En­tre­vis­ta con Jai­me Ma­let

pre­si­den­Te de la Cá­ma­ra de Co­mer­Cio de eeUU en es­pa­ña. Re­cla­ma sen­sa­tez pa­ra de­te­ner el en­fren­ta­mien­to y el odio que em­pie­za a cre­cer en Ca­ta­lu­ña. Si no, ten­drá con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas.

Tiempo - - SUMARIO - por luis Cal­vo lcal­vo@gru­po­ze­ta.es Foto: amChams­pain

Jai­me Ma­let (Bar­ce­lo­na, 1964) nun­ca se ha pues­to de per­fil res­pec­to al desafío in­de­pen­den­tis­ta de Ca­ta­lu­ña. Des­de que co­men­zó la de­ri­va de Ar­tur Mas y Con­ver­gèn­cia De­mo­crá­ti­ca de Ca­ta­lu­ña ha­cia el so­be­ra­nis­mo, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Es­ta­dos Uni­dos en Es­pa­ña ha ad­ver­ti­do de las con­se­cuen­cias que un en­fren­ta­mien­to de es­te ti­po ten­dría en to­da Es­pa­ña. Hoy, des­pués de años de ad­ver­ten­cias, se con­fie­sa desolado an­te el ni­vel de en­fren­ta­mien­to que se ha al­can­za­do en su co­mu­ni­dad na­tal.

P_ ¿Es­tá preo­cu­pa­do por có­mo afec­ta­rá a la eco­no­mía la si­tua­ción en Ca­ta­lu­ña?

R_ Yo es­toy preo­cu­pa­dí­si­mo empresarial y eco­nó­mi­ca­men­te, pe­ro so­bre to­do per­so­nal­men­te, co­mo ciu­da­dano. Lo que es­tá pa­san­do es te­rri­ble. Es un des­qui­cio que en me­dio de oc­ci­den­te, en un si­tio tan ma­ra­vi­llo­so co­mo Ca­ta­lu­ña, se es­té ino­cu­lan­do tan­to odio. Lo que veo es a la gen­te con ren­cor y odio re­con­cen­tra­do. En un la­do por­que se ha pro­mo­vi­do, pe­ro tam­bién en el otro por que la gen­te ya no pue­de más.

P_ ¿Cree que la res­pues­ta del Es­ta­do ha si­do la ade­cua­da?

R_ Yo no soy quien pa­ra va­lo­rar la res­pues­ta po­li­cial que ha des­ple­ga­do el Go­bierno. Creo que exis­tía la obli­ga­ción de se­guir unas ór­de­nes ju­di­cia­les y, por lo que sé, no to­das las po­li­cías se im­pli­ca­ron y aca­ta­ron esas ór­de­nes.

P_ ¿Te­me que se lle­ve has­ta el fi­nal una de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia?

R_ Yo es­pe­ro que no, pe­ro ya no sé qué pen­sar. Es­toy des­con­cer­ta­do. Junts pel Sí es­tá for­ma­do por dos par­ti­dos. Uno es ERC, que tie­ne una ge­né­ti­ca re­vo­lu­cio­na­ria, pe­ro el otro es el par­ti­do que re­pre­sen­ta a la bur­gue­sía ca­ta­la­na. Me cues­ta pen­sar que lle­ga­rán a tan­to, pe­ro por des­gra­cia, a la vis­ta de los úl­ti­mos días, me cues­ta ca­si más pen­sar que no lo ha­rán.

P_ ¿Le trans­mi­ten in­quie­tud las em­pre­sas ca­ta­la­nas por la mar­cha del pro­cés?

R_ Sin du­da. Yo lle­vo mu­cho tiem­po to­man­do el pul­so al mun­do empresarial, ca­ta­lán y es­pa­ñol, y he vis­to có­mo iba avan­zan­do esa in­quie­tud con ca­da pa­so. En es­tos días, aun­que yo he es­ta­do en Es­ta­dos Uni­dos y fue­ra por tan­to de al­gu­nos fo­ros, sé que se ha acre­cen­ta­do enor­me­men­te.

P_ ¿Y esas em­pre­sas trans­mi­ten tam­bién su in­quie­tud a la Ge­ne­ra­li­tat?

R_ No, ya no exis­te nin­gún ti­po de in­ter­lo­cu­ción en­tre el mun­do empresarial y el Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat. La Ge­ne­ra­li­tat so­lo ha­bla con aque­llas em­pre­sas que res­pal­dan sus po­lí­ti­cas.

P_ ¿Actúa la Ge­ne­ra­li­tat de es­pal­das a las re­co­men­da­cio­nes de los em­pre­sa­rios?

R_ No me atre­ve­ría a de­cir de es­pal­das, pe­ro des­de lue­go actúa con cri­te­rios ex­clu­si­va­men­te po­lí­ti­cos, no en ba­se a las re­co­men­da­cio­nes o ad­ver­ten­cias que les ha tra­ta­do de trans­mi­tir la cla­se empresarial.

P_ ¿Es ma­la pa­ra Ca­ta­lu­ña y Es­pa­ña la in­de­pen­den­cia?

R_ Es te­rri­ble. Y, por su­pues­to, es­to es en par­te una opi­nión sub­je­ti­va, pe­ro tam­bién ob­je­ti­va. Las rup­tu­ras trau­má­ti­cas… Bueno, yo creo que in­de­pen­den­cia no va a ha­ber, pe­ro el odio que se ha in­yec­ta­do en la so­cie­dad no es bueno pa­ra la eco­no­mía, cla­ro que no. Hay mu­chí­si­ma ten­sión.

