El mun­do en vi­lo

El en­sa­yo de una bom­ba de hi­dró­geno por par­te de Co­rea del Nor­te ex­tien­de el mie­do glo­bal

Tiempo - - News - Al­fon­so s. pa­lo­ma­res @as­pa­lo­ma­res

El aro­ma del mie­do se ex­tien­de des­de Co­rea del Nor­te por to­do el ex­tre­mo Orien­te y sal­ta des­de allí a Es­ta­dos Uni­dos pa­ra re­bo­tar por to­do el mun­do. Hay una es­pe­cie de te­mor en el ai­re. Una nu­be tó­xi­ca. Ya se sa­be que si se de­sa­ta la fuerza ató­mi­ca, se des­con­tro­la.

La ONU ha ce­rra­do fi­las fren­te a la amenaza que su­po­ne Kim Jong-un, el au­tó­cra­ta nor­co­reano

El do­min­go pa­sa­do se pu­sie­ron en mar­cha en la ca­pi­tal nor­co­rea­na, Pyong­yang, los ri­tos de las im­por­tan­tes ce­le­bra­cio­nes. En la te­le­vi­sión ofi­cial, no hay otra, apa­re­ció la ve­te­ra­na pre­sen­ta­do­ra Ri Chun-hee pa­ra leer un co­mu­ni­ca­do del Ins­ti­tu­to de Ar­ma­men­to Nu­clear anun­cian­do que ha­bían en­sa­ya­do con éxi­to una bom­ba de hi­dró­geno que po­día ser lan­za­da por un mi­sil ba­lís­ti­co in­ter­con­ti­nen­tal. Sal­to cua­li­ta­ti­vo La lo­cu­to­ra de­fi­nió el en­sa­yo co­mo “éxi­to per­fec­to”. Ri Chun-hee es una ce­le­bri­dad en el país, es la voz ofi­cial. El so­ni­do or­to­do­xo del ré­gi­men. Aun­que es­tá ya ju­bi­la­da la sa­can en las oca­sio­nes ex­cep­cio­na­les, por lo tan­to, los nor­co­rea­nos sa­ben que cuan­do apa­re­ce en los te­le­vi­so­res es pa­ra po­ner de re­lie­ve al­go muy im­por­tan­te.

No ca­be du­da de que se tra­ta­ba de un sal­to cua­li­ta­ti­vo en la des­afo­ra­da ca­rre­ra nu­clear del ré­gi­men. Ilus­tran­do la noticia apa­re­cía con su clá­si­ca son­ri­sa de sa­tis­fac­ción, ro­dea­do de cien­tí­fi­cos y mi­li­ta­res, Kim Jong-un, el gor­di­to fe­liz que pa­re­ce no dar­se cuen­ta de que es­tá ju­gan­do con un fue­go que pue­de que­mar­le. Él siem­pre son­ríe con una fe­li­ci­dad bo­ba.

Kim Jong-un y Do­nald Trump lle­van me­ses in­ter­cam­bian­do ame­na­zas, ape­lan­do a los true­nos y a las lla­mas del apo­ca­lip­sis. Han ago­ta­do el dic­cio­na­rio de las pa­la­bras tan­to Trump co­mo el gor­di­to de son­ri­sa bo­ba, y el gor­di­to de son­ri­sa bo­ba, tam­bién el de las pro­vo­ca­cio­nes. Si de­trás de las pa­la­bras vie­nen los he­chos, vi­vi­mos tiem­pos in­cier­tos, esa in­cer­ti­dum­bre es la que es­tá pro­vo­can­do to­da cla­se de reac­cio­nes y te­mo­res.

El Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la Na­cio­nes Uni­das ha ce­rra­do fi­las en la con­de­na, in­clu­so Chi­na se ha ad­he­ri­do y ha mos­tra­do su preo­cu­pa­ción. Chi­na, co­mo sa­ben los lec­to­res, es el tra­di­cio­nal alia­do y sos­tén de la di­nas­tía Kim, pe­ro se es­tá can­san­do de las ve­lei­da­des del mu­cha­cho. Y en es­ta oca­sión la preo­cu­pa- ción de Pe­kín ha au­men­ta­do por­que han co­men­za­do a de­nun­ciar que los nue­vos ex­pe­ri­men­tos pue­den en­ve­ne­nar el me­dio am­bien­te del país con sus ra­dia­cio­nes nu­clea­res. Pa­la­bras ma­yo­res. Una re­ti­ra­da del apo­yo de Chi­na al ré­gi­men de Pyong­yang po­día su­po­ner el co­mien­zo de la caí­da, pe­ro Kim Jong-un es tan in­sen­sa­to que no pa­re­ce te­ner nin­gún te­mor a un ais­la­mien­to sui­ci­da. Al bor­de del abis­mo En un pri­mer mo­men­to Trump ha con­tro­la­do los im­pul­sos, pe­ro ha de­ja­do cla­ra su de­ter­mi­na­ción de uti­li­zar la ga­ma com­ple­ta de las ca­pa­ci­da­des de que dis­po­nen los Es­ta­dos Uni­dos, des­de las di­plo­má­ti­cas has­ta las de las ar­mas con­ven­cio­na­les y nu­clea­res. Y no so­lo pa­ra de­fen­der sus te­rri­to­rios, en­tre ellos la le­ja­na is­la de Guam, sino tam­bién el de sus alia­dos, co­mo Ja­pón y Co­rea del Sur. El se­cre­ta­rio de De­fen­sa, Jim Mat­tis, ha ase­gu­ra­do que cual­quier mo­vi­mien­to agre­si­vo ten­drá una res­pues­ta nu­clear ma­si­va. Tan­to Co­rea del Sur co­mo Ja­pón vi­ven en per­ma­nen­te es­ta­do de aler­ta, vi­gi­lan­cia y mie­do. Lo peor no es des­car­ta­ble. No es exa­ge­ra­do afir­mar que es­ta­mos al bor­de del abis­mo.

Foto: aFp

Kim Jong-un, reuni­do con sus ase­so­res, el pa­sa­do 3 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.