Bo­na­par­te se doc­to­ra

El jo­ven ca­pi­tán Bo­na­par­te to­ma el man­do de la ar­ti­lle­ría de si­tio en Toulon, de don­de sal­drá as­cen­di­do a ge­ne­ral

Tiempo - - HISTORIAS DE LA HISTORIA - Luis Re­yes

Un rey en la gui­llo­ti­na era al­go más de lo que po­dían so­por­tar las mo­nar­quías eu­ro­peas. Tras la eje­cu­ción de Luis XVI en enero de 1793, Es­pa­ña e In­gla­te­rra, jun­to a otras po­ten­cias me­no­res, se unen a Aus­tria y Pru­sia en la gue­rra con­tra la Con­ven­ción, co­mo se de­no­mi­na el nue­vo ré­gi­men re­vo­lu­cio­na­rio. En Fran­cia ha es­ta­lla­do el Te­rror, que no so­lo cor­ta ca­be­zas mo­nár­qui­cas, sino tam­bién la de los re­pu­bli­ca­nos que no mi­li­ten en la fac­ción ja­co­bi­na de Ro­bes­pie­rre, y esa brutal re­pre­sión pro­vo­ca le­van­ta­mien­tos por to­do el país.

En Toulon, la prin­ci­pal ba­se na­val del Me­di­te­rrá­neo, se su­ble­van los fe­de­ra­lis­tas (re­pu­bli­ca­nos an­ti­ja­co­bi­nos) aun­que fi­nal­men­te to­ma­rán el con­trol los rea­lis­tas, pues la ma­yo­ría de los ofi­cia­les de la Ma­ri­na son mo­nár­qui­cos. Ma­drid y Lon­dres en­vían una ex­pe­di­ción con­jun­ta pa­ra sos­te­ner a los rea­lis­tas, aun­que pa­ra los in­gle­ses lo más im­por­tan­te se­rá anu­lar la ba­se del po­de­río na­val fran­cés. El si­tio de Toulon se con­vier­te en una au­tén­ti­ca gue­rra eu­ro­pea, pues des­em­bar­ca una fuer­za mul­ti­na­cio­nal de 17.000 hom­bres. El nú­cleo prin­ci­pal lo for­man 7.000 es­pa­ño­les de los re­gi­mien­tos de In­fan­te­ría de Cór­do­ba, Ma­llor­ca, Hi­ber­nia, Má­la­ga y Bets­chart (sui­zo), pro­vin­cia­les de Chin­chi­lla, mi­li­cias de Cór­do­ba, dra­go­nes del Rey y Pa­vía y Ar­ti­lle­ría. Hay 2.000 bri­tá­ni­cos, en su ma­yo­ría mer­ce­na­rios ale­ma­nes de Hes­se, 5.000 na­po­li­ta­nos, 1.500 pia­mon­te­ses y 1.500 rea­lis­tas fran­ce­ses. Con­tra ellos la Con­ven­ción en­vía un ejér­ci­to de 30.000 hom­bres, que au­men­ta­rá has­ta 74.000.

Pe­ro más allá de las ci­fras, de la im­por­tan­cia mi­li­tar con­cre­ta de esas ope­ra­cio­nes, lo in­tere­san­te de Toulon son las per­so­na­li­da­des que allí se reúnen por los dis­tin­tos ban­dos. Por par­te es­pa­ño­la es “co­man­dan­te de ar­mas”, es de­cir, je­fe de las fuer­za mul­ti­na­cio­nal des­em­bar­ca­da, Fe­de­ri­co Gra­vi­na, pro­to­ti­po del ma­rino de la Ilus­tra­ción, cien­tí­fi­co y hu­ma­nis­ta. Y por par­te fran­ce­sa apa­re­ce un ofi­cial de ar­ti­lle­ría lla­ma­do Bo­na­par­te, que es­tá lla­ma­do a ser el per­so­na­je his­tó­ri­co más im­por­tan­te de su si­glo.

