La re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal co­mo so­lu­ción

TIEM­PO reúne las opi­nio­nes de per­so­na­li­da­des so­bre la cri­sis ins­ti­tu­cio­nal y la po­si­bi­li­dad de que se de­cla­re la in­de­pen­den­cia en Ca­ta­lu­ña

Tiempo - - SUMARIO - por Cla­ra pi­nar, Luis Cal­vo y An­to­nio Ro­drí­guez

“Hay que pac­tar un re­fe­rén­dum en el que el Sí sea la per­ma­nen­cia y una ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da pa­ra la se­pa­ra­ción” Mi­guel Se­bas­tián

¿Se­rá al­gún día in­de­pen­dien­te Ca­ta­lu­ña? ¿Qué so­lu­ción cree que hay a la cri­sis ca­ta­la­na?

1— Que lo van a in­ten­tar pa­re­ce ob­vio. Lle­ga­dos a es­te pun­to el cos­te de no pro­cla­mar­lo se­ría al­tí­si­mo. Ima­gino que la ho­ja de ru­ta se­gui­rá y la res­pues­ta ofi­cial no pue­de ser con­sen­tir que esa de­cla­ra­ción ten­ga efec­tos. En reali­dad, no pue­de te­ner­los ya que es con­tra­ria al or­de­na­mien­to es­pa­ñol y eu­ro­peo. Pue­de ha­ber una de­cla­ra­ción, pe­ro no ten­drá efec­tos. En to­do ca­so pro­du­ci­ría la apli­ca­ción de me­di­das más drás­ti­cas co­mo el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción.

2— Es ne­ce­sa­rio lle­gar a un pun­to de en­cuen­tro de las di­fe­ren­tes fuer­zas po­lí­ti­cas, el Go­bierno y el Go­vern. Yo creo que la so­lu­ción pa­sa por una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que per­mi­ta el desa­rro­llo le­gal y con ga­ran­tías de una con­sul­ta. Cuan­do se ci­ta a Reino Uni­do y a Ca­na­dá siem­pre se ob­via que allí exis­tie­ron le­yes que ava­la­ban esos re­fe­ren­dos. Una vez ten­ga­mos esa legalidad se po­drá acor­dar si se pre­gun­ta por un Es­ta­do in­de­pen­dien­te, una ma­yor au­to­no­mía o qué, pe­ro de­be exis­tir ese marco.

1— No, no en ab­so­lu­to. Aquí lo que hay es un pro­ble­ma de mu­chos años atrás que te­ne­mos que re­sol­ver. Los po­lí­ti­cos de­ben dar un pa­so ade­lan­te, dia­lo­gar, bus­car so­lu­cio­nes y po­ner­las en­ci­ma de la me­sa. Y una vez es­tén ex­pues­tas, los em­pre­sa­rios tra­ta­re­mos de ayu­dar pa­ra que sir­van. Pe­ro de­ben ser los po­lí­ti­cos, los que ha­blen en­tre ellos y pro­pon­gan.

2— No­so­tros no va­mos a dar lec­cio­nes a los po­lí­ti­cos so­bre lo que de­ben ha­cer. Los em­pre­sa­rios y la so­cie­dad en su con­jun­to no que­re­mos con­flic­tos, sino so­lu­cio­nes. Una so­lu­ción pac­ta­da en­tre

to­dos y, por su­pues­to, con el res­pe­to a las le­yes. La eco­no­mía cuan­do no hay es­ta­bi­li­dad siem­pre que­da to­ca­da.

Mi­guel Se­bas­tián ex­mi­nis­TRo de in­dus­TRiA

1— Si reac­cio­na­mos a tiem­po, no. El cos­te pa­ra am­bas par­tes es mu­cho ma­yor que los su­pues­tos be­ne­fi­cios. Pe­ro hay que reac­cio­nar. Si no ha­ce­mos na­da sí co­rre­mos ese ries­go.

