por la es­cua­dra

Tiempo - - News - LUIS AL­GO­RRI fa­ce­book.com/lui­sal­go­rri

se pi­de el cie­rre de El Pe­rió­di­co, que es lo que sue­len ha­cer los de­fen­so­res de su li­ber­tad de ex­pre­sión

De­cía Geor­ge Or­well que pe­rio­dis­mo es pu­bli­car lo que al­guien no quie­re que pu­bli­ques, y que to­do lo de­más son re­la­cio­nes pú­bli­cas. Muy bien. El pro­ble­ma de las fra­ses in­ge­nio­sas es que sue­len abrir la puerta a las ma­yo­res atro­ci­da­des, mu­chas ve­ces sin pre­ten­der­lo. Si yo es­cri­bo (a ver qué se me ocu­rre) que Pa­qui­rrín, por ejem­plo, es un sal­tea­dor de ca­mi­nos que ope­ra en Sie­rra Mo­re­na, o el des­cuar­ti­za­dor de Bos­ton, es­tá cla­ro que él no que­rrá que tal cosa se pu­bli­que. Pe­ro eso no lo con­vier­te en pe­rio­dis­mo, por la sen­ci­lla razón de que es men­ti­ra. Es­tá cla­ro, en­ton­ces, que el pe­rio­dis­mo or­we­lliano con­sis­te en pu­bli­car al­go cier­to que otros no quie­ren que se se­pa. Esos otros sue­len es­tar alo­ja­dos a la plá­ci­da som­bra del po­der. De cual­quier po­der. En­ric Her­nán­dez, di­rec­tor de El Pe­rió­di­co de Ca­ta­lun­ya, ha pu­bli­ca­do días atrás que los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia nor­te­ame­ri­ca­nos ad­vir­tie­ron ha­ce tiem­po a la Ge­ne­ra­li­tat de que los yiha­dis­tas pre­pa­ra­ban un aten­ta­do en las Ram­blas de Bar­ce­lo­na. ¿Es fia­ble la in­for­ma­ción? Des­de lue­go que sí, por­que El Pe­rió­di­co apor­ta do­cu­men­ta­ción más que ve­ro­sí­mil y por­que, ca­ram­ba, ese me­dio ha de­mos­tra­do siem­pre que no es un patio de ve­cin­do­nas (hay mu­chos pa­tios de ve­cin­do­nas dis­fra­za­dos de me­dios de co­mu­ni­ca­ción), que no se in­ven­ta las no­ti­cias (hay mu­chos, mu­chí­si­mos me­dios que se in­ven­tan las no­ti­cias) y, ca­ram­ba, por­que no es la pri­me­ra vez que pa­sa al­go pa­re­ci­do, co­mo aho­ra ve­re­mos.

La reac­ción de la Ge­ne­ra­li­tat, de sus me­dios afi­nes y del tu­mul­tuo­so co­ro de la Pa­tria opres­sa ha si­do bru­tal, so­bre to­do en las re­des so­cia­les. Se ha vuel­to a des­en­te­rrar (en reali­dad ya es­ta­ba des­en­te­rra­do y en­ci­ma de la me­sa) el vie­jo es­que­le­to de la cons­pi­ra­ción, del ata­que a Catalu­ña, de la traición a la pa­tria. Se ha ne­ga­do la evi­den­cia, que es lo pri­me­ro que se ha- ce siem­pre. Se ha pe­di­do el cie­rre del dia­rio, que es lo que sue­len ha­cer los de­fen­so­res de su li­ber­tad de ex­pre­sión y de la de na­die más. A En­ric Her­nán­dez se le ha acu­sa­do de trai­dor, de ven­di­do, de es­pa­ñol. Le han ame­na­za­do de muer­te.

Es de­cir, que el co­ro de mé­na­des (del grie­go: “Las que des­va­rían”) in­de­pen­den­tis­tas no que­ría que se pu­bli­ca­se esa in­for­ma­ción. Eso es­tá cla­ro.

Pe­ro po­ca gen­te se ha in­tere­sa­do por si­tuar la noticia en sus jus­tos tér­mi­nos. ¿Es la pri­me­ra vez que su­ce­de al­go pa­re­ci­do? No, en ab­so­lu­to. Los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia de nu­me­ro­sos paí­ses, in­clui­do el nues­tro, sue­len avi­sar a otros de que, se­gún sus no­ti­cias, po­dría producirse un aten­ta­do aquí o allá, an­tes o des­pués. Ocu­rre con cier­ta fre­cuen­cia. A ve­ces acier­tan, ca­si siem­pre no. En 1973, por ejem­plo, cuan­do la CIA avi­só de que se iba a pro­du­cir un aten­ta­do en Ma­drid a fi­na­les de di­ciem­bre, voló el al­mi­ran­te Ca­rre­ro. Pe­ro en mu­chas de las oca­sio­nes (y son co­mo diez o do­ce) en que ad­vir­tie­ron de que ha­bía un com­plot pa­ra ma­tar al Rey, la in­for­ma­ción re­sul­tó ser erró­nea. Cuan­do efec­ti­va­men­te sí hu­bo ta­les con­ju­ras, la CIA ni las olió. Al me­nos que se­pa­mos. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción es­tán pa­ra dar no­ti­cias ve­ra­ces, gus­ten o no; eso es lo que han he­cho En­ric Her­nán­dez y El Pe­rió­di­co. El po­der, cual­quier po­der (y el in­de­pen­den­tis­mo lo es) es­tá pa­ra des­men­tir­las o ne­gar­las. El gra­do de ra­bia, ma­ni­pu­la­ción y vio­len­cia ver­bal que han usa­do unos y otros en es­te ca­so, que me si­gue pa­re­cien­do me­nor, sí es útil: da una idea bas­tan­te pre­ci­sa de has­ta qué pun­to pue­de lle­gar el ho­rror — al que nos es­ta­mos acer­can­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.