Las na­cio­nes es­pa­ño­las del PSOE y la Cons­ti­tu­ción

La plu­ri­na­cio­na­li­dad que de­fien­de el PSOE pa­ra con­tra­rres­tar el se­pa­ra­tis­mo di­vi­de a los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, aun­que to­da mo­di­fi­ca­ción de es­ta­tus pa­sa por re­for­mar la Car­ta Mag­na

Tiempo - - NEWS - por Ja­vier ote­ro y An­to­nio Ro­drí­guez

en pleno au­ge secesionista en Ca­ta­lu­ña, el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Pe­dro Sán­chez, pre­sen­tó su idea de la plu­ri­na­cio­na­li­dad co­mo al­ter­na­ti­va al re­fe­rén­dum de la Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na, con Es­pa­ña co­mo na­ción y la no­ve­dad de que den­tro de ella hay “al me­nos” tres na­cio­nes más. El lí­der so­cia­lis­ta acla­ró a ren­glón se­gui­do que “to­das las na­cio­nes son Es­pa­ña”.

Los so­cia­lis­tas de­fien­den en los úl­ti­mos años una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que va­ya ha­cia un Es­ta­do fe­de­ral, pe­ro la ex­po­si­ción de Sán­chez con­tó con la res­pues­ta in­me­dia­ta de la pre­si­den­ta de la Jun­ta de An­da­lu­cía, la tam­bién so­cia­lis­ta Su­sa­na Díaz. La di­ri­gen­te an­da­lu­za en­fa­ti­zó que su re­gión “no es me­nos” que Ca­ta­lu­ña, el País Vas­co o Ga­li­cia, las tres na­cio­nes a las que se re­fe­ri­ría Sán­chez y que se sue­len ca­li­fi­car de “na­cio­na­li­da­des his­tó­ri­cas” por­que ha­bían con­se­gui­do sus es­ta­tu­tos de au­to­no­mía du­ran­te la Se­gun­da Re­pú­bli­ca, si bien el ac­tual Es­ta­tu­to de au­to­no­mía de An­da­lu­cía re­cuer­da que la Gue­rra Ci­vil abor­tó un Es­ta­tu­to an­da­luz que es­ta­ba lis­to pa­ra co­men­zar su tra­mi­ta­ción par­la­men­ta­ria, ar­gu­men­to con el que ba­sa su con­si­de­ra­ción tam­bién de na­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca.

Ya en la Tran­si­ción, el PSOE abor­dó el con­cep­to de las na­cio­na­li­da­des des­de una te­sis que hoy en día se­ría sor­pren­den­te: “El par­ti­do pro­pug­na­rá el ejer­ci­cio li­bre del de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción por la to­ta­li­dad de las na­cio­nes y re­gio­na­li­da­des, las cua­les com­pon­drán, en pie de igual­dad, el Es­ta­do fe­de­ral que pre­co­ni­za­mos”, apro­bó en su con­gre­so de 1976, el pri­me­ro tras la dic­ta­du­ra. Un tex­to que acep­ta­rían de su­mo agra­do los ac­tua­les se­ce­sio­nis­tas ca­ta­la­nes y que los so­cia­lis­tas guar­da­ron en el ca­jón de los ol­vi­dos tras la apro­ba­ción de la Cons-

ti­tu­ción en 1978. El de­ba­te ter­mi­no­ló­gi­co so­bre el con­cep­to de na­ción lo re­abrió Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro en 2004 con la tra­mi­ta­ción de la re­for­ma del Es­ta­tu­to ca­ta­lán que pre­co­ni­zó Pas­qual Ma­ra­gall. “Si hay un con­cep­to dis­cu­ti­ble y dis­cu­ti­do en la teo­ría po­lí­ti­ca y en la cien­cia cons­ti­tu­cio­nal es pre­ci­sa­men­te el de na­ción”, se­ña­ló en una entrevista. En reali­dad, el tér­mino “na­ción” no es un con­cep­to uní­vo­co. Por ejem­plo, el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC) in­di­có en su sen­ten­cia de 2010 so­bre el Es­ta­tut que di­cha acep­ción es “ex­tra­or­di­na­ria­men­te pro­tei­ca en ra­zón de muy dis­tin­tos con­tex­tos en los que acos­tum­bra a desen­vol­ver­se”.

