Pa­ra le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca, la del 78, no la de es­ta qui­me­ra in­sen­sa­ta

Ha si­do la pin­za de las éli­tes y la iz­quier­da an­ti­sis­te­ma la que ha abier­to una pro­fun­da he­ri­da en la so­cie­dad ca­ta­la­na

Tiempo - - NEWS - Agus­tín Va­lla­do­lid @Agus­tin2666

Aho­ra re­sul­ta que no, que nos es­ta­ban con­tan­do una mi­lon­ga, que lo de Ca­ta­lu­ña no es un pro­ble­ma ge­ne­ra­cio­nal, o no es en esen­cia un pro­ble­ma ge­ne­ra­cio­nal, co­mo lle­van años in­ten­tan­do de­mos­trar los ideó­lo­gos del in­de­pen­den­tis­mo. Y es que es es­ta una cues­tión ni me­nor ni co­la­te­ral, en tan­to que de lo que se nos pre­ten­de con­ven­cer es de lo inú­til de la re­sis­ten­cia, de la inevi­ta­bi­li­dad de la frac­tu­ra. Pe­ro no, la so­cio­lo­gía ha des­men­ti­do al in­de­pen­den­tis­mo. Son los vo­tan­tes más jó­ve­nes los que en ma­yor pro­por­ción re­cha­zan la uni­la­te­ra­li­dad, el ra­di­ca­lis­mo, la apa­ren­te­men­te atrac­ti­va desobe­dien­cia, y se in­cli­nan por el pac­to, por el diá­lo­go, por una sa­li­da que se aso­me, por ejem­plo, al mo­de­lo vas­co. Una re­cien­te en­cues­ta de Me­tros­co­pia po­ne de ma­ni­fies­to que es el seg­men­to de edad que va de los 18 a los 35 años el más crí­ti­co con el re­fe­rén­dum uni­la­te­ral y sin ga­ran­tías. El 63%, pa­ra ser pre­ci­sos (aho­ra en­ten­de­mos me­jor las pri­sas). Na­da que ver con el re­la­to in­de­pe, y un se­rio con­tra­tiem­po pa­ra la in­ven­ti­va na­cio­na­lis­ta, muy in­tere­sa­da en que no se des­plo­men an­tes de tiem­po las fic­cio­nes lar­ga­men­te ali­men­ta­das que nos han traí­do has­ta aquí y han he­cho que mu­chos asu­man, sin apa­ren­te sor­pre­sa, to­das las bar­ba­ri­da­des y sim­ple­zas que ve­ni­mos oyen­do sin so­lu­ción de con­ti­nui­dad, co­mo esa tan ce­le­bra­da de Puig­de­mont, que di­ce que el úni­co po­der le­gi­ti­ma­do pa­ra in­ha­bi­li­tar­lo es el Par­la­ment. O esa otra de An­na Ga­briel que des­ca­li­fi­ca el con­sen­so del 78 por­que “se hi­zo con mie­do”, y no con es­fuer­zo y ge­ne­ro­si­dad. Y así un día tras otro, re­cons­tru­yen­do la his­to­ria a la me­di­da del pro­cés uni­di­rec­cio­nal y de los in­tere­ses de las éli­tes que lo ac­ti-

Junts pel Sí y la CUP han pro­vo­ca­do la ma­yor frac­tu­ra so­cial de la his­to­ria de Ca­ta­lu­ña

va­ron pa­ra es­qui­var sus res­pon­sa­bi­li­da­des, en­tre las cua­les no son las me­no­res las pe­na­les aso­cia­das a la co­rrup­ción.

Pe­ro va­ya­mos por par­tes. Pri­me­ro ocu­pé­mo­nos de Ga­briel, y lue­go de las éli­tes. La di­ri­gen­te cu­pe­ra sa­be lo que ha­ce y lo que di­ce. No dis­pa­ra al bul­to. Des­truir la ima­gen de la Tran­si­ción es vi­tal pa­ra sol­tar ama­rras. De ahí que la CUP in­sis­ta en pre­sen­tar el con­sen­so del 78 co­mo una ca­pi­tu­la­ción, co­mo una ver­gon­zo­sa con­ce­sión al fran­quis­mo. Po­co im­por­ta que en el mun­do en­te­ro aque­lla ope­ra­ción de ci­ru­gía po­lí­ti­ca se ha­ya se­ña­la­do de ma­ne­ra ge­ne­ra­li­za­da co­mo un ad­mi­ra­ble ejem­plo a imi­tar. Na­da im­por­ta a Ga­briel que la Cons­ti­tu­ción del 78 fue­ra el más trans­ver­sal y am­bi­cio­so de los con­tra­tos po­lí­ti­cos y so­cia­les nun­ca fir­ma­dos en Es­pa­ña (y el que ma­yor res­pal­do ha te­ni­do en la his­to­ria de Ca­ta­lu­ña). Y es que el éxi­to de una or­ga­ni­za­ción co­mo la CUP de­pen­de, so­bre to­do, del fra­ca­so de los de­más.

