To­mar par­ti­do

Tiempo - - TAL COMO SOMOS - @Na­ti­ve­lP­re­cia­do

La es­cri­to­ra fe­mi­nis­ta afroa­me­ri­ca­na Chi­ma­man­da Ngo­zi Adi­chie ha di­cho que en una épo­ca co­mo la que vi­vi­mos es­ta­mos obli­ga­dos a to­mar par­ti­do. Qué más qui­sie­ra yo, mur­mu­ré pa­ra mis aden­tros, mien­tras es­cu­cha­ba de­cla­ra­cio­nes ex­tra­va­gan­tes a pro­pó­si­to de la tem­pes­tuo­sa cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que nos ocu­pa des­de ha­ce de­ma­sia­do tiem­po. Na­da me re­sul­ta­ría más có­mo­do y sa­tis­fac­to­rio que in­te­grar­me en un par­ti­do, un gru­po o una sec­ta, cual­quie­ra que fue­ra su na­tu­ra­le­za, con los que pu­die­ra com­par­tir ideas, sím­bo­los y ma­ne­ras de ac­tuar y que me ofre­cie­ran la de­bi­da pro­tec­ción, pe­ro me es im­po­si­ble por­que no lo en­cuen­tro y bien que lo sien­to. Me sor­pren­de, sin em­bar­go, que en los úl­ti­mos días, las ofus­ca­cio­nes co­me­ti­das por los dos Go­bier­nos, más el de la Ge­ne­ra­li­tat que el de La Mon­cloa, han en­gro­sa­do las fi­las de los que re­nie­gan de am­bos, aun­que es­toy convencida de que di­cha po­si­ción no du­ra­rá ex­ce­si­va­men­te y lue­go me ex­pli­ca­ré me­jor.

La ac­ti­tud más ge­ne­ra­li­za­da des­de el ex­te­rior coin­ci­de con la de Bruselas: com­par­ten la uni­dad cons­ti­tu­cio­nal, apo­yan al Go­bierno de Es­pa­ña y con­si­de­ran ile­gal el re­fe­rén­dum, pe­ro cen­su­ran enér­gi­ca­men­te el uso de la fuer­za y con­de­nan la vio­len­cia de la Po­li­cía. Mi­ra que la opi­nión era fa­vo­ra­ble al Go­bierno Ra­joy, por­que las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas en blo­que es­ta­ban de su par­te, pe­ro la des­pro­por­cio­na­da ac­tua­ción po­li­cial ha ro­to el apo­yo sin fi­su­ras. No so­lo han si­do in­ca­pa­ces de evi­tar, co­mo pro­me­tie­ron, que se dis­tri­bu­ye­sen las ur­nas, se for­ma­sen las me­sas elec­to­ra­les y se rea­li­za­ra un si­mu­la­cro de re­fe­rén­dum por muy ile­gal que fue­ra, sino que, ade­más, han per­di­do la ba­ta­lla me­diá­ti­ca in­ter­na­cio­nal. No creo que se ha­yan pro­du­ci­do di­mi­sio­nes an­tes de que es­tas lí­neas lle­guen al lec­tor, pe­ro, co­mo mí­ni­mo, de­be­rían al­can­zar a quie­nes die­ron la or­den de re­pri­mir a los ciu­da­da­nos a gol­pes, pa­ta­das, em­pu­jo­nes, po­rra­zos, dis­pa­ros de fo­gueo y pe­lo­tas de go­ma. En el su­pues­to im­pro­ba­ble de que la ac­tua­ción po­li­cial no res­pon­die­ra a ór­de­nes su­pe­rio­res sino a la pro­pia ini­cia­ti­va de los man­dos in­me­dia­tos, de­be­rían ha­ber si­do des­au­to­ri­za­dos pú­bli­ca­men­te pa­ra evi­tar un mal ma­yor pa­ra to­do el Es­ta­do. Las imá­ge­nes de vio­len­cia que han lle­na­do las por­ta­das de la pren­sa in­ter­na­cio­nal son inad­mi­si­bles. Es dra­má­ti­co que, por culpa de una ca­de­na de erro­res evi­ta­bles, se ha­ya agran­da­do la frac­tu­ra so­cial y au­men­ten los par­ti­da­rios de la pro­pa­gan­da a fa­vor de la “Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na In­de­pen­dien­te”. Las per­so­nas, en úl­ti­ma ins­tan­cia, to­man de­ci­sio­nes emo­cio­na­les en fun­ción de un sím­bo­lo, un es­tí­mu­lo, una res­pues­ta o una pro­vo­ca­ción.

Me re­fe­ría, al prin­ci­pio, a las gran­des ven­ta­jas de to­mar par­ti­do fren­te a los mu­chos in­con­ve­nien­tes de quie­nes re­cha­zan la ac­ti­tud de to­das las par­tes in­vo­lu­cra­das en el con­flic­to. In­sis­to en que la po­si­ción de los equi­dis­tan­tes es di­fí­cil que se man­ten­ga du­ran­te mu­cho tiem­po, por­que en mo­men­tos de má­xi­ma ten­sión, co­mo el que vi­vi­mos, te obli­gan a to­mar par­ti­do. Y si no lo ha­ces te arries­gas a ser víc­ti­ma inocen­te del fue­go cru­za­do. Es el ries­go que co­rren los que van por li­bre.

la po­si­ción de los equi­dis­tan­tes es di­fí­cil de man­te­ner du­ran­te mu­cho tiem­po en mo­men­tos de má­xi­ma ten­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.