2— Yo creo que ha­ce tres o cua­tro años se po­dría ha­ber plan­tea­do un pro­ce­so de re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal don­de se die­ra ca­bi­da a las de­man­das ca­ta­la­nas. Hoy ya no. Eso pue­de de­jar­se pa­ra el fu­tu­ro, pe­ro a cor­to pla­zo lo que se de­be pac­tar es un re­fe­rén­dum en con­di­cio­nes le­ga­les. Es de­cir, com­pa­ti­ble con la Cons­ti­tu­ción, or­ga­ni­za­do por el Go­bierno, con la pre­gun­ta que quie­ra el Eje­cu­ti­vo don­de el Sí sea la per­ma­nen­cia y en el que se exi­ja una ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da pa­ra la se­pa­ra­ción. Pa­re­ci­do a Que­bec. Y muy im­por­tan­te, con una mo­ra­to­ria de 20 o 30 años en ca­so de que pier­da el na­cio­na­lis­mo. No po­de­mos es­tar pre­gun­tan­do per­ma­nen­te­men­te.

Joan Luis Bo­net pRe­si­den­Te de LAs Cá­mA­RAs de Co­meR­Cio

1— No creo que Ca­ta­lu­ña va­ya a ser in­de­pen­dien­te. Los la­zos his­tó­ri­cos, cul­tu­ra­les, so­cia­les, eco­nó­mi­cos y per­so­na­les que unen a Ca­ta­lu­ña con el res­to de Es­pa­ña no se pue­den rom­per por la vo­lun­tad de una mi­no­ría de ciu­da­da­nos ca­ta­la­nes y sus di­ri­gen­tes.

2— En una si­tua­ción de tan­ta ten­sión co­mo la que es­ta­mos vi­vien­do debemos echar la vis­ta atrás y re­cor­dar que fui­mos ca­pa­ces de pa­sar de una dic­ta­du­ra a una de­mo­cra­cia gra­cias al diá­lo­go, la ne­go­cia­ción y la vo­lun­tad de con­sen­so. En el plano po­lí­ti­co co­rres­pon­de­rá ac­tuar a los par­ti­dos. Pe­ro to­da la so­cie­dad, y por su­pues­to tam­bién los em­pre­sa­rios, debemos tra­ba­jar jun­tos pa­ra re­com­po­ner la frac­tu­ra so­cial que se ha abier­to den­tro de Ca­ta­lu­ña y en­tre Ca­ta­lu­ña y el res­to de Es­pa­ña.

Jor­ge Vestryn­ge Ase­sor de po­de­mos

1— O se va a un sis­te­ma con­fe­de­ral o es­to im­plo­sio­na. Ya es muy di­fí­cil, se han he­cho co­sas muy feas y el se­ñor Ra­joy de­be­ría ser lle­va­do a un tri­bu­nal por trai­ción. En 1940, Fran­cia en­tre­gó Al­sa­cia y Lo­re­na a los na­zis. El Go­bierno de De Gau­lle so­me­tió lue­go a jui­cio a los go­ber­nan­tes que años an­tes no fue­ron ca­pa­ces de man­te­ner la in­te­gri­dad te­rri­to­rial. Ya he­mos per­di­do a los ca­ta­la­nes, pe­ro si ade­más se pier­de Ca­ta­lu­ña, en­ton­ces Ra­joy tie­ne que ir a la cár­cel.

2— Una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción que es­ta­blez­ca un Es­ta­do con­fe­de­ral. En la op­ción fe­de­ral, los Es­ta­dos miem­bros tie­nen que obe­de­cer la le­gis­la­ción del Go­bierno cen­tral, mien­tras que en el con­fe­de­ral, so­lo ten­drían que obe­de­cer en prin­ci­pio en ma­te­ria de de­fen­sa y po­lí­ti­ca ex­te­rior. En lo de­más, los Es­ta­dos po­drían ve­tar la le­gis­la­ción con­fe­de­ral y apli­car otra. La con­fe­de­ra­ción da un de­re­cho de ve­to a unos Es­ta­dos aso­cia­dos, li­bres y so­be­ra­nos. Ca­ta­lu­ña se­gui­ría es­tan­do re­pre­sen­ta­da por Es­pa­ña en ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas o mun­dia­les con el sis­te­ma con­fe­de­ral, pe­ro en cual­quier mo­men­to se po­dría ir.

