Una nue­va Co­pen­ha­gue

Jó­ve­nes hips­ters y per­so­nas eco­ló­gi­ca­men­te cons­cien­tes ofre­cen una nue­va vi­da a la ciu­dad

Tiempo - - NEWS - por Ju­lia Wäs­chen­bach

una em­pi­na­da es­ca­le­ra de ca­ra­col de ace­ro lle­va a la azo­tea. Allí le es­pe­ra al vi­si­tan­te un oa­sis ur­bano de plan­tas y hier­bas. Un pa­si­llo con­du­ce a un in­ver­na­de­ro don­de más de una de­ce­na de per­so­nas es­tán sen­ta­das a una me­sa lar­ga ce­nan­do y be­bien­do vino na­tu­ral a la luz de las ve­las. En los te­ja­dos de Co­pen­ha­gue es po­si­ble dis­fru­tar de pla­tos sen­ci­llos, to­dos he­chos a ba­se de pro­duc­tos eco­ló­gi­cos re­gio­na­les. Des­de el res­tau­ran­te si­tua­do en la gran­ja en el te­ja­do Øs­te­rGRO, en el ba­rrio de Øs­ter­bro, los tu­ris­tas pe­da­lean ha­cia el Oes­te, rum­bo al ani­ma­do ba­rrio cosmopolita de Nø­rre­bro.

An­ta­ño te­mi­da por los ti­ro­teos y las tri­ful­cas, el as­pec­to de la ca­lle Jae­gers­borg­ga­de ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te pa­ra con­ver­tir­se en pun­to de en­cuen­tro de jó­ve­nes hips­ters y per­so­nas eco­ló­gi­ca­men­te cons­cien­tes. “En el pa­sa­do, es­ta ca­lle fue un cen­tro pa­ra la ven­ta de ha­chís, pa­ra rockeros y ban­das cri­mi­na­les”, di­ce Ste­fan Jen­sen. A pe­sar de ello, es­te da­nés abrió aquí en 2008 su bar de vi­nos Te­rroi­ris­ten, don­de sir­ve vi­nos eco­ló­gi­cos y vi­nos na­tu­ra­les de Ita­lia pe­ro tam­bién cal­dos pro­ve­nien­tes de ex­plo­ta­cio­nes vi­ti­vi­ní­co­las más exó­ti­cas, por ejem­plo en Ser­bia y Geor­gia.

Pa­ra to­mar un ape­ri­ti­vo me­re­ce la pe­na vi­si­tar Løs Mar­ket, en la ca­lle Is­ted­ga­de, que va de la es­ta­ción de tren ha­cia el Oes­te. En es­te pe­que­ño su­per­mer­ca­do con sus pa­si­llos si­nuo­sos no hay en­vol­to­rios. “So­mos el pri­mer ne­go­cio en el Nor­te to­tal­men­te li­bre de en­vol­to­rios”, di­ce con or­gu­llo el di­rec­tor de co­mu­ni­ca­cio­nes, Au­gust Krogh.Los ha­bi­tan­tes de Co­pen­ha­gue tam­bién pue­den des­pla­zar­se por el agua de for­ma res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te: los lla­ma­dos GoBoats, que se al­qui­lan jun­to al puer­to, re­co­rren los ca­na­les im­pul­sa­dos por ener­gía so­lar. Se des­pla­zan len­ta­men­te, pe­ro no im­por­ta. Al fin y al ca­bo, la vis­ta más bo­ni­ta de Co­pen­ha­gue se ofre­ce

des­de el agua. [DPA]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.