La Fran­tu­ma­glia

Tiempo - - SELECTOR -

Ele­na Fe­rran­te (Lu­men) Na­die sa­be en reali­dad quién es Ele­na Fe­rran­te, uno de los más cu­rio­sos seu­dó­ni­mos de la li­te­ra­tu­ra con­tem­po­rá­nea, pe­ro sí se sa­be que, a efec­tos es­pa­ño­les, es­ta ex­tra­or­di­na­ria es­cri­to­ra (o es­cri­tor, quién sa­be) ha­bi­ta, co­mo el fan­tas­ma de Can­ter­vi­lle, en el fas­ci­nan­te cas­ti­llo de la editorial Lu­men. En es­te li­bro, es­cri­to en 2003 y tra­du­ci­do por Ce­lia Fi­li­pet­to, la mag­ní­fi­ca es­cri­to­ra na­ci­da en Ná­po­les en 1943 (un fan­tas­ma con par­ti­da de na­ci­mien­to: eso sí que no se ha­bía vis­to nun­ca) ha­bla, me­dian­te car­tas o in­clu­so en­tre­vis­tas, de esos pe­da­zos suel­tos de ma­te­ria vi­tal que la me­mo­ria no es ca­paz de me­ter en nin­gún ca­jón sen­sa­to. Imá­ge­nes que te­ne­mos cla­rí­si­mas pe­ro que no re­cor­da­mos de dón­de son. Seis no­tas de una can­ción que lue­go oí­mos y que no es­tán ahí. Frases que no nos sa­len de la ca­be­za y que en reali­dad no he­mos oí­do nun­ca. Eso es la fran­tu­ma­glia que con­for­ma el mun­do pa­ra­le­lo del es­cri­tor. El nom­bre ha­bría fas­ci­na­do a Cortázar. por Luis Al­go­rri

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.