Aun­que el pe­so es­pe­cí­fi­co de uno y otro en la His­to­ria es in­com­pa­ra­ble, exis­te un cu­rio­so víncu­lo en­tre los dos hom­bres. Bo­na­par­te es­tu­vo a pun­to de ser ma­rino co­mo Gra­vi­na, y si en Toulon se en­fren­tan, una dé­ca­da des­pués Gra­vi­na se­rá el em­ba­ja­dor de Es­pa­ña en la co­ro­na­ción de Na­po­león, quien lo tie­ne en al­tí­si­ma es­ti­ma. “Gra­vi­na es to­do ge­nio y de­ci­sión en el com­ba­te”, di­rá Na­po­león la­men­tán­do­se de no te­ner nin­gún al­mi­ran­te fran­cés con sus do­tes.

Na­po­leo­ne di Buo­na­par­te na­ce en 1769 en Cór­ce­ga, re­cién ad­qui­ri­da por Fran­cia. Per­te­ne­ce a una fa­mi­lia de la no­ble­za de to­ga ita­lo-cor­sa, que a los 9 años lo en­vía a una es­cue­la mi­li­tar fran­ce­sa en Brien­ne. Por sus bri­llan­tes es­tu­dios es se­lec­cio­na­do pa­ra la Es­cue­la Mi­li­tar de Pa­rís, don­de se for­ma la éli­te cas­tren­se, los ofi­cia­les de Ma­ri­na y Ar­ti­lle­ría. Tras pa­sar un du­ro exa­men con el fa­mo­so sa­bio La­pla­ce, es nom­bra­do ofi­cial na­val, pe­ro su ma­dre no quie­re que se em­bar­que y re­cha­za el nom­bra­mien­to. En vez de ello, se­rá ofi­cial de Ar­ti­lle­ría. Así, la de­bi­li­dad de una ma­dre cam­bia el cur­so de la His­to­ria, por­que na­die sa­be có­mo se­ría Eu­ro­pa si no hu­bie­se exis­ti­do el ge­ne­ral Bo­na­par­te.

Es­te es so­lo el pri­me­ro de los acon­te­ci­mien­tos for­tui­tos que le lle­va­rían a ser el hom­bre más po­de­ro­so del mun­do y que, se­gún di­rá el pro­pio Na­po­león, le con­ven­cie­ron de que el des­tino le re­ser­va­ba una pla­za es­pe­cial. En esa lí­nea es­tá tam­bién su nom­bra­mien­to de ca­pi­tán. Cuan­do co­mien­za la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, el te­nien­te Bo­na­par­te, que has­ta en-

Na­po­león se con­ven­ció en el si­tio de Toulon de que el des­tino le re­ser­va­ba una pla­za es­pe­cial

Ideó en el ase­dio una con­cen­tra­ción de fue­go de ar­ti­lle­ría que se con­ver­ti­ría en su se­llo per­so­nal

ton­ces se ha abu­rri­do en su ca­rre­ra, du­da qué ban­do es­co­ger. La za­ri­na Ca­ta­li­na de Ru­sia aco­ge a los ofi­cia­les mo­nár­qui­cos que em­pren­den el exi­lio, los émi­grés,y el te­nien­te Bo­na­par­te, de 20 años, so­li­ci­ta en­trar en el Ejér­ci­to za­ris­ta co­mo co­man­dan­te. Re­cha­za­do por su al­ta­ne­ría, abra­za la cau­sa re­pu­bli­ca­na y, sin em­bar­go, se­rá Luis XVI quien fir­me su as­cen­so a ca­pi­tán en uno de sus úl­ti­mos ac­tos de so­be­ra­nía, an­tes de ser des­po­ja­do del po­der.

Le sou­per de Beau­cai­re

Es des­ti­na­do al ejér­ci­to que tie­ne que aplas­tar los le­van­ta­mien­tos en el sur de Fran­cia. Du­ran­te una abu­rri­da mi­sión de re­co­gi­da de su­mi­nis­tros man­tie­ne una dis­cu­sión po­lí­ti­ca con unos co­mer­cian­tes, con quie­nes com­par­te ce­na en una posada en Beau­cai­re, y re­co­ge sus ar­gu­men­tos, ar­dien­te­men­te re­pu­bli­ca­nos, en un pan­fle­to que ti­tu­la Le sou­per

