Car­ta del di­rec­tor

Tiempo - - News - Je­sús ri­va­sés di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

CHay ru­mo­res de que em­pre­sa­rios fi­nan­cian y pre­pa­ran la in­fra­es­truc­tu­ra de la con­sul­ta, mien­tras que otros aho­ra le pi­den fir­me­za al Go­bierno de Ma­riano ra­joy

ar­les Puig­de­mont, pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat por­que así lo qui­sie­ron los an­ti­sis­te­ma de la CUP –y so­bre to­do Be­net Sa­le­llas, que fue quien pro­pu­so su nom­bre– dio el pa­so de­fi­ni­ti­vo el miér­co­les 6 de sep­tiem­bre, con un es­tram­bó­ti­co es­per­pen­to par­la­men­ta­rio, que a ve­ces te­nía un ai­re de la tan fan­tas­mal co­mo pe­li­gro­sa Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te de Ve­ne­zue­la, im­pul­sa­da por Ni­co­lás Ma­du­ro.

Puig­de­mont, por fin, ha sol­ta­do los fre­nos y se ha lan­za­do al cho­que de tre­nes. Des­de ha­ce tiem­po ex­pli­ca a quien quie­ra es­cu­char­le que es­tá dis­pues­to a in­mo­lar­se por la in­de­pen­den­cia ca­ta­la­na y que in­clu­so es­tá pre­pa­ra­do pa­ra ir a la cár­cel, co­mo en su día fue

Lluís Com­panys, en­car­ce­la­do por el Go­bierno de la Re­pú­bli­ca por pro­cla­mar el Es­ta­do Ca­ta­lán en 1934, aque­lla aven­tu­ra que du­ró ape­nas unas ho­ras y abor­ta­do por el ge­ne­ral Ba­tet. Car­me For­ca­dell, pre­si­den­ta del Par­la­men­to ca­ta­lán, qui­zá me­nos con­ven­ci­da de lo que pa­re­cía, tu­vo que re­tor­cer los re­gla­men­tos has­ta el in­fi­ni­to pa­ra tra­mi­tar la nor­ma que, en teo­ría, per­mi­ti­rá ce­le­brar el fal­so re­fe­rén­dum del 1-O (pri­me­ro de oc­tu­bre), exi­gi­do por la CUP que en­ca­be­za la an­ti­sis­te­ma An­na Ga­briel que, es­te mis­mo ve­rano, pro­cla­ma­ba a los cua­tro vien­tos que su ob­je­ti­vo prin­ci­pal, más allá de la in­de­pen­den­cia, con­sis­te en abo­lir la pro­pie­dad pri­va­da. For­ca­dell, no obstante, se preo­cu­pó de re­cu­sar –si es que tie­ne al­gún va­lor– a to­dos los miem­bros del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que aho­ra pre­si­de

Juan Jo­sé Gon­zá­lez Rivas. For­ca­dell que­ría guar­dar­se las es­pal­das, jus­to des­pués de que el Tri­bu­nal de Cuen­tas que pre­si­de Ra­món Ál­va­rez de Mi­ran­da con­mi­na­ra a Ar­tur Mas ya otros diez al­tos y me­dios car­gos de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra que pa­guen 5,12 mi­llo­nes, co­mo res­pon­sa­bles de la con­sul­ta ile­gal del 9 de no­viem­bre de 2014, con la ad­ver­ten­cia de que si no lo ha­cen po­drá em­bar­gar sus cuen­tas y, en de­fi­ni­ti­va, su pa­tri­mo­nio. Opor­tuno o no, pa­ra al­gu­nos son pa­la­bras ma­yo­res. Lo ad­vir­tió el ex con­se­ller de Em­pre­sa Jor­di Bai­get, que con sin­ce­ri­dad ex­pre­só la preo­cu­pa­ción por su pa­tri­mo­nio, pu­so en cier­ta ma­ne­ra en sol­fa el pro­cés y fue des­ti­tui­do por Puig­de­mont. Aho­ra hay mu­chos más pa­tri­mo­nios en el ai­re y al­go

más que pa­tri­mo­nios.