Fran­cesc de Ca­rre­ras Fun­da­dor de Ciu­da­da­nos

1— No, en ab­so­lu­to. El mun­do de hoy va ha­cia en­ti­da­des su­pra­na­cio­na­les, no frac­cio­nan­do los Es­ta­dos más to­da­vía. Ade­más, creo que si se hi­cie­ra un re­fe­rén­dum en Ca­ta­lu­ña no sal­dría el Sí a la in­de­pen­den­cia. Nun­ca se ha acre­di­ta­do ni en son­deos ni en elec­cio­nes, que la ma­yo­ría es­té por la in­de­pen­den­cia.

2— No creo que las so­lu­cio­nes cam­bien por lo que se ha vis­to des­de el 1-O. Los que lo li­de­ran son pro­fun­da­men­te des­lea­les, no so­lo el Go­vern, sino las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad de la Ge­ne­ra­li­tat, es de­cir los Mos­sos. Tam­bién di­cen mu­chas men­ti­ras, co­mo los más de 800 he­ri­dos. ¿Cuán­tos de ellos lle­ga­ron a los hos­pi­ta­les? Uno por in­far­to y otro por un ti­ro de go­ma que le dio en el ojo.

Jo­sé M. Gar­cía-Mar­ga­llo Ex­mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res

1— En nin­gún ca­so y en nin­gún mo­men­to. 2— Pri­me­ro, sus­pen­der de fun­cio­nes a las au­to­ri­da­des que si­gan en el ca­mino de la se­ce­sión y creo que se es­pe­ra­rá a que ha­gan la de­cla­ra­ción (de in­de­pen­den­cia). Lue­go, ha­cer un enor­me es­fuer­zo pa­ra ga­nar la ba­ta­lla in­ter­na­cio­nal no so­lo con los Go­bier­nos sino con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Y en ter­cer lu­gar, ha­cer una ofer­ta a las so­cie­da­des es­pa­ño­la y ca­ta­la­na que pue­da ser atrac­ti­va y nos per­mi­ta pre­sen­tar­nos con ga­ran­tías a las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas.

“tie­ne que ha­ber lí­de­res po­lí­ti­cos de al­tu­ra, por par­te del Go­bierno de es­pa­ña co­mo de la Ge­ne­ra­li­tat” RO­SA VAL­DEÓN

Iña­ki Ana­sa­gas­ti ex­se­nA­doR deL pnv

1— Es muy di­fí­cil en la Unión Eu­ro­pea. Los paí­ses es­tán ce­dien­do so­be­ra­nía, pe­ro sí se pue­de lo­grar un en­ca­je sin­gu­lar de Ca­ta­lu­ña den­tro de Es­pa­ña y de la UE. Si creemos en Eu­ro­pa, es muy di­fí­cil que ha­ya un Es­ta­do in­de­pen­dien­te más. En pri­mer lu­gar, por­que no lo van a per­mi­tir los Es­ta­dos miem­bros al te­ner pro­ble­mas in­ter­nos muy pa­re­ci­dos y no van a mo­ver un de­do.

2— Hay que des­ar­mar el len­gua­je y lue­go, en­car­gar a Mi­guel He­rre­ro de Mi­ñón y Mi­quel Ro­ca, que fue­ron po­nen­tes cons­ti­tu­cio­na­les, que en un mes ha­gan un dic­ta­men so­bre la si­tua­ción ca­ta­la­na y tra­ten, po­lí­ti­ca­men­te, de abor­dar­lo. Hay que vol­ver al 78 ya que el pro­yec­to na­ció mal.

Ro­sa Val­deón ex­vi­Ce­pRe­si­den­TA de CAs­Ti­LLA y León

1— No. Lo único que se po­dría plan­tear es un Es­ta­do di­fe­ren­te, que dé a ca­da co­mu­ni­dad su sin­gu­la­ri­dad, Ca­ta­lu­ña so­la, no. Ca­ta­lu­ña no es me­jor por­que ha­ya ca­ta­la­nes, es un pro­duc­to de ca­ta­la­nes y del res­to de Es­pa­ña. Que allí fui­mos to­dos a pe­lear.

