Via­jes. Oc­tu­bre do­ra­do

San­to­ri­ni es un sím­bo­lo de la li­ge­re­za me­di­te­rrá­nea, pe­ro tam­bién es ro­man­ti­cis­mo

Tiempo - - SUMARIO - por phi­lipp Laa­ge

Una pro­me­sa pa­ra to­dos aque­llos que se aman y ade­más ne­ce­si­tan las fo­to­gra­fías ade­cua­das que San­to­ri­ni pro­por­cio­na. La lo­ca­li­dad prin­ci­pal de es­ta pe­que­ña is­la grie­ga, Thi­ra, se en­cuen­tra al bor­de de un acan­ti­la­do de 300 me­tros de al­tu­ra. Las ca­sas se co­lo­ca­ron so­bre las ro­cas co­mo jo­yas en una co­ro­na. A la luz del me­dio­día res­plan­de­cen tan­to que los ojos due­len. Oia, en el Nor­te, re­sul­ta más en­can­ta­do­ra que Thi­ra o Fi­ra, co­mo tam­bién se la co­no­ce. Allí se en­cuen­tra el me­jor mi­ra­dor: las rui­nas del cas­ti­llo ve­ne­ciano de Argy­ri. Al ano­che­cer, cien­tos de per­so­nas aguar­dan en es­te pun­to la ho­ra do­ra­da, y to­do ello no es gra­tis. Quien quie­ra dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za de ma­ne­ra pri­va­da de­be ras­car­se un po­co más el bol­si­llo. Una ha­bi­ta­ción en un ho­tel bou­ti­que o un apar­ta­men­to con vis­tas a la cal­de­ra fá­cil­men­te su­pera los 300 eu­ros por no­che. En reali­dad, San­to­ri­ni es un des­tino pa­ra gen­te con di­ne­ro,

con mu­cho di­ne­ro. Mu­chos so­lo se acer­can a la is­la pa­ra to­mar un re­fres­co y la foto per­fec­ta. Al­gu­nos días de ve­rano, unos 70.000 tu­ris­tas aba­rro­tan las ca­lle­jue­las. Pe­ro en oc­tu­bre la gran afluen­cia de vi­si­tan­tes ha pa­sa­do. Las ae­ro­lí­neas sus­pen­den sus vue­los chár­ter has­ta la pri­ma­ve­ra. [DPA]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.