P_ Le veo muy pe­si­mis­ta so­bre las con­se­cuen­cias de es­ta cri­sis.

R_ Lo soy. Hoy yo no sé co­mo se pue­de so­lu­cio­nar es­te pro­ble­món que te­ne­mos. Me preo­cu­pa mu­chí­si­mo. Siem­pre que hay un pro­ble­ma yo creo que se pue­de en­con­trar al­gu­na so­lu­ción. Yo per­so­nal­men­te hoy no la veo.

P_ ¿Ni si­quie­ra al­gu­na de las que se han plan­tea­do, con­sul­ta pac­ta­da, re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal...?

R_ Yo no soy po­lí­ti­co, pe­ro veo que es muy com­pli­ca­do im­po­ner una so­lu­ción trau­má­ti­ca a to­do el país so­lo pa­ra con­ten­tar al 8% de la po­bla­ción es­pa­ño­la, aun­que re­pre­sen­te al 50% de la ca­ta­la­na. Y por otra par­te tam­bién veo que ese sec­tor no se va a con­ten­tar por que le den una pe­que­ña par­te de aque­llo que re­cla­man, es de­cir, cor­tar a lo bru­to con el res­to de Es­pa­ña. P_ ¿No cree que exis­ta nin­gún pun­to de acuer­do a par­tir del que ne­go­ciar? R_ Yo a día de hoy no. Es­toy en es­ta­do de shock. Nun­ca pen­sé que ve­ría a cha­va­les dán­do­se de le­ches en la ca­lle. No es mo­men­to pa­ra ser fe­liz. Ni op­ti­mis­ta.

P_ ¿Hay in­quie­tud en Es­ta­dos Uni­dos so­bre la si­tua­ción ca­ta­la­na?

R_ Más que in­quie­tud, cu­rio­si­dad. Un te­ma del que no se ha­bla­ba nun­ca, aho­ra es­tá en mu­chas con­ver­sa­cio­nes. To­do el mun­do pre­gun­ta. Quie­ren sa­ber qué es­tá pa­san­do y cuál es el pro­ble­ma.

P_ ¿Afec­ta­rá a las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas en­tre am­bos paí­ses?

R_ Es­pe­ro que no. La eco­no­mía es­pa­ño­la va bien. La in­ver­sión ame­ri­ca­na en Es­pa­ña es só­li­da. Crea ri­que­za y ge­ne­ra em­pleos. Y lo mis­mo ocu­rre en el otro sen­ti­do. Pe­ro hay al­go evi­den­te: si au­men­ta el ries­go se re­du­ce la in­ver­sión. Eso es una re­gla eco­nó­mi­ca muy fá­cil de en­ten­der. Que el te­ma de Ca­ta­lu­ña va­ya a afec­tar… Pues pro­ba­ble­men­te sí, pe­ro es­pe­re­mos que no mu­cho y que la cues­tión se re­con­duz­ca rá­pi­da­men­te pa­ra que no lle­gue a con­di­cio­nar los pla­nes de in­ver­sión de las com­pa­ñías.

P_ ¿Hay un ries­go po­lí­ti­co real?

R_ Bueno, ¿qué sig­ni­fi­ca ries­go po­lí­ti­co? ¿De cam­bio? No­so­tros no va­lo­ra­mos nun­ca quien go­bier­na, si no qué es lo que ha­ce. He­mos te­ni­do una épo­ca con­vul­sa y la eco­no­mía ha fun­cio­na­do muy bien. Si con­se­gui­mos que en el te­ma ca­ta­lán se im­pon­ga el sen­ti­do co­mún y las co­sas se re­con­du­cen no afec­ta­rá a la eco­no­mía es­pa­ño­la. Si se­gui­mos así, es­tá cla­ro que es­to va a afec­tar. Por su­pues­to que sí.

P_ ¿Có­mo se ex­pli­ca en EEUU que una co­mu­ni­dad in­cum­ple la ley de­li­be­ra­da­men­te?

R_ Ex­pli­car­lo a los in­ver­so­res no es tan di­fí­cil. Ten­ga en cuen­ta que tra­ba­ja­mos con em­pre­sas que in­vier­ten en mu­chas par­tes de mun­do, en paí­ses muy muy com­pli­ca­dos. Lo que sí re­sul­ta di­fí­cil es ex­pli­car que es­to es­té pa­san­do en pleno Oc­ci­den­te. No se en­tien­de que en un si­tio tan tran­qui­lo, con una cla­se me­dia am­plia y un ni­vel de vi­da es­pec­ta­cu­lar, de re­pen­te se sal­ga a la ca­lle pa­ra mon­tar una re­vo­lu­ción. Ni yo lo en­tien­do.

P_ ¿Có­mo es la re­la­ción de Es­pa­ña con la Ad­mi­nis­tra­ción Trump?

R_ Con Es­pa­ña hu­bo un mo­men­to de una re­la­ción ma­la. Fue el mo­men­to en que el Go­bierno cam­bio del PP al PSOE. Esa si­tua­ción se re­con­du­jo y em­pe­zó a me­jo­rar ya con Za­pa­te­ro y Bush. Me­jo­ró más con Za­pa­te­ro y Oba­ma. Lo hi­zo aún más con Oba­ma y Ra­joy. Y aho­ra es muy pron­to pa­ra ver có­mo se­rá con la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, pe­ro to­do pa­re­ce in­di­car que se­gui­rá sien­do muy bue­na.

«La ge­ne­ra­Li­tat ya so­Lo ha­bLa con Las em­pre­sas que res­paL­dan sus po­Lí­ti­cas»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.