To­dos con­tra el PP y Ra­joy des­pués del 1-O

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Je­sús ri­va­sés di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, siem­pre pers­pi­caz, fue el pri­me­ro en dar­se cuen­ta. El PP y Ma­riano Ra­joy son más dié­sel y reac­cio­na­ron más tar­de. “Cuan­do te es­gri­men el de­re­cho a de­ci­dir, tie­nes un pro­ble­ma”, di­jo des­de el pri­mer mo­men­to

Ru­bal­ca­ba cuan­do el en­ton­ces in­de­pen­den­tis­mo más lar­va­do acu­ñó el es­lo­gan. El que fue­ra lí­der del PSOE com­pren­dió al ins­tan­te que el so­cia­lis­mo ca­ta­lán, el PSC, te­nía un pro­ble­ma y que él mis­mo no lle­ga­ría a La Mon­cloa. Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro se lo ha­bía de­ja­do ca­si im­po­si­ble, eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca­men­te, y el “de­re­cho a de­ci­dir” –que in­flu­yó en el lío in­terno de los so­cia­lis­tas– lo apun­ti­lló. El mis­mo tsu­na­mi le lle­gó al­go más tar­de – le lle­ga aho­ra con más vi­ru­len­cia– a un PP que, por otra par­te, tran­si­ta con la ca­ren­cia de un re­la­to sub­yu­gan­te pa­ra Ca­ta­lu­ña y no so­lo pa­ra Ca­ta­lu­ña. Al fi­nal, un par­ti­do ga­na si lo­gra im­po­ner su re­la­to, y si ese re­la­to in­clu­ye ele­men­tos mí­ti­cos y sen­ti­men­ta­les, arra­sa.

Ma­riano Ra­joy do­mi­na­ba el re­la­to de que el PP sa­ca­ría al país de la cri­sis y, aun­que fue­ra sin ex­ce­si­vo en­tu­sias­mo, los vo­tan­tes no so­lo lo lle­va­ron a La Mon­cloa sino que le con­ce­die­ron una hol­ga­da ma­yo­ría ab­so­lu­ta. El tiem­po le ha da­do la ra­zón y, aun­que fue­ra a cos­ta de sa­cri­fi­cios im­por­tan­tes, Es­pa­ña ha sa­li­do de la cri­sis, lo que no im­pi­de que la nó­mi­na de dam­ni­fi­ca­dos sea im­por­tan­te. En Ca­ta­lu­ña, sin em­bar­go, Ra­joy y el PP han de­ja­do –o no han sa­bi­do evi­tar– que sus ad­ver­sa­rios na­cio­na­lis­tas y no na­cio­na­lis­tas im­pon­gan su pro­pio re­la­to, que in­clu­ye cul­par a los po­pu­la­res de ca­si to­do y agi­tar el man­tra, co­mo ha­ce so­bre to­do Pablo Igle­sias, pe­ro tam­bién Pe­dro Sán­chez, de que con Ra­joy no hay sa­li­da al pro­ble­ma de Ca­ta­lu­ña ni a otros mu­chos, lo que no im­pi­de que los so­cia­lis­tas cie­rren fi­las con el Go­bierno an­te el de­li­rio secesionista de Car­les Puig­de­mont y los es­per­pen­tos par­la­men­ta­rios que or­ga­ni­za Car­me For­ca­dell.

Ca­ta­lu­ña no se­rá in­de­pen­dien­te y el 1-O tam­po­co ha­brá un re­fe­rén­dum digno de tal nom­bre. El aca­ta­mien­to –no po­día ser de otra ma­ne­ra– del afa­ma­do je­fe de los Mos­sos d’Es­qua­dra, Jo­sep Lluís Tra­pe­ro, de la or­den del fis­cal ge­ne­ral de Ca­ta­lu­ña, Jo­sé Ma­ría de Te­ja­da, de im­pe­dir que se ce­le­bre la con­sul­ta, zan­ja el asun­to téc­ni­co. No ha­brá vo­ta­cio­nes, pe­ro sí bu­lla en las ca­lles y es­pec­tácu­lo, mu­cho es­pec­tácu­lo reivin­di­ca­ti­vo, im­pul­sa­do abier­ta­men­te por Car­les

Puig­de­mont, Oriol Jun­que­ras, la tro­pa de la CUP y al­gu­nos más, mien­tras otros co­mo Ada Co­lau, al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, se po­nen de per­fil por­que su ver­da­de­ro ob­je­ti­vo em­pie­za el día des­pués, el 2-O. Pa­ra in­de­pen­den­tis­tas in­ge­nuos – que los hay– se­rá el día de la frus­tra­ción. Pa­ra Puig­de­mont, que no pa­re­ce te­ner un plan B, se­rá el prin­ci­pio del fin. Pa­ra to­dos los de­más, es­pe­cial­men­te Jun­que­ras, Co­lau, Igle­sias y, so­bre to­do, pa­ra Pe­dro Sán­chez es un pun­to de par­ti­da. To­do un com­pro­mi­so pa­ra Albert

Ri­ve­ra y un ver­da­de­ro do­lor de ca­be­za, por­que to­da la opo­si­ción per­ci­be que, aho­ra sí, pue­de ser el mo­men­to de mo­ver­le la si­lla al in­qui­lino de La Mon­cloa.