2— Qui­tar­nos pre­jui­cios y sen­tar­nos. Tie­ne que ha­ber lí­de­res po­lí­ti­cos de al­tu­ra, por par­te del Go­bierno de Es­pa­ña co­mo por el de Ca­ta­lu­ña. No ci­to nom­bres pe­ro creo que no es­tán a la al­tu­ra nin­guno de los dos. El pro­ble­ma se ha en­quis­ta­do tan­to que no se­rían ca­pa­ces. Ten­dría que ha­ber un cam­bio en to­do, en el Go­bierno de Ca­ta­lu­ña, en el de Es­pa­ña y vol­ver a em­pe­zar. Des­pués, es al­go que tie­nen que abor­dar los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas. No se pue­de cam­biar una Cons­ti­tu­ción ca­da cin­co años, pe­ro ojo, ca­da 30 pue­de ser que sí. Y hay que dar­le una res­pues­ta al pue­blo ca­ta­lán. Me ge­ne­ra más afec­to el se­ñor que es­tá en ca­sa, que no ha sa­li­do, pe­ro la gen­te que ha sa­li­do tam­bién me­re­ce su res­pe­to.

Ja­vier Pé­rez Ro­yo CA­Te­dRá­Ti­Co de de­Re­CHo Cons­Ti­Tu­Cio­nAL

1— Yo creo que no, que la in­de­pen­den­cia es un es­pe­jis­mo. No se ma­te­ria­li­za­rá a pe­sar de la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia. No ten­drá con­sis­ten­cia pa­ra con­so­li­dar­se. Yo creo que es y se­rá un en­so­ña­ción. So­lo ha­bría una in­de­pen­den­cia en ca­so de es­ta­lli­do del Es­ta­do es­pa­ñol, una bal­ca­ni­za­ción con rup­tu­ra to­tal. Si no, no lo veo.

2— Ha­brá que ha­cer una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, en reali­dad, un pro­ce­so ca­si cons­ti­tu­yen­te. La es­truc­tu­ra del Es­ta­do es un te­ma que se de­be re­sol­ver de ce­ro, sin par­tir del mo­de­lo ac­tual.

Paul Ríos ex­CooR­di­nA­doR de Lo­kARRi

1— Es­tá en ma­nos de las po­si­bles ma­yo­rías en Ca­ta­lu­ña y tam­bién de que ha­ya una res­pues­ta un po­co más in­te­li­gen­te por par­te del Go­bierno es­pa­ñol. Con co­sas co­mo las que se han vi­vi­do, hay más per­so­nas que des­co­nec­tan de Es­pa­ña y se de­cla­ran in­de­pen­den­tis­tas. Y si la úni­ca res­pues­ta que se les ofre­ce des­de el Es­ta­do es im­pe­dir, ile­ga­li­zar e in­clu­so uti­li­zar los re­cur­sos re­pre­si­vos, en­tien­do que ter­mi­na­ra ha­bien­do esa re­pú­bli­ca ca­ta­la­na. 2— Si el Go­bierno le di­je­ra al Go­vern y al

Par­la­ment que es­tá dis­pues­to a sen­tar­se pa­ra ne­go­ciar con­di­cio­nes con­cre­tas de un re­fe­rén­dum, pac­ta­do y le­gal, creo que, al me­nos lo que di­ce la ex­pe­rien­cia, con lo que pa­só en Que­bec o en Es­co­cia, lo que aca­ba des­co­nec­ta­do las an­sias in­de­pen­den­tis­tas es que ha­ya es­te ti­po de re­fe­rén­dum. Creo que por par­te del Go­bierno se­ría la pos­tu­ra más in­te­li­gen­te.

Ál­va­ro Ro­drí­guez Be­rei­jo ex­pRe­si­den­Te deL TRi­bu­nAL Cons­Ti­Tu­Cio­nAL

1— No se ad­mi­te una mo­di­fi­ca­ción de las fron­te­ras de los Es­ta­dos a tra­vés de un pro­ce­di­mien­to co­mo el que se ha pro­du­ci­do en Ca­ta­lu­ña, que es in­cons­ti­tu­cio­nal, ile­gal y me­dian­te un gol­pe de Es­ta­do se­di­cio­so. Se­gún los tra­ta­dos de la UE, se­ría ab­so­lu­ta­men­te im­po­si­ble. Sin un apo­yo de la ONU, con­tra los tra­ta­dos de la UE, no tie­ne re­co­rri­do po­si­ble.