Pue­blos ori­gi­nA­rios

La na­ción pue­de con­fe­rir­se, se­gún los ma­gis­tra­dos, “co­mo una reali­dad cul­tu­ral, his­tó­ri­ca, lin­güís­ti­ca, so­cio­ló­gi­ca y has­ta re­li­gio­sa, pe­ro la na­ción que aquí im­por­ta es ex­clu­si­va­men­te la na­ción en sen­ti­do ju­rí­di­co cons­ti­tu­cio­nal”. Y en es­te sen­ti­do, “la Cons­ti­tu­ción no co­no­ce otra que la na­ción es­pa­ño­la”, sen­ten­ció el Al­to Tri­bu­nal. Si bien los jue­ces del TC su­gi­rie­ron que hay pue­blos o na­cio­na­li­da­des ori­gi­na­rias que pue­den es­gri­mir as­pec­tos cul­tu­ra­les, his­tó­ri­cos o lin­güís­ti­cos pa­ra as­pi­rar a co­tas ma­yo­res de au­to­go­bierno, tam­bién fue­ron ta­xa­ti­vos a la ho­ra de sub­ra­yar que la Car­ta Mag­na de 1978 so­lo re­co­no­ce la na­ción es­pa­ño­la.

Jo­sé Ma­nuel Gar­cía-Mar­ga­llo pi­de en su úl­ti­mo li­bro, Por una con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca, que no se tras­pa­sen los lí­mi­tes de la ac­tual Car­ta Mag­na por­que no se sa­be cuán­tas na­cio­nes his­tó­ri­cas hay en Es­pa­ña. “¿Lo es el Prin­ci­pa­do de As­tu­rias?, ¿el Reino de León?, ¿el de Cas­ti­lla?, ¿el de Ara­gón?, ¿el de Va­len­cia?”, se pre­gun­ta el ex­mi­nis­tro. “Mi re­co­men­da­ción es que nos cen­tre­mos en el re­co­no­ci­mien­to y ges­tión de la Es­pa­ña plu­ri­lin­güe y mul­ti­cul­tu­ral, y aban­do­ne­mos la cues­tión de la plu­ri­na­cio­na­li­dad”, aña­de Mar­ga­llo an­tes de ofre­cer su par­ti­cu­lar re­ce­ta. “Sa­be­mos lo que es una len­gua y, más o me­nos, lo que es una cul­tu­ra. Pe­ro no sa­be­mos bien si cuan­do ha­bla­mos de na­ción es­ta­mos ha­blan­do de la na­ción ori­gi­na­ria o de la na­ción po­lí­ti­ca; y, so­bre to­do, no nos pon­dre­mos de acuer­do en qué con­se­cuen­cias trae ser una na­ción”.

Fran­cesc de Ca­rre­ras, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal y uno de los fun­da­do­res de Ciu­da­da­nos, es­gri­me a es­ta re­vis­ta que des­de el pun­to de vis­ta ju­rí­di­co “so­lo hay una na­ción, la es­pa­ño­la” y que el con­jun­to de los es­pa­ño­les son los de­po­si­ta­rios de es­te po­der cons­ti­tu­yen­te. Otra co­sa es el pun­to de vis­ta cul­tu­ral, “mu­cho más im­pre­ci­so” y que de­pen­de del en­fo­que que se es­co­ja. “Si una na­ción es­tá cons­ti­tui­da por una len­gua, et­nia, re­li­gión, cul­tu­ra, tra­di­ción pue­de ha­ber des­de va­rias na­cio­nes a in­fi­ni­tas”, se­ña­la an­tes de po­ner en du­da que es­ta con­cep­ción, “más pro­pia de los si­glos XVIII y XIX”, ten­ga re­le­van­cia hoy en día.

