¿Dón­de es­tá la des­pro­por­ción?

La opi­nión pú­bli­ca de­be asu­mir con ma­du­rez de­mo­crá­ti­ca có­mo fun­cio­na el Es­ta­do, cual­quier Es­ta­do, an­te la desobe­dien­cia de las le­yes

Tiempo - - SUMARIO - por Fé­lix ove­je­ro*

Es in­con­ce­bi­ble que se pue­da ca­li­fi­car de “error” o “tor­pe­za” que las fuer­zas del or­den en­car­ga­das de eje­cu­tar la re­so­lu­ción ju­di­cial de im­pe­di­men­to del “re­fe­rén­dum” cum­plie­ran, pre­ci­sa­men­te, con su co­me­ti­do. ¿Cuál es el error? ¿Que usa­ran la fuer­za? Oi­gan, un an­ti­dis­tur­bios no es un fi­ló­so­fo de la pa­la­bra que abor­de su ta­rea por el mé­to­do de­li­be­ra­ti­vo de di­sua­dir con ar­gu­men­tos a quien con su com­por­ta­mien­to de­lic­ti­vo se apo­de­ra ile­gal­men­te de lo­ca­les pú­bli­cos. La fuer­za del or­den in­ter­vie­ne cuan­do el de­lin­cuen­te, per­sis­ten­te en su con­duc­ta, ya se ha de­sen­ten­di­do de la fa­se de­li­be­ra­ti­va, que pre­ci­sa­men­te ha con­clui­do con una re­so­lu­ción ju­di­cial que ha si­do des­aten­di­da: por eso so­lo que­da el re­cur­so de la fuer­za. Por­que el De­re­cho no es más que fuer­za: es la re­gla que de­ter­mi­na quién en un con­flic­to pue­de usar la fuer­za y cuán­ta. In­te­lec­tual­men­te no se pue­de es­tar, co­mo Pe­dro Sán­chez, a “fa­vor de la legalidad” pe­ro en con­tra de su efec­ti­vi­dad.

Es­ta­mos ha­blan­do de unos efec­ti­vos po­li­cia­les que tu­vie­ron que eje­cu­tar una or­den ju­di­cial de des­alo­jo de es­pa­cios pú­bli­cos de los que pre­via­men­te se ha­bían apo­de­ra­do gru­pos or­ga­ni­za­dos con el to­tal apo­yo lo­gís­ti­co y ma­te­rial de to­da una Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca ac­tuan­do en abier­ta re­bel­día de­lic­ti­va y ha­cién­do­lo coor­di­na­da­men­te con la ma­yo­ría aplas­tan­te de una fuer­za pú­bli­ca ar­ma­da. Una fuer­za pú­bli­ca que, en lu­gar de cum­plir la or­den ju­di­cial que la obli­ga­ba, lle­gó en al­gu­nos ca­sos in­clu­so a obs­truir su eje­cu­ción y co­la­bo­rar con los se­di­cio­sos. Aún no se han ca­li­bra­do las gra­ví­si­mas res­pon­sa­bi­li­da­des (des­co­mu­na­les e in­só­li­tas his­tó­ri­ca­men­te en Eu­ro­pa) que ese com­por­ta­mien­to in­con­ce­bi­ble su­po­ne en una fuer­za po­li­cial ar­ma­da.

¿Des­pro­por­ción? Se­gún al­gu­nos re­la­tos, de­sen­can­ta­dos con la efec­ti­vi­dad del De­re­cho, se ha­bría “re­pri­mi­do” a ca­si 2.300.000 de su­pues­tos “vo­tan­tes”. Abs­trac­ción he­cha de que la ac­tua­ción de la fuer­za pú­bli­ca se cir­cuns­cri­bió, es­pa­cial y sub­je­ti­va­men­te, a quien im­pe­día por la fuer­za la eje­cu­ción de la or­den ju­di­cial, y no a los “vo­tan­tes”, re­pug­na a la me­ra ló­gi­ca de los he­chos que esa “brutal re­pre­sión” so­bre mi­llo­nes de per­so­nas ha­ya arro­ja­do el “brutal” sal­do de un to­tal de dos hos­pi­ta­li­za­dos, uno de ellos un po­bre an­ciano in­far­ta­do. Si va­mos a los “he­ri­dos”, que la Ge­ne­ra­li­tat ci­fra en más de 800, en reali­dad es­ta­mos ha­blan­do de “aten­di­dos” (es de­cir, per­so­nas que nun­ca pi­sa­ron un hos­pi­tal aun­que fue­ron ob­je­to de exa­men y diag­nós­ti­co en la vía pú­bli­ca) pe­ro in­clu­yen­do en la ci­fra las li­po­ti­mias, ata­ques de an­sie­dad e irri­ta­cio­nes por in­ha­la­ción de hu­mo. Y no ol­vi­de­mos que es­ta­mos ha­blan­do de unos su­pues­tos dos mi­llo­nes de per­so­nas que fue­ron des­de los días pre­vios ins­ta­dos des­de la pro­pia Ge­ne­ra­li­tat, sus di­ri­gen­tes y su for­mi­da­ble apa­ra­to me­diá­ti­co, a to­mar par­te co­lec­ti­va­men­te en ac­tos de­lic­ti­vos pa­ra im­pe­dir por la fuer­za la eje­cu­ción de una or­den ju­di­cial ¿y el ba­lan­ce son dos hos­pi­ta­li­za­dos, y uno de ellos, un in­far­ta­do? ¿Dón­de es­tá la des­pro­por­ción en el uso de la fuer­za?