2— Se ne­ce­si­ta tiem­po. Y so­sie­go. Que ba­je el ni­vel de ten­sión y ha­ya un cli­ma en el que sea po­si­ble es­ta­ble­cer un diá-

lo­go. Por­que no se pue­de dia­lo­gar so­bre una im­po­si­ción. Ni si­quie­ra la for­mu­la más si­bi­li­na pue­de evi­tar la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción. Es vano pre­ten­der que los in­de­pen­den­tis­tas se van a con­for­mar con al­go me­nos que la in­de­pen­den­cia o co­mo mu­cho con la co­so­be­ra­nía. Eso es cons­ti­tu­cio­nal­men­te im­po­si­ble sin una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción y no se pue­de ni con un Es­ta­tu­to ni con una Cons­ti­tu­ción re­for­ma­da. Veo la so­lu­ción muy di­fí­cil. In­clu­so la am­plia­ción de com­pe­ten­cias o la re­for­ma de la financiación au­to­nó­mi­ca, in­clu­so un con­cier­to eco­nó­mi­co co­mo el del País Vas­co no es po­si­ble por­que Ca­ta­lu­ña re­pre­sen­ta cer­ca del 20% del PIB. Y si se le re­co­no­ce un ré­gi­men co­mo el con­cier­to eco­nó­mi­co, sen­ci­lla­men­te la Ha­cien­da del Es­ta­do se va­cía.

Ire­ne Lo­zano ex­di­puTA­dA de upd y psoe

1— Téc­ni­ca­men­te, en tér­mi­nos de ex­ten­sión, po­bla­ción, PIB o in­fra­es­truc­tu­ras, cual­quier país ca­si pue­de ser in­de­pen­dien­te, pe­ro la in­de­pen­den­cia es una cues­tión po­lí­ti­ca, no téc­ni­ca. Una in­de­pen­den­cia de­cla­ra­da uni­la­te­ral­men­te ca­re­ce­ría de re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal, que­da­ría fue­ra de la UE y con­ver­ti­ría a una de las re­gio­nes más prós­pe­ras del mun­do en un país ba­na­ne­ro. Esa pers­pec­ti­va cho­ca con los in­tere­ses más ele­men­ta­les de la so­cie­dad ca­ta­la­na.

2— Pa­ra sa­lir del ho­yo lo pri­me­ro es no se­guir ca­van­do. No to­mar más de­ci­sio­nes uni­la­te­ra­les ni ile­ga­les; no re­pri­mir a la gen­te, mien­tras elu­des ac­tuar con­tra los je­fes de la re­vuel­ta. La po­lí­ti­ca de­be vol­ver a las ins­ti­tu­cio­nes y sa­lir de la ca­lle. So­lo lo pue­den ha­cer quie­nes han sa­ca­do a la gen­te con ex­pec­ta­ti­vas fal­sas. Hay que sen­tar­se a dia­lo­gar. Por su­pues­to, hay que re­for­mar la Cons­ti­tu­ción. Pe­ro de to­do eso so­lo se po­drá ha­blar si la po­lí­ti­ca re­gre­sa a las ins­ti­tu­cio­nes. Ha­ce fal­ta me­nos fuer­za y más in­te­li­gen­cia.

Jo­sé Ma­ría Fidalgo ex­se­CRe­TA­Rio ge­ne­RAL de CCoo

1— No lo con­si­de­ro ni rea­lis­ta, ni jus­to, ni via­ble ni éti­ca­men­te acep­ta­ble.

2— El Rey lo di­jo ca­si to­do. La Je­fa­tu­ra del Es­ta­do se ha pro­nun­cia­do de ma­ne­ra uní­vo­ca, qué es lo que hay que ha­cer, lo tie­nen que apli­car los po­de­res pú­bli­cos y res­tau­rar la legalidad en Ca­ta­lu­ña, por­que evi­den­te­men­te lo que ha ocu­rri­do no tie­ne na­da que ver con una sed de in­de­pen­den­cia de la gen­te, sino con una ma­ni­pu­la­ción brutal y con un asal­to a la legalidad cons­ti­tu­cio­nal. Po­dría tra­du­cir­se en la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155, su­pon­go, ca­da vez que­dan me­nos po­si­bi­li­da­des por par­te del Es­ta­do pa­ra cal­mar lo que es­tá ocu­rrien­do allí, que es es­pan­to­so.