Jun­que­ras y Fa­ra­ge

La cri­sis au­pó a la CUP a un lu­gar de pri­vi­le­gio. Po­drían ha­ber­se cen­tra­do en las reivin­di­ca­cio­nes so­cia­les, de las que, por cier­to, la lla­ma­da “ley de tran­si­to­rie­dad” que han apo­ya­do con en­tu­sias­mo los cu­pe­ros ape­nas se ocu­pa. Pe­ro de­ci­die­ron an­te­po­ner la in­de­pen­den­cia que to­do lo cu­ra a los de­re­chos de los ca­ta­la­nes más hu­mil­des. Y lo hi­cie­ron jun­to a la Con­ver­gèn­cia de Pu­jol y Mas y a la Es­que­rra más de­re­chis­ta de los úl­ti­mos años, co­mo la ha ca­li­fi­ca­do acer­ta­da­men­te en El

Pe­rió­di­co Jo­sé An­to­nio So­ro­lla; a la Es­que­rra de un Jun­que­ras cu­yo dis­cur­so y el del po­lí­ti­co xe­nó­fo­bo bri­tá­ni­co Ni­gel Fa­ra­ge “son tan idén­ti­cos co­mo dos go­tas de agua” (Jo­sep Bo­rrell, Es­cu­cha, Ca­ta­lu­ña. Es­cu­cha, Es­pa­ña, edi­to­rial Pe­nín­su­la). La CUP es una de las gran­des des­gra­cias de Ca­ta­lu­ña, y es una ca­la­mi­dad pa­ra la iz­quier­da se­ria, in­ter­na­cio­na­lis­ta, ho­mo­lo­ga­ble. Joan Cos­cu­bie­la lo vio cla­ro, y pa­ga las con­se­cuen­cias. Pe­ro Cos­cu­bie­la es­tá de pie, en su si­tio, jun­to a otros dig­nos re­pre­sen­tan­tes de la que fue du­ran­te años la van­guar­dia pro­gre­sis­ta es­pa­ño­la, la mis­ma que si­tuó, en es­tre­cha coa­li­ción con An­da­lu­cía, a es­te país en la mo­der­ni­dad.

Y los he­re­de­ros de aque­lla iz­quier­da pa­re­cen, por fin, ha­ber en­ten­di­do que no es po­si­ble es­tar, co­mo la CUP, al la­do de quie­nes han ro­ba­do a ma­nos lle­nas, de las ver­da­de­ras éli­tes ex­trac­ti­vas, de quie­nes han pro­vo­ca­do la ma­yor frac­tu­ra ciu­da­da­na que se re­cuer­da, de quie­nes han par­ti­do en tres una so­cie­dad his­tó­ri­ca­men­te so­li­da­ria y to­le­ran­te. Ca­ta­lu­ña su­fre hoy la tri­ple he­ri­da de la frag­men­ta­ción te­rri­to­rial, iden­ti­ta­ria y so­cio­eco­nó­mi­ca, co­mo re­fle­ja el es­tu­dio rea­li­za­do por el Ob­ser­va­to­rio Elec­to­ral de Ca­ta­lu­ña (OEC). Y han si­do las éli­tes, con la co­la­bo­ra­ción de una mal lla­ma­da iz­quier­da an­ti­sis­te­ma y el em­ba­bia­mien­to, por ser be­né­vo­los, de Po­de­mos, las res­pon­sa­bles de una he­ri­da que el 1-O so­lo ha­rá que au­men­tar.

fo­to: to­ni Albir/efe

Dipu­tados de la CUp y JxS tras la apro­ba­ción de la ley del re­fe­rén­dum en el Par­la­ment.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.