Por su par­te, Ja­vier Pé­rez Ro­yo, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal por la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla, re­cuer­da a TIEM­PO que “na­cio­na­li­da­des y na­cio­nes” eran “si­nó­ni­mos” en los de­ba­tes par­la­men­ta­rios de 1978. De ahí que no le im­por­te de­cir que Es­pa­ña es un “Es­ta­do plu­ri­na­cio­nal”. Otra co­sa es el al­can­ce de ello. La pro­pia Cons­ti­tu­ción no se­ña­la cuá­les son las na­cio­na­li­da­des y cuá­les las re­gio­nes, aun­que en la se­gun­da dis­po­si­ción se ci­ta a Ca­ta­lu­ña, País Vas­co y Ga­li­cia co­mo las re­gio­nes que po­dían dis­po­ner de Es­ta­tu­tos por la vía rá­pi­da.

“si una na­ción es­tá cons­ti­tui­da por una len­gua, re­li­gión o cul­tu­ra pue­de ha­ber des­de va­rias a in­fi­ni­tas”, ad­vier­te ca­rre­ras

La po­lé­mi­ca en­tre Sán­chez y Díaz re­su­ci­ta los agra­vios que ya se die­ron du­ran­te la Tran­si­ción. Con la elec­ción del tér­mino “na­cio­na­li­dad”, los dipu­tados cons­ti­tu­yen­tes des­car­ta­ron que nin­gu­na re­gión se de­fi­nie­ra co­mo na­ción, ni tu­vie­ra de­re­cho a cons­ti­tuir­se co­mo Es­ta­do in­de­pen­dien­te. Pa­ra el en­ton­ces dipu­tado y des­pués pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Jor­di Pu­jol, con es­te tér­mino se re­co­no­cía el “he­cho na­cio­nal de Ca­ta­lu­ña”. Mi­quel Ro­ca qui­so tran­qui­li­zar a sus co­rre­li­gio­na­rios con el ar­gu­men­to de que en la Cons­ti­tu­ción “no se de­fi­nen dos cla­ses el ca­te­drá­ti­co Ja­vier pé­rez Ro­yo con­si­de­ra que “na­cio­na­li­da­des y na­cio­nes” eran “si­nó­ni­mos” en los de­ba­tes po­lí­ti­cos de 1978 de es­pa­ño­les […]. No hay dis­tin­ción en cuan­to al con­te­ni­do sus­tan­ti­vo de lo que va a ser la au­to­no­mía; es­tá a la mer­ced […] de los ha­bi­tan­tes de es­tas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas […]; unas se­rán ‘na­cio­na­li­da­des’, por­que así se sien­ten, y otras se­rán ‘re­gio­nes’, por­que así que­rrán ser­lo”.

A pe­sar de que se ne­gó que las na­cio­na­li­da­des tu­vie­ran un tra­to pri­vi­le­gia­do, va­rias re­gio­nes reac­cio­na­ron reivin­di­can­do el mis­mo ni­vel de com­pe­ten­cias au­to­nó­mi­cas e in­clu­so en su de­no­mi­na­ción. Así ocu­rrió con An­da­lu­cía, que con­si­guió que su Es­ta­tu­to si­guie­ra la mis­ma vía que el ca­ta­lán, vas­co y ga­lle­go. Lo lo­gró a tra­vés de un re­fe­rén­dum en 1980 que pi­lló a con­tra­pié al Eje­cu­ti­vo cen­tris­ta de Adolfo Suá­rez, tras el cual An­da­lu­cía se de­cla­ró tam­bién co­mo na­cio­na­li­dad his­tó­ri­ca en su ar­tícu­lo pri­me­ro.