La cla­ve de bó­ve­da del día si­guien­te al 1-O, ocu­rra lo que ocu­rra, es el PNV

Ca­ta­lu­ña no se­rá in­de­pen­dien­te y tam­po­co ha­brá un re­fe­rén­dum digno de tal nom­bre, pe­ro el día des­pués es un pun­to de par­ti­da pa­ra Jun­que­ras, Co­lau y, so­bre to­do, pa­ra Pe­dro sán­chez

de Íñi­go Ur­ku­llu. Si los na­cio­na­lis­tas vas­cos per­mi­ten que el Go­bierno sa­que ade­lan­te los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les, la le­gis­la­tu­ra con­ti­nua­rá. La ac­tua­ción del Go­bierno en el en­re­do ca­ta­lán pue­de ser la ex­cu­sa del PNV, una vez que ya tie­ne arre­gla­dos sus asun­tos de di­ne­ros, pa­ra des­mar­car­se del PP, un com­pa­ñe­ro de via­je que pa­ra al­gu­nos pe­neu­vis­tas re­sul­ta in­có­mo­do. Mien­tras la aten­ción es­tá cen­tra­da en Ca­ta­lu­ña, exis­ten con­ver­sa­cio­nes y tam­bién pre­sio­nes –al­gu­nas su­ti­les, otras in­clu­so bur­das– pa­ra que Ur­ku­llu de­je caer a Ra­joy, quien, no obs­tan­te, tie­ne el re­cur­so de ade­lan­tar las elec­cio­nes, aun­que las en­cues­tas no le ofre­cen gran­des ga­ran­tías. Ade­más, otra vic­to­ria del PP que ne­ce­si­ta­ra nue­va­men­te la mu­le­ta de Ciu­da­da­nos tam­bién pon­dría a Ra­joy con­tra las cuer­das, por­que Ri­ve­ra po­dría apo­yar otra in­ves­ti­du­ra de un pre­si­den­te del PP, pe­ro siem­pre que no fue­ra su ac­tual lí­der.

Sán­chez, el día des­pués del 1-O, se­gui­rá al la­do del Go­bierno fren­te a los in­de­pen­den­tis­tas, pe­ro arre­me­te­rá con­tra Ra­joy con el re­la­to de que el pre­si­den­te es el pro­ble­ma. Pue­de es­pe­rar, pe­ro aho­ra –con nue­vos ase­so­res co­no­ce­do­res de la co­ci­na del PP–, no des­pre­cia­rá ata­jos. Por otra par­te, Co­lau, a quien el Go­bierno quie­re mi­mar has­ta el 1-O, tam­bién pien­sa, jun­to con su ma­ri­do y es­tra­te­ga, Adrià

Ale­many, en el día des­pués. Es el ver­da­de­ro po­der au­tó­no­mo en la com­ple­ja ga­la­xia Po­de­mos y tie­ne en el ho­ri­zon­te su li­de­raz­go, lo que im­pli­ca des­pla­zar a Igle­sias y, por su­pues­to, aco­rra­lar al PP, que es al­go que en­tre su clien­te­la siem­pre su­ma. La pre­si­den­cia de la Ge­ne­ra­li­tat pue­de pa­re­cer el ob­je­ti­vo más cer­cano y más a su al­can­ce, an­tes o des­pués, pe­ro hay quie­nes pien­san que va más allá, a ser uno de los gran­des pro­ta­go­nis­tas de la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, sin po­ner­se lí­mi­tes. Ella tam­bién ha ma­ne­ja­do un re­la­to que, en po­cos me­ses la lle­vó del ac­ti­vis­mo an­ti­de­sahu­cios a la al­cal­día de Bar­ce­lo­na. No, Ca­ta­lu­ña no se­rá in­de­pen­dien­te, pe­ro ahí que­da la pre­gun­ta que plan­tea Guy Sor­man: “¿La vo­lun­tad de in­de­pen­den­cia de los ca­ta­la­nes exis­te por sí mis­ma o la han in­ven­ta­do los em­pre­sa­rios de la in­de­pen­den­cia en bus­ca de be­ne­fi­cios sim­bó­li­cos, de vo­tos y de po­der?”. Y el 2-O, to­dos con­tra Ra­joy y de­ci­de el PNV.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.