do­ras del lu­gar más al­to en el me­da­lle­ro, hu­bie­ra si­do te­rri­ble, in­so­por­ta­ble. Na­die ha­bría en­ten­di­do una dispu­ta com­pe­ten­cial con 16 muertos en­ci­ma de la me­sa. Ni den­tro, ni fue­ra de nues­tras fron­te­ras. El ri­dícu­lo po­dría ha­ber si­do des­co­mu­nal. El pres­ti­gio de los ser­vi­cios an­ti­te­rro-

ris­tas es­pa­ño­les, asen­ta­do en años de efi­ca­cia y mi­nu­cio­so tra­ba­jo pre­ven­ti­vo, des­he­cho por el afán es­pe­cu­la­ti­vo de po­lí­ti­cos me­dio­cres. Y no fue así por­que una de las par­tes no qui­so en­trar en el jue­go. La otra, en cambio, co­mo lue­go se com­pro­bó, de­ci­dió que to­do era sus­cep­ti­ble de ser uti­li­za­do en fa­vor de la cau­sa. Usó y abu­só de los Mos­sos; les em­pu­jó a to­mar de­ci­sio­nes ope­ra­ti­va­men­te dis­cu­ti­bles; les pi­dió que min­tie­ran; in­clu­so les em­pu­jó a de­gra­dar­se has­ta el ex­tre­mo de hos­ti­gar con una me­to­do­lo­gía ra­ya­na con el fas­cis­mo a la pren­sa que osó re­ve­lar ver­da­des in­có­mo­das.

Con la ley por de­lan­te

Ob­via­men­te, esa uti­li­za­ción se dis­fra­zó de res­pal­do ce­rra­do al cuer­po de se­gu­ri­dad ca­ta­lán fren­te a los que “bus­can su des­pres­ti­gio” (sic). Pe­ro el en­tu­sias­mo em­plea­do por los di­ri­gen­tes in­de­pen­den­tis­tas en esa de­fen­sa no era de­sin­te­re­sa­do. Sa­bían y sa­ben que los Mos­sos d’Es­qua­dra son vi­ta­les pa­ra sus pla­nes; que en el pun­to en el que nos en­con­tra­mos las imá­ge­nes tie­nen una gran im­por­tan­cia y, lle­ga­do el mo­men­to, na­da se­rá igual si los Mos­sos, en lu­gar de se­guir las ins­truc­cio­nes de sus man­dos po­lí­ti­cos, obe­de­cen sin re­chis­tar al juez. Es de­cir, cum­plen con su obli­ga­ción. Por­que ese, por en­ci­ma de cual­quier otro, es su de­ber: cum­plir la ley que ju­ra­ron o pro­me­tie­ron res­pe­tar. Y ha­cer­la cum­plir.

Los cam­bios efec­tua­dos en la cú­pu­la de los Mos­sos el pa­sa­do mes de ma­yo re­for­za­ron la pre­sen­cia de per­fi­les fie­les al ac­tual Go­vern, el que ha si­do ben­de­ci­do por la CUP. Y uno de los nue­vos miem­bros de esa cú­pu­la, el je­fe de la re­gión po­li­cial del Camp de Ta­rra­go­na, Da­vid Bo­ne­ta, lo de­jó cla­ro en­se­gui­da: “Los Mos­sos d’Es­qua­dra nos de­be­mos a la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lun­ya. No­so­tros te­ne­mos un con­se­ller, un di­rec­tor ge­ne­ral... Ellos son los que dan las di­rec­tri­ces po­lí­ti­cas”. Qui­zá sea pru­den­te acla­rar­le a Bo­ne­ta que eso no es exac­ta­men­te así. Que las di­rec­tri­ces po­lí­ti­cas so­lo son le­gí­ti­mas si no van con­tra las le­yes de­mo­crá­ti­ca­men­te apro­ba­das. Y qui­zá sea pru­den­te acla­rár­se­lo ya, y no es­pe­rar al 1-O.

Xxxxxxx, un pri­mer pa­so en la es­tra­te­gia de am­bos sin­di­ca­tos

Foto: ál­vA­ro Mon­gE

Mos­sos en el lu­gar don­de fue aba­ti­do el te­rro­ris­ta You­nes Abou­yaa­qoub.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.