de Beau­cai­re (La ce­na de Beau­cai­re). Mien­tras tan­to, en el ase­dio de Toulon rei­na el caos. Los ge­ne­ra­les al man­do han si­do ele­gi­dos por su fia­bi- li­dad po­lí­ti­ca, pe­ro ca­re­cen de co­no­ci­mien­tos mi­li­ta­res su­fi­cien­tes. El ca­pi­tán Bo­na­par­te, al que na­tu­ral­men­te no ha­cen ca­so, de­ci­de ir­se a ser­vir en el Ejér­ci­to de Ita­lia, pe­ro an­tes de par­tir pa­sa por Ni­za pa­ra des­pe­dir­se de un ami­go de la fa­mi­lia, Sa­li­ce­ti, que es uno de los dos co­mi­sa­rios po­lí­ti­cos que ha en­via­do la Con­ven­ción al si­tio de Toulon, fe­roz­men­te crí­ti­co con la for­ma en que es­te se desa­rro­lla.

Al ha­blar con Bo­na­par­te con­ci­be una idea. Hay que dar­le un man­do a aquel jo­ven. Le pre­sen­ta al otro co­mi­sa­rio po­lí­ti­co, Gas­pa­rin, y a Ro­bes­pie­rre el

Jo­ven, el her­mano del hom­bre que man­da en Fran­cia. Bo­na­par­te ve su opor­tu­ni­dad y les lee Le sou­per de Beau­cai­re.

To­dos que­dan en­can­ta­dos, y ade­más se pro­du­ce otro de esos he­chos for­tui­tos pro­vi­den­cia­les pa­ra Na­po­león: el je­fe de la ar­ti­lle­ría de si­tio, Dom­mar­tin, es he­ri­do y cau­sa ba­ja. “La suer­te es­tá de nues­tro la­do –es­cri­be Sa­li­ce­ti– he­mos re­te­ni­do al ciu­da­dano Buo­na­par­te, un com­pe­ten­te ca­pi­tán a pun­to de ir­se al Ejér­ci­to de Ita­lia, y le he­mos or­de­na­do re­em­pla­zar a Dom­mar­tin”.

Le as­cien­den a co­man­dan­te e in­me­dia­ta­men­te Bo­na­par­te to­ma en sus ma­nos el ase­dio, mos­tran­do una au­to­ri­dad apa­bu­llan­te pa­ra sus 24 años re­cién cum­pli­dos. Los si­tia­do­res so­lo tie­nen seis ca­ño­nes, una ci­fra ri­dí­cu­la pa­ra ata­car una pla­za con fa­ma de inex­pug­na­ble, pe­ro el re­cién lle­ga­do re­mue­ve cie­lo y tie­rra y lo­gra re­unir un cen­te­nar de ca­ño­nes. Con ellos va a po­ner en prác­ti­ca al­go que cons­ti­tui­rá su se­llo per­so­nal en las ba­ta­llas, la con­cen­tra­ción de fue­go de ar­ti­lle­ría en un vo­lu­men muy su­pe­rior a lo que se prac­ti­ca­ba.

El efec­to de las ba­te­rías de Bo­na­par­te es de­mo­le­dor, rom­pe­rá las de­fen­sas alia­das y de­ci­di­rá la vic­to­ria, obli­gan­do al enemi­go a re­ti­rar­se. El co­man­dan­te Bo­na­par­te no so­lo do­mi­na téc­ni­ca­men­te su ar­ma, de­mues­tra tam­bién su asom­bro­sa ca­pa­ci­dad de or­ga­ni­za­ción, su ge­nio es­tra­té­gi­co y su ca­ris­ma. Las tro­pas ado­ran a un je­fe que no se que­da di­ri­gien­do des­de atrás, sino que par­ti­ci­pa en los asal­tos e in­clu­so es he­ri­do en el mus­lo por la pi­ca de un in­glés. De Toulon sa­le Bo­na­par­te con­ver­ti­do en ge­ne­ral ca­mino de Ita­lia, don­de se ha­rá fa­mo­sa y ve­rá cla­ro su ca­mino al po­der.

Na­po­león en Toulon, es­tam­pa de pro­pa­gan­da de tiem­pos del Im­pe­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.