el ren­glón tor­ci­do del re­fe­rén­dum ca­ta­lán

Tiempo - - ZOOM - por­ta­VoZ de ca­ta­lun­ya sí Que es pot por an­to­nio ro­drí­guez

la crí­ti­ca más da­ñi­na pa­ra puig­de­mont. “¡Han per­di­do el sen­ti­do!”, le es­pe­tó a un pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat que evi­ta­ba su mi­ra­da. Junts pel Sí y la CUP se dis­po­nían a apro­bar las le­yes de des­co­ne­xión con Es­pa­ña, en un trá­mi­te ex­prés en el que la opo­si­ción tu­vo el pa­pel de com­par­sa. Las ad­mo­ni­cio­nes no sa­lían de la ban­ca­da del PP, Ciu­da­da­nos o el PSC, sino de un an­ti­guo sin­di­ca­lis­ta que se de­cla­ra so­be­ra­nis­ta, de­fien­de el de­re­cho a de­ci­dir de los ca­ta­la­nes y es­tá a fa­vor de una con­sul­ta in­de­pen­den­tis­ta. Eso sí, “sin pi­sar los de­re­chos de los dipu­tados” y que es­té pac­ta­da. Sus pa­la­bras tu­vie­ron el aplau­so de los gru­pos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas y aho­ra se le acu­sa de “trai­dor” des­de las fi­las del se­ce­sio­nis­mo.

en la cár­cel du­ran­te el fran­quis­mo. Joan Cos­cu­bie­la (Bar­ce­lo­na, 1954) na­ció en el ba­rrio de la Bar­ce­lo­ne­ta y par­te de su in­fan­cia la pa­só en las co­las de la cár­cel pa­ra lle­var co­mi­da y ro­pa a su pa­dre, pre­so po­lí­ti­co por fun­dar el sin­di­ca­to CCOO en Ca­ta­lu­ña. Él mis­mo ex­pe­ri­men­tó el frío del pre­si­dio du­ran­te el fran­quis­mo tras li­cen­ciar­se en De­re­cho y afi­liar­se al Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­fi­ca­do de Ca­ta­lu­ña (PSUC). En la Tran­si­ción se vol­có en la ra­ma ca­ta­la­na de CCOO, de la que fue se­cre­ta­rio ge­ne­ral de 1995 a 2008. Tras un bre­ve pa­so co­mo pro­fe­sor en la es­cue­la de ne­go­cios Esa­de, en 2011 in­gre­só en Ini­cia­ti­va per Ca­ta­lun­ya Verds (ICV), un par­ti­do de iz­quier­das, ca­ta­la­nis­ta y eco­lo­gis­ta en el que al­gu­nas de sus ca­ras más vi­si­bles –ca­so de Raül Ro­me­va– han abra­za­do el in­de­pen­den­tis­mo.

dipu­tado en ma­drid. De 2011 a 2015 fue dipu­tado de ICV en Ma­drid, don­de aún se re­cuer­da su res­pe­tuo­sa ora­to­ria com­bi­na­da con dar­dos ve­ne­no­sos cuan­do se tra­ta­ba de cri­ti­car al Go­bierno del PP. Cos­cu­bie­la aban­do­na­rá la po­lí­ti­ca cuan­do fi­na­li­ce la atri­bu­la­da le­gis­la­tu­ra ca­ta­la­na. Así no ten­drá que vi­vir en sus car­nes la im­plo­sión de su gru­po, en el que los co­mu­nes de Co­lau y Po­de­mos pi­den pa­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.