An­to­nio To­rres del Mo­ral CA­Te­dRá­Ti­Co de de­Re­CHo Cons­Ti­Tu­Cio­nAL

1— No lo sé. Por sentimiento di­ría que oja­lá no, dán­do­se los pa­sos pa­ra que se sin­tie­ran có­mo­dos den­tro de la co­mu­ni­dad es­pa­ño­la. Des­de la Se­gun­da Gue­rra Mundial pa­ra acá se ha ten­di­do a la uni­fi­ca­ción y así fue el ori­gen de la UE. Aho­ra es­tán re­na­cien­do los po­pu­lis­mos y los na­cio­na­lis­mos, lle­ga un mo­men­to de reivin­di­ca­ción de las uni­da­des me­no­res y de desunión. Ha­ce 40 años los ca­ta­la­nes no pu­sie­ron re­pa­ro al­guno a la redacción de la Cons­ti­tu­ción. Aho­ra bus­can las di­fe­ren­cias y así es­ta­mos. Si no, no lo veo.

2— So­lu­cio­nes siem­pre ha de ha­ber. Co­sa dis­tin­ta es que se con­si­gan, eso de­pen­de de los ac­to­res prin­ci­pa­les de la po­lí­ti­ca. Pe­ro pa­ra eso tie­ne que ha­ber un diá­lo­go. Lo que no hay es una so­lu­ción en la que una par­te impone su de­ci­sión y la otra que se aguan­te. Es­pa­ña no pue­de re­nun­ciar tran­qui­la­men­te a que se in­de­pen­di­ce Ca­ta­lu­ña y, al pa­re­cer, las au­to­ri­da­des ca­ta­la­nes no acep­tan vol­ver al sis­te­ma au­to­nó­mi­co, en el que se sien­ten per­ju­di­ca­dos. Da­das las pos­tu­ras ra­di­ca­les, no ca­be más so­lu­ción, si es que se in­ten­ta, que el diá­lo­go. Hay que ha­cer ofer­tas sen­sa­tas sin ven­der el país y la par­te ca­ta­la­na, que se aven­ga por­que una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te no se­ría acep­ta­da en la UE has­ta den­tro de 20 años. Siem­pre un buen acuer­do es me­jor que la rup­tu­ra.

Juan Ve­lar­de pRe­si­den­Te de LA ACA­de­miA po­Lí­Ti­CAs y mo­RA­Les

1— Es una co­sa del pa­sa­do, eso ya se ha li­qui­da­do. El pro­yec­to lla­ma­do Es­pa­ña es­tá vin­cu­la­do al lla­ma­do Eu­ro­pa, al mun­do his­pá­ni­co… ¡Esos vie­jos na­cio­na­lis­mos son ri­dícu­los! Ser in­de­pen­dien­te ya no tie­ne sen­ti­do.

2— En la si­tua­ción ac­tual, no hay com­pen­sa­ción que val­ga. Pe­ro hay una co­sa que es ló­gi­co que Ca­ta­lu­ña exi­ja. Es­tá abier­ta al Me­di­te­rrá­neo y ade­más es un dis­tri­to in­dus­trial. Tie­ne ven­ta­jas por­que tie­ne si­tua­ción fi­nan­cie­ra, una po­bla­ción que sa­be co­mo tra­ba­jar, un am­bien­te eco­nó­mi­co im­por­tan­te y hay po­si­bi­li­dad de un desa­rro­llo in­dus­trial gi­gan­te en el co­mer­cio con Eu­ro­pa. Pue­de pe­dir que eso no se tras­tor­ne, que ha­ya bue­nas co­mu­ni­ca­cio­nes, ser­vi­cios com­ple­men­ta­rios, edu­ca­ti­vos, so­cia­les, sa­ni­ta­rios… son pe­ti­cio­nes ló­gi­cas que tie­nen que ser aten­di­das.

Bal­ta­sar Gar­zón ju­Ris­TA y pRo­mo­ToR de ACTúA

Joan Ro­sell pRe­si­den­Te de LA Ceoe

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.