Fi­nal­men­te, re­sul­ta des­co­ra­zo­na­dor el ni­vel in­te­lec­tual y pro­fe­sio­nal de la pren­sa es­pa­ño­la, in­clu­so cuan­do no actúa con in­tere­ses es­pu­rios. Ayer vi­mos un ti­tu­lar de un dia­rio ca­ta­lán, bas­tan­te ecuá­ni­me has­ta aho­ra, que ti­tu­la­ba “Di­ri­gen­tes eu-

Un an­ti­dis­tur­bios no es un fi­ló­so­fo de la pa­la­bra que abor­de su ta­rea por el mé­to­do de­li­be­ra­ti­vo de di­sua­dir con ar­gu­men­tos

ro­peos cri­ti­can la ac­tua­ción po­li­cial y pi­den diá­lo­go”, ilus­tran­do la no­ti­cia con una ima­gen de An­ge­la Mer­kel y una fal­se­dad (co­mo se ha sa­bi­do hoy): esa pri­me­ra mi­nis­tra ha­bría lla­ma­do a Ra­joy “pa­ra in­tere­sar­se por los he­ri­dos”. De in­me­dia­to me pre­ci­pi­té a leer el tex­to: ni ras­tro de Mer­kel, por su­pues­to, y nin­guno de los “di­ri­gen­tes” eu­ro­peos di­ri­gía na­da, pues qui­tan­do al bel­ga que go­bier­na en coa­li­ción con los na­cio­na­lis­tas fla­men­cos (¡qué ca­sua­li­dad!, ni un so­lo je­fe de Es­ta­do o pri­mer mi­nis­tro eu­ro­peo ha he­cho otra co­sa que res­pal­dar el Es­ta­do de De­re­cho en Es­pa­ña. El res­to de “di­ri­gen­tes” eran ca­be­ci­llas de mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas, co­mo el de Es­co­cia, o po­lí­ti­cos y has­ta ex­can­di­da­tos de par­ti­dos en la opo­si­ción en sus paí­ses res­pec­ti­vos cu­yos plan­tea­mien­tos equi­val­drían a los de Po­de­mos en Es­pa­ña.

Más va­le que la pren­sa y la opi­nión pú­bli­ca to­men de una vez con­cien­cia con res­pon­sa­bi­li­dad del desafío de lo que se nos vie­ne en­ci­ma, y que co­mo so­cie­dad adul­ta asu­ma­mos que los de­re­chos y li­ber­ta­des que la ley re­co­no­ce en la de­mo­cra­cia se ga­ran­ti­zan, si es pre­ci­so, por la fuer­za, má­xi­me cuan­do quie­nes los desafían des­obe­de­cen abier­ta­men­te la legalidad vi­gen­tes.

Un avi­so: el ar­tícu­lo 155 desem­bo­ca en una re­so­lu­ción del Go­bierno, pre­vio aval del Se­na­do, con me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra obli­gar a una co­mu­ni­dad au­tó­no­ma que aten­te gra­ve­men­te con­tra el in­te­rés ge­ne­ral al cum­pli­mien­to for­zo­so de sus obli­ga­cio­nes pa­ra la pro­tec­ción del men­cio­na­do in­te­rés. Pe­ro pa­ra que se ha­gan efec­ti­vas esas me­di­das qui­zá ha­ya que usar la fuer­za de nue­vo, y más va­le que cuan­do lle­gue ese mo­men­to no ten­gan a una ins­ti­tu­ción ar­ma­da de su la­do que se de­sen­tien­da otra vez de la legalidad. Y si eso ocu­rre, que al me­nos la opi­nión pú­bli­ca asu­ma con ma­du­rez de­mo­crá­ti­ca

Es­ta­do.— có­mo fun­cio­na el Es­ta­do; cual­quier

*Ar­tícu­lo pu­bli­ca­do ori­gi­nal­men­te en El Pais

Foto: Fe­rrán nadeu

La Po­li­cía Na­cio­nal in­ten­ta des­alo­jar a las per­so­nas con­cen­tra­das en el co­le­gio elec­to­ral Ra­món Llull.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.