Car­les Puig­de­mont de­ci­dió ha­ce tiem­po que no hay vuel­ta atrás. Qui­zá él no hu­bie­ra lle­ga­do tan le­jos, aun­que ya nun­ca se sa­brá. El pro­gra­ma elec­to­ral de Junts pel Sí (PDeCAT y ERC) no in­cluía ex­pre­sa­men­te la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum. Fue una de las exi­gen­cias de la CUP, tras ve­tar a Ar­tur Mas, pa­ra per­mi­tir la for­ma­ción del Go­bierno que en­ca­be­zan el pro­pio Puig­de­mont y

Oriol Jun­que­ras. El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat asu­mió en­se­gui­da co­mo su­yo ese com­pro­mi­so y lo lle­va­rá has­ta el fi­nal. El lí­der de ERC, se­ña­la­do tan­to por sus par­ti­da­rios co­mo por sus de­trac­to­res por es­tar siem­pre de perfil, siem­pre apo­yó la idea, pe­ro nun­ca dio nin­gún pa­so ex­plí­ci­to. Es­tá con­ven­ci­do de que se­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat y que de­be­rá ad­mi­nis­trar la frus­tra­ción que que­da­rá tras el 1-O, por­que la in­de­pen­den­cia es una qui­me­ra.

Las le­yes ca­ta­la­nas de la rup­tu­ra –la del re­fe­rén­dum y la de la des­co­ne­xión– quie­bran la le­ga­li­dad vi­gen­te y, de al­gu­na ma­ne­ra, se lle­van por de­lan­te el Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía de Catalu­ña que, en teo­ría, que­da­ría en pa­pel mo­ja­do. Am­bas nor­mas pue­den es­tar fir­ma­das, co­mo se ha de­ba­ti­do tan­tas ve­ces, por to­dos o varios de los miem­bros del Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat, pe­ro esas fir­mas no sig­ni­fi­can na­da. El úni­co res­pon­sa­ble le­gal se­ría Car­les

Puig­de­mont co­mo pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, lo que en la prác­ti­ca per­mi­ti­ría a Oriol Jun­que­ras elu­dir una fu­tu­ra in­ha­bi­li­ta­ción, co­mo la que ya ha caí­do so­bre Ar­tur Mas, por ejem­plo.

El cho­que de tre­nes, tras lo acon­te­ci­do en el Par­la­men­to de Catalu­ña, apa­re­ce co­mo inevi­ta­ble, con un Puig­de­mont en­tu­sias­ta de ma­qui­nis­ta del con­voy ca­ta­lán y, aho­ra así, pa­ra alarma de ca­si to­dos en Catalu­ña y fue­ra de Catalu­ña. Hay ru­mo­res de que em­pre­sa­rios in­de­pen­den­tis­tas –na­die fa­ci­li­ta nom­bres– han fa­ci­li­ta­do los fon­dos y han en­car­ga­do por su cuen­ta par­te de la in­fra­es­truc­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra la con­sul­ta del 1-O. Otros em­pre­sa­rios –tam­bién sin nom­bres, por­que sí, hay mie­do– han en­via­do men­sa­jes al Go­bierno de Ma­riano Ra­joy pa­ra que evi­te que al fi­nal ha­ya ur­nas en las ca­lles el día ele­gi­do por Puig­de­mont. Te­men, más que a una in­de­pen­den­cia im­po­si­ble, un hi­po­té­ti­co Go­bierno de ex­tre­ma iz­quier­da en Catalu­ña y ad­mi­ten que qui­zá han tar­da­do en reac­cio­nar, pe­ro aho­ra re­cla­man más que fir­me­za al Go­bierno es­pa­ñol.

El 1-O, de una o de otra ma­ne­ra, lle­ga­rá a una Catalu­ña ca­da vez más di­vi­di­da, con unas ins­ti­tu­cio­nes se­cues­tra­das por la mi­no­ría ra­di­cal de la CUP, se­gui­da por los lí­de­res y di­ri­gen­tes de Junts pel Sí. Ha­ya o no ha­ya ur­nas en las ca­lles y ha­ya o no ha­ya in­ci­den­tes –que es lo que en úl­ti­ma ins­tan­cia per­si­gue Puig­de­mont–, el día siguiente se­rá el día de la gran frus­tra­ción, por­que la in­de­pen­den­cia es im­po­si­ble y el pro­pio pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat es cons­cien­te de ello. Ade­más se ha­brán ro­to de­ma­sia­dos puen­tes in­ter­nos en la pro­pia so­cie­dad ca­ta­la­na. El pro­ble­ma es quién ad­mi­nis­tra­rá esa frus­tra­ción, cu­ya cró­ni­ca to­da­vía es­tá muy in­com­ple­ta, y sin que pa­rez­ca emer­ger na­die pa­ra ter­mi­nar de es­cri­bir­la, por­que quien no lo ha­rá se­rá Car­les Puig­de­mont.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.