Otros es­ta­tu­tos se han ba­sa­do en la tra­di­ción y la his­to­ria pa­ra los mis­mos fi­nes. En la ac­tua­li­dad, las Is­las Ba­lea­res, la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, Ara­gón y Ca­na­rias se de­fi­nen tam­bién co­mo na­cio­na­li­da­des his­tó­ri­cas, aun­que el ver­da­de­ro sal­to ha­cia de­lan­te lo ha da­do el Go­bierno ca­ta­lán con su em­pe­ño por lo­grar la in­de­pen­den­cia.

el De­bA­te más com­Pli­cA­Do

El de­ba­te te­rri­to­rial en las Cor­tes Cons­ti­tu­yen­tes fue el más com­pli­ca­do que abor­da­ron los dipu­tados. En nom­bre de la ma­yo­ría de UCD, Jo­sé Ma­ría Mar­tín Ovie­do sub­ra­yó que “la in­clu­sión del tér­mino ‘na­cio­na­li­da­des” sig­ni­fi­ca­ba la con­cep­ción de Es­pa­ña “co­mo una co­mu­ni­dad po­lí­ti­ca y so­be­ra­na in­di­vi­si­ble (...), una or­ga­ni­za­ción re­gio­nal del Es­ta­do ar­ti­cu­la­da so­bre la ba­se del re­co­no­ci­mien­to a la au­to­no­mía (...) y la im­po­si­bi­li­dad de que las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas pue­dan rea­li­zar ac­tos de so­be­ra­nía que de­be­rán pro­ce­der siem­pre del Es­ta­do”. En tér­mi­nos pa­re­ci­dos se pro­nun­ció Gre­go­rio Pe­ces-Bar­ba en nom­bre del PSOE, al de­cir que la es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca de Es­pa­ña es­ta­ba cons­trui­da “en un equi­li­brio ra­cio­nal y com­ple­jo que des­apa­re­ce­ría si se su­pri­me al­guno de ellos”. El pri­mer as­pec­to era el con­cep­to “Es­pa­ña-na­ción, cu­ya uni­dad se afir­ma vi­go­ro­sa­men­te”. El se­gun­do, el es­tra­to au­to­nó­mi­co, res­pec­to del cual “se pre­di­ca y se ga­ran­ti­za el de­re­cho a la au­to­no­mía”. Y el ter­ce­ro, la “ne­ce­sa­ria so­li­da­ri­dad en­tre to­das es­tas na­cio­na­li­da­des y re­gio­nes”.

Aquel fue el mo­men­to en el que los cons­ti­tu­yen­tes se de­can­ta­ron por el “ca­fé pa­ra to­dos”, aun­que el ca­mino es­tu­vo lleno de obs­tácu­los. Va­rios dipu­tados reivin­di­ca­ron una au­to­no­mía es­pe­cí­fi­ca pa­ra Se­go­via. In­clu­so el por­ta­voz de UCD, An­to­nio Ji­mé­nez Blan­co, su­gi­rió res­ca­tar el pa­sa­do na­za­rí del Reino de Gra­na­da pa­ra jus­ti­fi­car la crea­ción de una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma que se lla­ma­se “An­da­lu­cía Orien­tal”.

fo­to: su­sa­na ve­ra/ reuters

pro­tes­ta Una ima­gen de la ma­ni­fes­ta­ción de la Dia­da en Bar­ce­lo­na el pa­sa­do 11 de sep­tiem­bre.

fo­to: J.P. Gan­dul/efe

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Pe­dro Sán­chez, lle­gan­do a la se­de del par­ti­do en Ma­drid. ini­cia­ti­va

Reac­ción

La pre­si­den­ta de la Jun­ta de An­da­lu­cía, Su­sa­na Díaz, ha sa­li­do al pa­so de las de­cla­ra­cio­nes de Sán­chez. fo­to: raúl Ca­ro/efe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.